viernes, 21 de agosto de 2015

Pueblo de Brasil marchó en rechazo a ataques de la derecha

Por ALBA Información | AVN

El pueblo de Brasil se concentró este jueves en la avenida Paulista, ubicada en la ciudad de Sao Paulo, para manifestar su respaldo a la presidenta Dilma Rousseff, ante las más recientes acciones golpistas que emprenden sectores de la derecha de ese país.

La movilización fue convocada en el pasado 18 de agosto por el Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil y movimientos sociales, que rechazaron la campaña de descrédito que ejecutan sectores de la derecha, que pretenden derrocar el gobierno legítimo de la mandataria brasileña, informó Telesur.

Asimismo, movilizaciones en respaldo a Rousserff se realizaron en ocho territorios y poco después se ampliaron por casi todo el país, con la presencia de miles de personas convocadas por movimientos sociales y centrales sindicales, reseñó por su parte Prensa Latina.

En Brasil la derecha ha pretendido desestabilizar el mandato de Rousseff, a quien han querido vincular con el escándalo de corrupción.

Militantes de partidos políticos, grupos sociales y gremios han rechazado los repetidos intentos de sectores golpistas y de medios de comunicación que responden a esos intereses en buscar, a través de distintas maniobras, romper el hilo constitucional del país.

El PT llamó al pueblo de Brasil a sumarse en defensa de las reformas estructurales y cambios en las políticas que se han impulsado durante los últimos años en Brasil, revela un comunicado difundido por el Comité Ejecutivo Nacional de este organización política.

Ante estas acciones se dio inicio a una campaña nacional, a través de emisoras radiales y televisivas, para convocar manifestaciones, en respuesta a las protestas efectuadas el pasado domingo, en las que se exigía la renuncia de su legítimo cargo a la Presidenta Rousseff.

Grupos de derecha, liderados por el senador opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (Psdb),  Aécio Neves, y el también senador Aloysio Nunes Ferreira, apoyan la medida que exige, sin ningún elemento jurídico por medio, un juicio político contra la mandataria para buscar su destitución.

En los últimos meses, gobiernos latinoamericanos —como los de Brasil, Argentina, El Salvador, Ecuador y Venezuela— han sido objetivo de los denominados "golpes blandos" o "suaves" promovidos por la derecha nacional e internacional, que han pretendido derrocar a los gobiernos de líderes revolucionarios y progresistas mediante acciones violentas en las calles, paros, y guerras psicológicas y económicas.