miércoles, 22 de julio de 2015

Panamá: SABMiller y su patrón de conducta

Foto G. Iglesias | Rel-UITA
La misma política laboral en Panamá y en Honduras

Por Giorgio Trucchi | Rel-UITA

Ya se cumplieron 12 días del inicio de la huelga en Cervecería Nacional, propiedad de SABMiller, y la transnacional continúa manteniendo una actitud cerrada a un verdadero diálogo. Esa misma actitud ha caracterizado, hasta el momento, el proceso de negociación colectiva en Honduras entre Cervecería Hondureña S.A. (SABMiller) y el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Bebida y Similares (STIBYS).

Eso evidenciaría la existencia de un verdadero patrón de conducta del coloso británico-sudafricano, tendiente a impulsar estrategias que niegan los derechos laborales y sindicales de las y los trabajadores, independientemente del país donde opere.

"El derecho a la negociación colectiva es un derecho universal de las y los trabajadores, y no puede ser violado ni obstaculizado, no importa el tamaño y el poder económico que tenga la empresa. Y eso incluye a SABMiller.

En Panamá, al negarse a negociar y suscribir el nuevo Convenio Colectivo con los dos sindicatos, SABMiller los está de hecho desconociendo cómo legítimos representantes de sus afiliados.

Eso es aún más grave y representa otra violación flagrante a los derechos laborales y sindicales", dijo a La Rel, Julio Flores, secretario general del STIBYS.

Según él, esta actitud es parte de un patrón bien definido de la transnacional cervecera, que en Honduras es propietaria de la franquicia de Coca-Cola y en Panamá de Pepsi Cola.

El mismo patrón de conducta
La dilación como táctica de desgaste


"Sí observamos lo que ocurre en Cervecería Nacional de Panamá y en Cervecería Hondureña, es evidente que existe un mismo patrón de conducta.

El patrón de SABMiller en todo el mundo es el mismo: arrogante, intransigente y manifiesta una sistemática injerencia en los asuntos internos de los trabajadores", agregó Flores.

Después de 11 meses del inicio de las negociaciones, el STIBYS está a punto de solicitar, ante las autoridades laborales, la terminación de la Etapa de Arreglo Directo y el inicio de la Mediación.

"En Honduras hemos sufrido la misma estrategia dilatoria y de intromisión en asuntos internos.

Todavía hay 45 cláusulas pendientes de aprobación y SABMiller no muestra ninguna disposición a negociar de buena fe, y sigue aferrada a su posición intransigente", concluyó el también integrante de la comisión negociadora sindical.

Fuente: Rel-UITA