sábado, 4 de julio de 2015

Nicaragua se solidariza con Revolución Ciudadana de Ecuador

Foto G. Trucchi | LINyM
No hay una reestructuración de la política exterior estadounidense hacia América Latina

Por Giorgio Trucchi | LINyM

El Capítulo  Nicaragüense de la Red en Defensa de la Humanidad reafirmó este viernes su total respaldo al gobierno de la Revolución Ciudadana del Ecuador y a su presidente Rafael Correa, ante los "nuevos y más violentos y mejor organizados intentos de golpe de Estado blando", perpetrados por los sectores más pudientes del país.

Durante una actividad que se realizó en los locales de la embajada ecuatoriana en Managua, el padre Miguel D'Escoto, presidente de la Red, dio lectura a la Declaración "En apoyo a la Revolución Ciudadana de Ecuador" en la que se denuncia la intentona desestabilizadora y la complicidad de las oligarquías nacionales -responsables de la gran crisis económica, política y social que ha sacudido a Ecuador por décadas- con los medios corporativos de información y el gran capital internacional.

"Como es históricamente sabido, estos llamados líderes de la oposición no tienen iniciativa propia, sino que actúan conforme el libreto del imperio del capitalismo global, que no acepta perder su coto imperial en los países de la región (latinoamericana y caribeña)", se lee en el comunicado firmado por artistas, intelectuales y movimientos sociales nicaragüenses, y por las y los integrantes de la bancada parlamentaria del Frente Sandinista.

Según el Capítulo Nicaragua de la Red en Defensa de la Humanidad, el rechazo a las leyes de herencia y plusvalía de parte de estos sectores de la derecha ecuatoriana no es más que un burdo pretexto, para echar a andar el plan desestabilizador que apunta al derrocamiento del presidente Correa.

"Esta política desestabilizadora impulsada por el imperio y puesta en práctica por las derechas nacionales es algo diabólico en contra de la paz y la estabilidad en el mundo.

Nos solidarizamos con la Revolución Ciudadana de Ecuador y con su presidente, el compañero Rafael Correa Delgado, y denunciamos la estrategia de 'golpe blando' para derrocar a gobiernos legítimamente constituidos", dijo el padre D'Escoto.

Intentona golpista patrocinada por el imperio

Aminta Buenaño, embajadora de Ecuador en Nicaragua, agredeció profundamente la solidaridad y el apoyo de la Red y del pueblo nicaragüense, ante los intentos golpistas que sufre el gobierno del presidente Correa.

"¡No nos engañemos! Los intentos golpistas y de desestabilización que sufre mi país son parte de una conspiración internacional que busca derrocar, de cualquier forma y con cualquier medio, los gobiernos progresistas de América Latina. Pero, mientras el pueblo esté con nosostros, ¡no pasarán!", dijo Buenaño.

De acuerdo con la embajadora e intelectual ecuatoriana, en Ecuador los conspiradores son una minoría y no representan la inmensa mayoría que apoya a la Revolución Ciudadana. Sin embargo, son maximizados por sus poderosas empresas y por los medios de comunicación.

"En solo ocho años, el gobierno ha sacado de la pobreza a 1,3 millones de ecuatorianos. Nuestro pecado es hacer leyes que busquen una mejor redistribución de la riqueza, que busquen equidad, igualdad, y que impongan pagar más impuestos a quienes más tienen.

Esta derecha fascista, nacional e internacional, pretende hoy empañar la visita del Papa Francisco, mostrando al mundo un Ecuador dividido, caótico, inestable. Su consigna es desestabilizar, destruir, derrocar, apelando a la violencia, ya que no pueden hacerlo de forma pacífica a través de las urnas...pero no podrán hacerlo...el pueblo de nuevo se impondrá", subrayó la embajadora ecuatoriana.

La actividad contó con la presencia de embajadores y personal diplomático.

"Hoy en América Latina estamos unidos y ya no nos van a agarrar por separado. Lo que vive hoy Ecuador es lo que han sufrido todos los gobiernos progresistas, que tienen en el centro de su interés los hombres y mujeres que habían sido marginados durante siglos. El pueblo y el gobierno de Ecuador pueden contar con la solidaridad de los pueblos de América Latina y de la Patria Grande", dijo Francisco Javier Arrúe, embajador de Venezuela en Nicaragua.

Para el historiador Aldo Díaz Lacayo, estamos ante una reedición de la política tradicional imperial, no solamente de Estados Unidos, sino del capitalismo global, en un contexto de aparente reestructuración de sus políticas hacia los países del Sur.

"Un reestructuración que persigue la apariencia del respeto a la voluntad popular. Pero, como siempre ocurre, es una degradación falsa y cínica, que no está sustentada por los hechos, y que evidencia una relación orgánica entre oligarquías y medios de comunicación con el imperio.

Esta relación, aparentemente encubierta, es la que hay que combatir y que hay que denunciar, porque esta reestructuración de política exterior norteamericana es falsa. Tenemos que insistir en eso, porque debemos preservar todas las revoluciones en marcha".