miércoles, 3 de junio de 2015

Plan Cóndor comunicacional en América Latina

Por Prensa Latina

Los medios de comunicación son armas de guerra ideológicas y han ido reposicionándose en América Latina, donde está en marcha un Plan Cóndor Comunicacional, opinó el filósofo mexicano Fernando Buen Abad.

En declaraciones al Diario Contexto, de Buenos Aires, el también semiólogo y escritor aseguró que, como parte del megaproyecto de Estados Unidos, hay bases militares y mediáticas en el continente, por lo cual la comunicación devino problema de seguridad regional.

Recordó que en este siglo ocurrieron cinco golpes de Estado en América Latina, donde el ariete fueron las estructuras monopólicas mediáticas, que probaron su capacidad de articulación, de manera más rápida y ubicua.

Con base en criterios de otros expertos, destacó que las bases militares en América Latina hicieron metástasis y Estados Unidos ahora pretende expandir su anillo de seguridad por toda la zona, para ampliar su proyecto de mercado.

La intención de mantener cautivos del mercado a los más de 500 millones de latinoamericanos es el eje del Plan Cóndor Comunicacional, que se suma al modo tradicional de controlar la resistencia mediante el desembarco de fuerzas militares, según sus palabras.

"El ariete, la punta de lanza de esto, son los medios. Se trata de empezar a acusar de dictadores a todos los que están ahí, convencer al mundo de que alguien tiene que hacer algo, y el día que eso pase, todo el mundo aplaudirá y dirá: Por fin ya quitaron a ese dictador", expresó.

"Esa formula es la que está apuntándole a Nicolás Maduro y que le apuntó a Hugo Chávez. Es la formula que le apunta a Evo Morales, a Daniel Ortega, a Rafael Correa, a Raúl Castro, a Dilma Rousseff y a Cristina Fernández", añadió.

Durante la charla, que quedará en un libro sobre pensadores nuestroamericanos, aludió al papel de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y a su historia plena de pasajes espantosos en lo individual, así como por los medios a los que representa y los proyectos que tienen en mente.

Sin embargo, esa alianza de empresarios de medios es apenas un peón que hace cosas horrorosas, que conforman sólo una parte de un megaproyecto. La SIP es una instancia bastante menor respecto al otro problema, que es el megaproyecto global de dominación mediática, que sí es un proyecto imperial, afirmó.

Mencionó las ventajas de las bases mediáticas implicadas en ese plan y en sus similitudes con una estrategia militar, como la velocidad y sincronicidad.

También hizo notar que hay matrices con una orientación "que pasan por el Grupo Random de Colombia, por CNN en Estados Unidos y que viene del Grupo Prisa, donde están los laboratorios de guerra ideológica y psicológica más poderosos del mundo".

"Hay una lucha territorial al mismo tiempo que hay una lucha semántica. A eso es a lo que denomino el Plan Cóndor Comunicacional, porque ahora las fuerzas de represión comunicacional tienen una capacidad de virulencia y coordinación muy rápida", definió Buen Abad.