sábado, 6 de junio de 2015

Honduras: ¿Habrá un pacto oscuro para sostener a JOH?

Foto Luis Méndez
Por Carlos A. Lanza

Cuando Juan Orlando Hernández aceptó públicamente que había recibido dinero sucio, proveniente del IHSS, para financiar su campaña electoral, creímos que los medios controlados por la oligarquía tomarían distancia de él, pero no fue así, lejos de condenarlo ahora han pasado a llamarlo “presidente valiente”.

La oligarquía ha cerrado filas con JOH. Calculan que las movilizaciones por muy sistemáticas y masivas que se observen, no alcanzan a tumbarlo. Todo indica que en el llamado “bloque del poder” puede más el pacto por la reelección que sacrificar a JOH. Hoy Edmundo Orellana figura visible del Partido Liberal decía que JOH tiene la gran oportunidad de reconstruir lo que había destruido: la institucionalidad. En el mismo sentido reflexionaba Renato Álvarez, un periodista que tiene la virtud de oler el néctar de la guayaba a kilómetros de distancia.

El Tiburón del periodismo, Rodrigo Wong Arévalo, preguntó en su manipuladora encuesta, si debería considerarse a JOH como un presidente valiente por haber reconocido que su partido recibió dinero del IHSS. La tribuna publicó 5 páginas de una entrevista que JOH tuvo con tres periodistas que le entienden al trámite. Como ven, se está configurando un escenario mediático y político que busca poner a salvo al capo del saqueo.

En un verdadero Estado de Derecho, después de las cínicas declaraciones de JOH, el Ministerio Público debió actuar de oficio contra él, lo mismo debió hacer contra Lobo Sosa cuando éste admitió que estaba enterado del robo pero guardó silencio para no afectar la campaña electoral del Partido Nacional.

No es descabellado pensar que estas justas movilizaciones puedan ser conducidas hacia un oscuro pacto que conserve a JOH en el poder. Esta maniobra de movilizar para descomprimir el fervor social ya la hemos visto en las grandes jornadas contra el golpe de Estado, caminamos durante seis meses para cansar a la gente y hacerle creer que la calle no era ninguna salida, que las elecciones lo eran todo.

Ahora hemos vuelto a las calles y en la conducción ha aparecido un nuevo sujeto histórico llamado “los indignados”, ¿quién nos garantiza de que no tendremos otro pacto de San José y otro pacto de Cartagena? Pactos traidores que acabaron con la hermosa insurrección con la que habíamos soñado, haciendo que los grandes luchadores del 2009 abandonaran las trincheras de lucha para ir a contar votos en urnas podridas de fraude.

JOH debe caer, su confesión debe estimular la lucha, debemos arreciar las movilizaciones pero no nos cansaremos de decir que las antorchas no ajustan, hay que avanzar hacia un paro cívico. Un paro sería una respuesta frontal a la corrupción y a la injusticia social, un paro cívico sería una especie de huelga insurreccional, un paro pondría a prueba a esta conducción “indignada” y dejaría claro si está por ir hasta las últimas consecuencias, es decir, avanzar hacia una Asamblea Nacional Constituyente o simplemente quiere que aplanemos calles mientras se fragua otro pacto: el pacto tapa cerdos.