viernes, 24 de julio de 2015

Honduras: Preso político por lucha agraria podrá defenderse en libertad

Por La Vía Campesina

El campesino José Isabel Morales López se podrá defender en libertad en el tercer juicio que enfrenta por el mismo delito. El campesino recibió hoy en audiencia, casa por cárcel tras estar en prisión 6 años sin una sentencia firme.

Morales López, conocido como “Chabelo”, fue detenido el 17 de octubre del 2008, acusado por la masacre de 10 miembros de la familia Osorto y sus empleados. Las víctimas eran parientes del comisario de policía Henry Osorto, uno de los testigos de la Fiscalía pese a no haber estado en el lugar de los hechos al momento del ataque.


Ese crimen en masa ocurrió el 4 de agosto de 2008, cuando unos cien miembros de la comunidad Guadalupe Carney rodearon y atacaron a las víctimas en el Rancho Henry, comunidad de Nueva Marañones, en las afueras de Trujillo, departamento de Colón.

En el incidente también murió el campesino Arnulfo Guevara, quien sería parte del grupo que ejecutó la acción criminal.

En el ataque sobrevivió con severas heridas una persona que en el proceso legal es identificada como testigo A-2. El 12 de agosto de 2008, esta persona dijo a dos agentes de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC) que la participación de José Isabel Morales López se había limitado a sacar combustible de unos carros e iniciar la quema de los mismos y de una vivienda.

El mismo reconoció a otro campesino, Carlos Maradiaga, como la persona que le disparó a una de las víctimas, Carlos Manrique Osorto Castillo. También identificó al campesino Emilio Cárcamo como participante del ataque.

En el primer juicio, celebrado en junio de 2010, Maradiaga fue sobreseído al demostrar que en el momento de la masacre estaba en un curso prematrimonial. A su vez, Cárcamo estaba recluido en la cárcel de Trujillo, por lo que una simple constancia del director del penal bastó para demostrar su inocencia.

Al quedarse sin nadie a quien acusar, el testigo A-2 cambió su versión de los hechos en el juicio y señaló a Chabelo como la persona que había disparado y macheteado a Carlos Manrique Osorto.

Otra de las contradicciones en que entró el testigo es al hacer la descripción de Chabelo, de quien dijo era chaparro, trigueño y pelo colocho, cuando en realidad es blanco, alto y pelo liso.

Chabelo fue sobreseído de todos los crímenes, menos del homicidio de Carlos Manrique. Pese a que la defensa hizo énfasis en las contradicciones del testigo, el Tribunal de Sentencia de Trujillo lo condenó.

Aunque la ley ordena notificar la sentencia en un plazo de 35 días, en este caso los jueces demoraron 20 meses. Al final de la espera, la defensa se fue a casación y ante las notorias contradicciones del testigo, la Sala Penal de la Corte anuló el juicio y ordenó uno nuevo, que se realizó en enero-febrero de 2014.

En este proceso se detectaron más contradicciones, pues el testigo fue capaz de recordar diálogos que no mencionó en el primer juicio. Afirmó que Chabelo le dijo a la víctima así te quería encontrar profesor, y describe una saña al dispararle y machetearlo.

Según el escrito de casación de la defensa claramente lo que ocurrió aquí fue la manipulación de un testigo por ser el único presencial, en busca de una sentencia condenatoria a toda costa.

Además, el otro testigo de la Fiscalía, Henry Osorto, agregó otro elemento de contradicción. En el primer juicio su testimonio no aportó gran peso debido a que él no fue testigo directo, al encontrarse en otra ciudad. Debido a esto, la defensa ni siquiera lo interrogó.

Sin embargo, en el juicio de 2014 aportó nuevos elementos al asegurar que mientras Chabelo estaba matando a Carlos Manrique, el homicida le prestó el teléfono a la víctima para que el oficial escuchara lo que estaba pasando.

Según el testimonio, la víctima le dijo que los campesinos mandaron a comprar combustible, mientras que el testigo A-2 dice que el combustible lo sacaron de los carros.

El oficial asegura haberle preguntado a su hermano si identificaba a alguno de los hechores y este le dijo que sí, a José Isabel Morales, alias Chabelo.

La defensa señaló que es un hecho extraordinario que una persona en shock, al borde de la muerte, haya sido capaz de dar información tan precisa.

Además, el testigo A-2 no habla en ningún momento de una llamada telefónica de Carlos Manrique, pese a que los dos estaban juntos, en el patio, al momento de ser atacados.

Los jueces tampoco tomaron en cuenta al menos a tres testigos de la defensa que ubicaron a Chabelo en un campo de futbol, a un kilómetro de la masacre, en el momento en que se ejecutaba.

Las nuevas contradicciones fueron pasadas por alto por el Tribunal de Sentencia de Trujillo y lo condenaron.

Ante los evidentes fallos, la defensa se fue nuevamente a casación y el alto tribunal dispuso que debe ejecutarse un nuevo juicio.

Víctimas

Vicente Osorto Fernández
Diógenes Alberto Osorto Castillo
Carlos Manrique Osorto Castillo
Pedro Gutiérrez Sorto
Santos Rolando Gutiérrez Ortiz
José Danilo Pérez Méndez
Víctor Sáenz Ramos
Julio César Maradiaga
Miguel Ángel Fernández Gálvez
Boanerges Osorto Canales
Arnulfo Guevara (grupo campesino)


Un proceso extraño

Las notificaciones de sentencia, según la ley, tienen un plazo de 35 días. En el primer juicio tardaron 20 meses.

En el primer proceso los jueces en sus conclusiones describieron hechos que los testigos no mencionaron.

Las leyes estipulan un plazo máximo de dos años para la prisión preventiva. Un tiempo mayor en prisión, sin una condena efectiva, implica una violación de los derechos del imputado. Chabelo ya lleva 6 años preso.

Chabelo se presentó esta mañana al Tribunal de Sentencia ubicado en el municipio de La Ceiba en el departamento de Atlántida, donde le dictaron su libertad, con medidas cautelares.

El no podrá salir del país, tendrá que asistir a los juzgados a firmar un libro una vez por semana y queda en custodia de su defensor, el Abogado Omar Menjivar.

Se estaría realizando un nuevo juicio el 28 de Septiembre del presente año.

La lucha por la libertad de Chabelo ha tenido resultados, organizaciones como La Vía Campesina (LVC), COPINH, CNTC, ERIC, y otras impulsamos una lucha fuerte y tenas por la libertad de chabelo.

¿Quién es Chabelo Morales?

Sentado en una banca de la cárcel de El Porvenir en La Ceiba, Atlántida, José Isabel “Chabelo” Morales, recuerda aquel 4 de agosto del año 2008, cuando él se encontraba jugando pelota y de repente una señora le pidió auxiliar a su esposo Arnulfo Guevara, uno de los fallecidos en la masacre de Silín, una comunidad del municipio de Trujillo, Colón, Honduras.

Chabelo cuenta que él corrió al llamado de la esposa de don Arnulfo, pero cuando llegó al lugar, don Arnulfo ya estaba muerto, entonces lo subió a la paila del carro. Inmediatamente vio a otro muchacho herido que alguien lo traía casi de arrastre, entonces corrió también a auxiliarlo junto a otros de sus compañeros campesinos.

Ayudó a subirlo a la paila de la patrulla para que lo atendieran y le salvaran la vida.

Meses después de la masacre, el 17 de octubre de 2008, Chabelo fue detenido por la policía, lo acusaron de ser uno de los principales responsables de la muerte de diez personas, una tentativa de asesinato, un homicidio, robo agravado e incendio agravado.

“Yo no soy ningún asesino, no soy delincuente, solo soy un labrador de la tierra. Todo lo que se ha hecho conmigo es injusto. Mire usted por querer ayudar, por hacer un bien estoy en la cárcel, por un crimen que yo no cometí”, agrega Chabelo entre profundos suspiros.

Por la masacre en Silín, y en un claro acto de intimidación, 300 miembros de la comunidad Guadalupe Carney fueron puestos en unas listas como sospechosos. Chabelo fue trasladado en un helicóptero, con fuertes medidas de seguridad a la cárcel de El Porvenir, La Ceiba, Atlántida.

Días después Chabelo se da cuenta que quien lo acusó fue el ex comisionado de la Policía Henry Osorto Canales. “Yo no conocía a Henry Osorto, aquí lo conocí en el juzgado”, agrega Chabelo y cuenta que luego también supo que el muchacho, a quién él le ayudó a salvar la vida, es sobrino de Henry Osorto Canales. Y ese mismo muchacho sirvió como testigo en su caso, pero en su contra.

Chabelo dijo que responsabiliza al Estado de Honduras por su caso, porque lo condenaron poniendo testigos falsos. “En este país basta con señalar a una persona para que lo condenen, pues no investigan nada. Es vergonzoso que en este país un campesino esté preso por defender su causa.

También responsabilizo al Estado porque aquí en la cárcel he perdido la mitad de mi vida, yo ayudo a limpiar la yarda, cosecho maíz y pepinos y un día mientras chapeaba, la cuchilla de la máquina arroyó un alambre, se desprendió y se me clavó en la cara. Por ese accidente perdí un ojo, me afecté mi dentadura, la cara y la lengua”, dijo.