lunes, 24 de agosto de 2015

Guatemala: Pérez Molina asegura que no renunciará a la Presidencia

lahora.gt
Por La Hora

El Presidente de la República, Otto Pérez Molina, anunció hace unos minutos en cadena nacional de medios, que permanecerá en el cargo para el que fue electo en 2011. El mandatario rechazó las acusaciones de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y el Ministerio Público (MP), por su presunta implicación en el Caso La Línea, de defraudación aduanera y contrabando e hizo un llamado para que se manifieste “la Guatemala profunda” –organizaciones sociales– para defender su “incipiente democracia”.

El presidente dijo que el pasado viernes la CICIG y el MP hicieron señalamientos graves en su contra que buscaban vincularon con el caso “La Línea”, plantearon una solicitud de antejuicio y que incluso lo situaron como la cabeza de la estructura.

“Declaro categóricamente que rechazo mi vinculación a la misma y el haber recibido dinero alguno de esa operación de defraudación aduanera”, mi conciencia está tranquila, agregó.

El gobernante señaló que “dará la cara” y demostrará frente a la institucionalidad mediante el debido proceso que no ha sido parte ni receptor de esos fondos “mal habidos”.

Las demandas del sector empresarial, académico y social por la renuncia del Presidente no tuvieron eco en Pérez Molina, quien dijo esta noche, en un mensaje pregrabado, que se mantendrá en el cargo.

Con esa decisión, Pérez Molina permanece con inmunidad, por lo que se debe seguir el trámite de antejuicio para que las autoridades competentes lo investiguen.

El Ministerio Público y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), señalan al mandatario de dirigir, junto a la exvicepresidenta Roxana Baldetti, la estructura de defraudación aduanera La Línea.

Al respecto, el mandatario rechazó las acusaciones en su contra, y aseguró que enfrentará y se sujetará a los procesos que establece la Ley.

"Las dos Líneas"

Sobre el Caso La Línea, el mandatario dijo que “no hay una Línea, son dos, y hasta ahora ha aparecido la que recibe pero no la que paga, sin duda, enraizada en el sector empresarial, y que espero pronto aparezca en toda su magnitud”.

Con eso, el presidente hizo referencia a los usufructuarios de la estructura La Línea, es decir, quienes desde el sector privado se beneficiaron de la defraudación aduanera y el contrabando.

También pidió perdón por la implicación de funcionarios cercanos o designados en el actual Gobierno que tuvieron participación en La Línea, lo cual reconoció. Esto me obliga a pedir una disculpa disculpa y perdón a los guatemaltecos señaló.

El gobernante también dijo que no es aceptable que en Guatemala se pretenda instalar una “estrategia intervencionista” que tiene como objetivo dictar qué o no hacer y “quebrantar la democracia”; si a ciertos sectores de la comunidad internacional y  algunos grupos de poder del país no les parecen adecuados los candidatos a dirigir Guatemala, primero deberán que hacer a un lado sus intereses particulares y por fin ver por el interés del pueblo guatemalteco, sin duda tendrán la oportunidad de fiscalizar al siguiente gobierno, indicó.

El mandatario indicó que ahora que recibe el embate político y mediático de grupos “asumirá su responsabilidad y aceptaré la ley”. Lo importante es que no se rompa el orden y la tradición democrática de nuestro pueblo, la ciudadanía debe de entender que la única manera legal de elegir a sus autoridades es por la vía del voto consciente, agregó.

Movilizaciones

El presidente reconoció la validez de los movimientos ciudadanos que exigen un cambio en el sistema. Hizo un llamado para que se manifieste “la Guatemala profunda” –organizaciones sociales– para defender su “incipiente democracia”.

La acusación

En una rueda de prensa junto a la Fiscal General, Thelma Aldana, el comisionado de la CICIG, Iván Velásquez, dijo que las investigaciones revelan en “toda la organización y organigrama (de la defraudación) la muy lamentable participación del señor presidente de la República y la señora Roxana Baldetti”, su exvicepresidenta, quien renunció al cargo el 8 mayo de este año.

Por esta razón, ambas instancias presentaron una solicitud de antejuicio contra el presidente Otto Pérez Molina, por su supuesta vinculación al caso de defraudación aduanera y contrabando conocido como La Línea.

Baldetti fue puesta bajo arresto la mañana del viernes último en un hospital privado de la capital, donde está internada por presuntos quebrantos de salud. La crisis política en Guatemala, comenzó precisamente el pasado 16 de abril pasado cuando la Fiscalía y la CICIG desmantelaron la banda de defraudación millonaria en las aduanas.