lunes, 17 de agosto de 2015

Evo Morales afirma que “hay una ofensiva contra los países con gobiernos antiimperialistas”

Foto Micaela Ayala | Andes
Por ANDES

El presidente boliviano, Evo Morales, afirmó que “hay una ofensiva contra los países con gobiernos antiimperialistas”, que incluye otras formas de agresión política como los chantajes y condicionamientos a Venezuela", en una entrevista publicada este lunes por el diario argentino Página 12.

“Ahora no pueden hacer golpes de Estado militares y civiles, tampoco conspiraciones desde el imperio, pero siento que hay otras formas de agresión política, como los chantajes y los condicionamientos a Venezuela”, precisó.

Refirió que en Argentina, los llamados "fondos buitre" son parte de una agresión económica y apuntó que cuando un  gobierno antiimperialista es sólido, quieren destrozarlo por el lado económico y cuando no pueden ni militar ni económicamente, hacen un golpe político como contra (Fernando) Lugo en Paraguay.

“Siento que la agresión a Dilma (Rousseff) es política, un golpe a través del Congreso. Y mucho también depende de nuestros movimientos sociales, y claro, siento que el imperio quiere quitar el patrimonio político del PT (Partido de los Trabajadores). Ya no es solo contra Dilma, también contra Lula. Usan el tema de la corrupción”, comentó.

En opinión del mandatario boliviano, en estos intentos de desestabilización es claro en el caso de Venezuela, por ejemplo, la participación de los Estados Unidos, y apuntó que respecto a los fondos buitre también.

“¿Y los fondos buitre ¿de dónde vienen? Los fondos buitre tienen sus estructuras económicas para chantajearnos en Estados Unidos”, aseveró.

Morales afirmó que especialmente en Sudamérica los países son antiimperialistas, pero el imperio divide para tratar de derrotar a los gobiernos progresistas, la historia se repite, “pero el pueblo siempre va a apoyar y a ratificar al gobierno que los respaldó y liberó”.

Manifestó su preocupación por el caso de Venezuela, sobre todo por los problemas económicos, y comentó que la posición bolivariana y revolucionaria está firme pese a las agresiones políticas y económicas, y también por las agresiones parlamentarias como en Brasil, a lo que aseveró “no son tiempos de imperios, sino de pueblos; no estamos en tiempos de oligarquía, sino de los movimientos sociales”.

Respecto a la integración comercial, apuntó que “es una tarea que tenemos pendiente", y  dijo que con la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) la integración política, y el Mercosur (Mercado Común del Sur), es un espacio económico y de comercio.

“Sé que Brasil y Argentina nunca nos van a abandonar para que podamos seguir avanzando en liberarnos económicamente”, concluyó.