viernes, 28 de agosto de 2015

CACIF: Otro gran perdedor del Paro Nacional en Guatemala

Foto Jacobo Mogollón
Por Gustavo Illescas | CMI-G

El 25 de agosto el CACIF (Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Industriales y Financieras) emitió un comunicado dónde básicamente se desliga del paro nacional y nos recordó que tiene puesto un amparo ante la Corte de Constitucionalidad (CC), para que la fuerza pública desaloje las manifestaciones y protestas -argumentando como siempre- la libre locomoción por encima del derecho de manifestación y resistencia.


Recogiendo la máxima empresarial: el derecho individual debe imponerse sobre el colectivo.

La ideología les traicionó y cometieron un error de cálculo, ya que la ingobernabilidad no la provoca el bloqueo de carretera o la protesta frente a las instituciones; la ingobernabilidad la provoca OPM (Otto Pérez Molina) cuando se tapa las orejas ante las consignas de la población y cuando una institucionalidad corrompida sólo actúa conforme a derecho cuando siente presiones, tal como la demuestra la presente coyuntura.

El CACIF presiona con el Gran Dinero, el pueblo presiona en las calles, con sus manos, con tambores. Mientras el empresariado paga comunicados de prensa, el pueblo hace mantas y escribe en las paredes. Mientras la patronal cabildea con la Embajada de EEUU, el pueblo se reúne en casas, colectivos urbanos, estudiantes, indígenas y campesinos se ponen de acuerdo.

Creen que su poder económico será suficiente para hacer entender al presidente. Recuérdense que su dinero no fue suficiente para agenciarse una mejor posición en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) el año pasado, frente a la alianza de la Linea Dura, mafiosa y promilitar atrincherada en el PP-LIDER.

La única coincidencia entre el CACIF y las manifestaciones de cada sábado inició el 21 de agosto cuando por fin se sumaron a exigir la renuncia de OPM. Pero pesan mas los puntos divergentes ya que el CACIF si quiere elecciones el 06 de septiembre, pues ya invirtieron su capital en varios partidos, en orden de importancia para la patronal, FCN, UNE, VIVA.También tienen acercamientos con LIDER por si llega a la presidencia.

En cualquiera de los casos su principal preocupación es que el nuevo gobierno sea “estable”, atraiga mayor inversión extranjera y apruebe el paquete de leyes de competitividad que tanto ansía la cúpula industrial y financiera.

Que el CACIF pida la renuncia de OPM responde a una estrategia para legitimarse ante la población y que esto sirva como válvula de escape para que las manifestaciones pierdan intensidad y no le apuestan a exigir cambios mas profundos.

En esa misma linea al CACIF ya no le interesa en este momento que se reforme la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP) y se concentrará en copar el organismo ejecutivo una vez renuncie OPM y desde ahí maniobrar la crisis.

De tal manera que la demostración de fuerza que se presencia hoy es abanderada por la Asamblea Social y Popular -ASP-, la Plataforma Nacional por la Reforma del Estado -PNRE-, la Coordinadora de Estudiantes Universitarios de Guatemala -CEUG- y espacios urbanos como Otra Guatemala Ya, la Comuna, Somos y Justicia Ya. En los últimos días se sumaron colegios privados e instituciones religiosas. Son estos y otros espacios legítimos en donde confluyen pueblos indígenas, organizaciones campesinas, académicas y estudiantiles, quienes deberían definir la hoja de ruta para salir de ésta crisis, que incluye reformar la LEPP y que cobre vigencia para estas elecciones, lo que implica aplazarlas.

La única retaguardia de OPM en estos momentos son los militares de alto rango que él mismo promovió en su mandato y su puesto como comandante general de las fuerzas armadas, lo que tampoco garantiza que los mandos medios acaten sus órdenes.

Cualquier represión contra las manifestaciones que acontecen desde el día martes recae sobre la postura conservadora del CACIF, que con tal de ser ellos “los ganadores de la crisis”, no reconocen el clamor popular y sus formas de hacer protesta.

El CACIF creyó que reunirse con la Embajada de EEUU y con un grupo de académicos urbanos, era suficiente para ganar en esta correlación de fuerzas. Su mente corta y me atrevo a decir, racista y clasista, lo coloca como el gran perdedor de esta gesta histórica. Otros grandes perdedores son los dirigentes de la CONIC, STEG, el FNL y la UASP por subordinarse a un gobierno corrupto y traicionar a sus bases.

El nudo de la coyuntura se desatará cuando el pacto no sea sólo entre los mismos que hace 30 años hicieron un estado oligárquico-militar a su medida. Sepan que el Estado que hoy se descalabra no fue edificado por los pueblos indígenas y campesinos, mucho menos por estudiantes y universitarios consecuentes, la izquierda o sectores urbanos progresistas. Esto apenas empieza.