lunes, 31 de agosto de 2015

Costa Rica: “Si todo sigue patas arriba, va a terminar en violencia” ex presidente Pacheco

Foto: José Venegas
Por Jacqueline Solano | Diario Extra

El expresidente Abel Pacheco, se suma a la mayoría de ticos que en las últimas encuestas reflejan un sinsabor por el rumbo que lleva el país, con la gestión del mandatario Luis Guillermo Solís.

Pacheco lo critica señalando que le falta firmeza en sus decisiones, y en lugar de mostrarse preocupado, parece llevar a Costa Rica hacia un “hueco”.

A inicios de agosto el exmandatario se reunió con el presidente Solís, para aconsejarle sobre la solución al déficit fiscal; semanas después de ese encuentro Pacheco sostiene que no ve luces de mejora, y en su lugar siente que “todo sigue patas arriba”

Acompañado de su amigo, y exministro de la Presidencia, Ricardo Toledo, conversó con DIARIO EXTRA, insistiendo que el Gobierno que debe dejar de despilfarrar dinero, si quiere nuevos impuestos. A continuación un extracto de la entrevista.

Durante  su administración usted logró contener el gasto público, ¿significó eso sacrificar inversión pública?

-Cuando llegamos el poder el país no era sujeto de crédito  internacional, estábamos en una situación grave, en un grado de agitación social grande, los sindicatos estaban en la calle  a raíz del combo. Sin embargo, Dios me dotó de una paciencia increíble, entonces dialogando y dialogando, en negociaciones que muchas veces se prolongaban hasta el amanecer. Con diálogo, paciencia y contención del gasto se fueron logrando algunas cosas; yo no paré la inversión,  prueba de ello es que creció todo lo positivo. Bajó la deuda, recobramos el crédito internacional, dejé el país caminando. Bajé la  pobreza un poquito, por primera vez en mucho tiempo, no había desempleo, el turismo se disparó cuando abrimos Guanacaste, hicimos el primer vuelo comercial. Dejamos 2.500 millones de dólares en caja. Las consultorías me las hice apeadas todas, es una barbaridad gastar miles de millones si tenemos un montón de asesores,  entonces por qué hay que llamar a ese puño de gente. ¿Qué están haciendo esos señores ahí? Si no están haciendo nada, entonces hay que cortarles el rabo. Es el cuento de nunca acabar, es un techo con muchísimas goteras, la plata se va por un monto de huecos.

 ¿Culpa los múltiples TLCs  que se han firmado en los últimos años?

-Claro que tiene que ver con el precipicio en el que estamos y del que no parece que estemos saliendo, por el contrario vamos más para el hueco, y si esto sigue así tendremos violencia

El Gobierno insiste en que está cortando el gasto. ¿Qué cree que ha pasado?

-No basta con intentar, hay que actuar, el camino al infierno está pavimentado con buenas intenciones. Yo hablé con don Luis Guillermo, yo le tengo gran cariño, creo que es un hombre bueno, honesto, pero que no tiene firmeza en sus decisiones, un día es para la izquierda, el otro para la derecha, un día pa'arriba, y el otro pa'bajo. Así no se puede.

¿Qué acciones cree son prioritarias y que el Presidente no ha tomado?

-No veo contención en el gasto, veo que disparan la plata en muchas cosas, me cuentan amigos  que por ejemplo se desplazan a un lugar, entonces  van en multitud y todos tienen cuarto en un hotel, choferes, etc.  Yo recuerdo que a mí me molestaban mucho porque yo hice  famosa la frase cuando me movía por el país,  que para mí con medio cantonés y una Imperial bastaba. Así tiene que ser, me dicen  qué de cuál escuela económica soy yo, yo soy de la escuela de la Emilia, ¿en Italia? No, de la Emilia Tinoco, mi abuela. Mi abuela decía cuiden los cincos, que los colones se cuidan solos. No hacen faltan grandes estudios de economía, es ¡cuidar los cincos, por Dios!

¿Qué le falta al Presidente?

-Falta diálogo y firmeza, veo con espanto  como este asunto, se les ha complicado, es que se buscan pleitos que no tienen que buscar. ¿Cómo es esto de los porteadores, los taxistas, y esta cosa nueva. (Uber)?  En lo único que estado de acuerdo en mi vida con Otto Guevara es en dejar por la libre ser taxista para el que cumple los requisitos, el mercado regula todo. Le dije muy claro:  para qué se busca un pleito con los ecologistas, con esto de quemar basura, está comprobado que produce barbaridades, contamina el ambiente con sustancias tóxicas, eso se va a traducir en enfermedades pulmonares, en niños que nacen con defectos terribles ¿Cómo puede ser que le prometan a los ecologistas que no va a pasar, y después  firmen el decreto? ¡No puede ser! Es otra bronca que se están comprando. 

Usted votó por don Luis Guillermo Solís, buscando ese cambio, ¿considera que no le ha cumplido?

-Gobernar es muy complejo, pero uno tiene que escoger en lo que uno cree y cumplir con eso, quedar bien con todo el mundo es suicida, es imposible.

En los términos  de la reunión que sostuvo con Solís, ¿sintió apertura a esas recomendaciones?

-Lo sentí como siempre, cortés, amable, un hombre muy costarricense, muy sencillo y muy agradable, quedé muy contento, pero la contentera se ha ido acabando, porque todo sigue patas arriba.

¿Cómo percibió al Presidente en ese encuentro?


-Yo lo vi tranquilo, lo cual me preocupa, porque la cosa no es para estar tranquilo. Lo vi muy sereno, como creyendo que todo se va a componer, pero yo no veo así la cosa.

Algunas posiciones extremas advierten que nos encaminamos hacia un golpe de Estado, ¿qué opina de eso?

-A través de la historia en América Latina, siempre que ocurre una situación así como está el país, tenemos violencia, tenemos golpe de Estado. Aquí va  a ser un poquito más difícil, pero la historia no la para nadie,  se repite, cuando los hombres  no aprendemos.

Los ticos apostaron por un cambio. ¿Cuál es el panorama que visualiza a raíz de esa apuesta?

-A mediano plazo la veo con terror, porque viví épocas de violencia, con el terror de que estamos volviendo a acercarnos a una época así. Ojalá que Dios ilumine a los costarricenses y sigamos por la senda pacífica que siempre hemos recorrido. Cuando la gente pierde la fe en los gobernantes, cuando hay desempleo, cuando comienza a asomar el hambre, cuando hay miedo al futuro, ocurre la violencia.

¿El estancamiento que se percibe podría atribuirse a una confabulación política?

-Históricamente, los movimientos de extrema izquierda y derecha, han buscado este  tipo de cosas, han agravado las situaciones para producir violencia.

Usted le ha insistido al Presidente que tome decisiones respecto a su equipo de trabajo. ¿Se ha equivocado Solís?


-Yo le dije francamente, reparta “abrazos” como hice yo, abrazos a lo Abel Pacheco. Hay  que tener la firmeza de botar a la gente, por más  que uno los quiera mucho, uno está ahí para servirle a Costa Rica, y si alguien no está dando la talla, entonces hay que decirle adiós; si algo huele mal, también hay que proceder pero en las primeras de cambio.

Desde el Congreso, el primer año fue un completo estancamiento. ¿Qué diría de la labor de los diputados?

-Yo tuve un Congreso muy difícil también, tenía pocos diputados, los que sacó la Unidad  unos eran muy cercanos a mi persona, y otros muy cercanos a otras fuerzas de la Unidad, vuelvo a insistir en el diálogo y más diálogo. En el Congreso  tuve a don Rolando Laclé, don Ricardo Toledo, doña Rocío Ulloa, gente muy leal, que estuvo muy cercana a mí.

En este Parlamento había mucha expectativa pues hay legisladores con mucha trayectoria política. ¿Lo ha visto evidenciado?


-Es que hay una dispersión bárbara. Antes éramos dos fracciones importantes, la Unidad y Liberación, y dos partidos que a pesar  de la historia de pleitos, ideológicamente somos cercanos, cercanos al centro, giramos en el centro democrático, nos entendemos, la cosa caminaba. El Congreso no me aprobó ninguna de las cosas que para mí eran importantes, estaba muy esperanzado en que me aprobaran el plan de reforma fiscal y no hubo forma. El principal  proyecto nuestro naufragó desde el principio.

Usted apoya la transformación al nuevo impuesto del IVA. ¿Cree que debe aumentarse de un 13% a un15?

-En mi criterio sí, creo que debe aumentarse, se necesitan más impuestos, pero como le dije a don Luis Guillermo, es dando y dando, usted controla el gasto y la Asamblea le da un aumento en el IVA.

De ese cambio, el peso lo va a llevar la clase media, una clase que está asumiendo pagos por la ineficiencia del Estado.  ¿Cómo explicarles que tienen que pagar más?

-Como decía don Ricardo Jiménez, el país es de todos, y todos tenemos que contribuir con impuestos. Eso sí, con  la excepción de los pobrecitos, los más pobrecitos que no tienen con qué comer, y que por lo tanto no van a poder tributar.

Además del tema económico, hay proyectos que polarizan fuertemente como es la fertilización in vitro, y proyectos para la población homosexual.  ¿Qué opina?


-El matrimonio gay o la fertilización in vitro son temas que no los puede resolver un Presidente, ni siquiera una Asamblea Legislativa, esos son consultas que se tienen que ir directamente al pueblo, esa es una forma de acabar con el lío, llamar a un plebiscito, y que Costa Rica diga qué queremos. Yo con  el TLC tuve grandes problemas, la gente estaba dispuesta a irse al pescuezo de la otra fracción, hay que ver la violencia que estaba incubándose, con don Ricardo Toledo llegamos a la conclusión que lo mejor era llamar a un plebiscito.

¿Apoya el FIV?

-Es una cosa muy personal, cada pareja debe decidir, no creo que nadie pueda decidir por ellos. Tuve la gran suerte, gracias a Dios, que fui padre 6 veces, abuelo 13 veces, y bisabuelo tres, y ha sido  la felicidad más grande mi vida, si yo no hubiera podido engendrar, o mi esposa, posiblemente hubiéramos llegado a la conclusión de FIV.

¿Sociedades de convivencia?

-Sobre gustos y colores que no opinen los doctores. Diay, si alguien le parece que está enamorado de una persona de su mismo sexo, de un gato, de una begonia, qué le vamos a hacer, esos son gustos.

El PAC está en el Gobierno, le ganó a su partido, incluso con su voto ¿Cómo está el PUSC en ese momento?

-Tenemos candidatos a alcalde en los 81 cantones, el partido está vivo, está recuperándose de sus heridas, que fueron muchas. Sabemos lo doloroso de todo lo que pasó. La división del PUSC, con la conformación de un nuevo partido. A corto plazo eso nos debilita, a largo plazo nos fortalece. De momento  la fracción que se separó de la Unidad Socialcristiana  puede restarnos posibilidades, pero con el tiempo este pueblo sabio  va a reconocer que de un lado estamos la gente que amamos el partido y estamos ahí no por beneficio propio, sino por amor a las ideas de Calderón Guardia, y los principios socialcristianos.

El partido logró colocar una fracción de diputados, y hoy incluso tienen al Presidente de la Asamblea Legislativa ¿Son los aires en ese revivir del PUSC?


-Sí, yo he visto morir al partido, un montón de veces, murió el  partido Republicano Nacional, cuando la revolución del 48, murió el partido Demócrata su hijo directo, murió la Unificación Nacional; diay nos morimos, y volvemos a resucitar.

¿Cómo convencer al electorado, si el PUSC, y el partido que respalda el expresidente Calderón apelan a los mismos principios?

-Les diría que vean lo que hacemos por el país los que estamos en un bando, y comparen la historia de los que están liderando otros bandos.

¿Cuál es el principal rival del PUSC para las votaciones? ¿Es el Frente Amplio, un partido que creció enormemente en las últimas votaciones?


-Es un fenómeno latinoamericano el crecimiento de las izquierdas, fenómeno curioso porque han llevado a muchos países  al desastre total. Una izquierda moderada ya  hemos visto que es exitosa, pero una izquierda extrema se traduce siempre en ruina.