jueves, 16 de julio de 2015

Honduras: Militares y policías agreden a huelguistas tras 23 días de ayuno

Ciprodeh
Por Conexihon

Unos minutos bastaron para que la Policía Nacional y miembros de las Fuerzas Armadas de Honduras apalearan duramente a 22 huelguistas con el cuerpo profundamente debilitado producto del ayuno de más de 23 días.

En medio de empujones, golpes y heridas el grupo de huelguistas indignados se situaron a unos metros de Casa Presidencial, donde se movilizaban, rodeados de un comvoy de aproximadamente 300 miembros efectivos de Seguridad y Defensa.


“Cuando un Estado infringe los derechos humanos deja de tener su razón de ser, entonces nosotros no vamos a desistir de entrar, ahora, más tarde o mañana, porque esta casa (Casa Presidencial) es nuestra y además se deben cumplir las peticiones que hemos hecho. Aquí hay personas con 23 días en huelga de hambre, otros 15, otros tres pero aquí vamos a estar”, indicó el abogado y defensor de derechos humanos, Wilfredo Méndez, en conversación con el oficial a cargo de la operación.

Otro de los oficiales increpó a Erick Vidal, defensor de derechos humanos del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (CIPRODEH), “cómo es posible que usted exponga a su gente de esta manera”, -expresó-.

Acto seguido Vidal respondió a los policías “no están cumpliendo con su labor, esta es muestra de como la Policía y militares han actuado, estamos aquí protegiendo la vida, ellos tienen demandas específicas que demandan ser escuchadas”.

Posteriormente cuando el oficial de la Policía Nacional Preventiva, identificado únicamente como Sánchez, intentaba separa a Méndez del grupo para disuadirlo de la movilización este último respondió “yo podría darle un abrazo a usted, pero ni usted ni yo debemos aceptar un gobierno corrupto que ha matado a más de 3,000 personas, estos son derechos fundamentales, derechos humanos, cuando usted pierde la vida lo pierde todo”, respondió Méndez, con el brazo adolorido por un fuerte golpe propinado por agentes de Seguridad y Defensa.

Hacia las 8:00 de la mañana los responsables de la contención advirtieron que en unos 5:00 minutos desalojarían la calle, mientras una tanqueta lanza-agua se situaba detrás de una valla metálica colocada para impedir el paso de los manifestantes.

En declaraciones a medios de comunicación Méndez apuntó que “lamenta

mucho” el papel que ha tenido que cumplir la Policía “es cierto han jugado su rol de empujarnos, como ustedes han visto me han herido, pero no nos vamos a mover al menos que nos maten si esa es la conducta del gobierno pues entonces que lo hagan, nosotros tenemos aquí una protesta pacífica, nos hemos venido a sentar aquí, camino a la casa que tenemos que estar, y qué van a hacer si solo somos 22 huelguistas de hambre, no hay nadie más aquí solo somos nosotros. 

Donde muere una persona debemos estar indignados y donde mueren 3,000 cómo debemos estar… Movernos hasta acá es porque tenemos el derecho, estamos aquí porque es la casa del pueblo. Estamos conscientes de que puede haber una represión violenta”.

Cuatro heridos

Además de Méndez, resultaron heridos tres personas más: Ángel Hernández (26) originario de Sonaguera Colón, con 23 días en huelga fue trasladado al Hospital Escuela, mientras que médicos voluntarios que examinaron al joven Gerson Suazo, que sufrió un desmayó por el debilitamiento de su integridad física y por su parte Melvin Ulloa (21) con 11 días en huelga se encuentra en condición grave, pero se negó a abandonar la manifestación.

En la zona se encuentra el personal de más de 15 El petitorio del ayuno voluntario es exigir al Estado hondureño que instale una Comisión Internacional contra la Corrupción en Honduras (CICIH), el juicio político para el fiscal general del Estado y adjunto, la expulsión y enjuiciamiento de los políticos corruptos al más alto nivel, que financiaron la campaña del partido de gobierno con los fondos del Seguro Social, incluido al Presidente de la República, Juan Orlando Hernández y garantizar un proceso sano de elección de la Corte Suprema de Justicia.