miércoles, 29 de julio de 2015

El Salvador: “Se está comenzando a hacer justicia”

CEAL
LIDO SA tuvo que cumplir sentencia judicial que reintegró a dirigente sindical

Por Giorgio Trucchi | Rel-UITA

El 16 de julio pasado, los magistrados de la Sala de lo Constitucional emitieron una resolución en el proceso de amparo mediante la cual ordenaron a la empresa LIDO S.A. de C.V. reintegrar a su puesto de trabajo a Cándida Luz Flores Ramírez, secretaria general del Sindicato de Trabajadores de la Industria de Alimentos (SITIPA).

A partir de julio de 2013, a Flores Ramírez y a otros diez directivos sindicales del SITIPA y del Sindicato de Empresa LIDO SA (SELSA) se les mantuvo en un estado de despido de hecho, negándoles tanto el ingreso a las instalaciones de la empresa como el pago de sus salarios y prestaciones.

Esta medida represiva adoptada por la patronal violenta el artículo 47 de la Constitución, que protege a los miembros de las directivas sindicales, los cuales “no podrán ser despedidos, suspendidos disciplinariamente, trasladados o desmejorados en sus condiciones de trabajo, sino por justa causa calificada previamente por la autoridad competente”.

Desde esa fecha, los dirigentes sindicales emprendieron una ejemplar lucha legal por lograr el respeto a la garantía de fuero.

Tras agotar sin éxito la vía administrativa en materia laboral, con el apoyo técnico jurídico de la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD), acudieron a la Sala de lo Constitucional mediante una demanda de amparo.

“Esta resolución es algo histórico. Un hecho que sienta un precedente muy importante en la protección de la libertad sindical en el sector privado de El Salvador”, dijo a La Rel Atilio Jaimes Pérez, secretario general del SELSA.

Para la FESPAD, la decisión de la Sala de lo Constitucional le da plena vigencia a lo dispuesto en el artículo 47 de la Constitución, “en cuanto a que no se puede despedir a un directivo sindical sin autorización judicial previa”.

Persecución laboral y sindical
Antisindicalismo básico

En estos últimos años, los dos sindicatos han aguantado los embates de la patronal.

Después de rehusar negociar un nuevo Convenio Colectivo, hostigar y aislar a sus afiliados masificando la tercerización e interponer una demanda en los juzgados pidiendo la suspensión o disolución del SELSA, la empresa LIDO ha presentado decenas de demandas de resolución de contratos individuales de trabajo y ha elevado el nivel de persecución.

“Negándonos el acceso a la planta y suspendiéndonos el salario la empresa nos expuso a la penuria. Hemos vivido momentos muy difíciles, donde algunos de nosotros hasta estuvieron a punto de perder su casa por la imposibilidad de pagar la cuota mensual al Fondo Social para la Vivienda”, dijo el secretario general del SELSA.

“Sin embargo, nos mantuvimos firmes y nunca abandonamos la lucha, porque hacerlo equivalía a renunciar a nuestro derecho al trabajo y a la libertad sindical”, explicó.

Este lunes 27 de julio, acompañada por el Ministerio del Trabajo, abogados de la FESPAD, la Procuraduría de Derechos Humanos, organizaciones sindicales solidarias -entre ellas la FESTSSABHRA- y sus compañeros de lucha, Cándida Luz Flores Ramírez fue reintegrada a su puesto de trabajo.

La empresa deberá ahora pagarle sus salarios caídos y demás prestaciones de ley.

También se espera que en los próximos días se notifiquen las restantes resoluciones que ordenarían el reintegro de los demás directivos sindicales del SELSA y SITIPA.

“No ha sido fácil, pero estamos demostrando que la lucha paga y que se está comenzando a hacer justicia. Con las organizaciones que integramos la Mesa Permanente por la Justicia Laboral (MPJL) vamos a introducir una proyecto de ley en la Asamblea Legislativa, para recrudecer las penas para aquellos empresarios que violentan el fuero sindical”, concluyó Jaimes Pérez.

Fuente: Rel-UITA