martes, 29 de septiembre de 2015

Correa en la ONU lamenta que EEUU quiera finalizar embargo a Cuba porque "no funcionó" y no porque atenta contra derechos

Por Carla Loaiza | ANDES

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, lamentó que su homólogo estadounidense, Barack Obama, quiera poner fin al embargo contra Cuba simplemente porque “no funcionó” y no porque atenta contra el derecho internacional, al intervenir la noche del lunes en la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York.

Correa dijo que “entristece” cuando se escucha al presidente Obama que propone “cambiar 50 años de embargo, no porque ha roto con todo el derecho interamericano, con todo el derecho internacional, con todos los derechos del pueblo cubano, sino porque (dicha medida) no ha funcionado”.

Este lunes, al intervenir en el foro mundial, Obama dijo que confía en que el Congreso estadounidense "inevitablemente levantará un embargo que no debería estar más en vigor", pues a su juicio medio siglo de políticas de aislamiento contra la isla no sirvieron para generar los cambios deseados por Washington.

El mandatario ecuatoriano añadió que su país “mira con esperanza el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos y espera que ese proceso conlleve al fin del embargo y al retiro de la base (militar) de Guantánamo”, lo cual, enfatizó, “no será concesión de ningún poder sino el triunfo de la justicia y de la dignidad del pueblo cubano”.

En un repaso sobre cuestiones de la política internacional, Correa también saludó el acuerdo alcanzado por el gobierno colombiano y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para firmar la paz a más tardar en marzo de 2016.

“Ecuador anhela la paz para Colombia y los apoyamos en este empeño”, sostuvo Correa, quien también manifestó su apoyo a Argentina en el reclamo de soberanía por las islas Malvinas, cuya ocupación por parte de Reino Unido denunció como un “rasgo de neocolonialismo en el siglo XXI absolutamente inaceptable”.

Asimismo, abogó por el reconocimiento de Palestina como Estado miembro de la ONU con “plenos derechos, y expresó su solidaridad a Siria, advirtiendo que “ciertas potencias hicieron caso omiso al principio de no interferencia en asuntos extranjeros y solo exacerbaron la violencia” en ese país.

El jefe de Estado ecuatoriano cumple una apretada agenda en Nueva York, adonde llegó el sábado pasado para participar en la Cumbre de Desarrollo Sostenible para la adopción de la Agenda Post 2015 e intervenir en el debate de la Asamblea General de la ONU.

Fuente: Andes