lunes, 15 de junio de 2015

El Salvador: Sobre la Misión Milagro

miradasencontradas.wordpress.com
Por César Villalona


La Misión Milagro surgió en agosto de 2005, cuando los gobiernos de Venezuela y Cuba anunciaron que se operaría gratis a millones de personas de América Latina y el Caribe con enfermedades de la vista, como catarata (nube), Pterigión (carnosidad) y Ptosis Palpebral (párpado caído). Desde entonces, miles de pacientes latinoamericanos han viajado a ambos países para operarse sin costo alguno.

En El Salvador, la Misión comenzó en 2006, pero no porque el gobierno de ARENA lo quisiera, sino por iniciativa de algunas comunidades, del FMLN y de la embajada de Venezuela. Solo basta que las personas tengan una constancia de su enfermedad extendida por un médico o una médica para viajar a Venezuela a operarse. Militantes del FMLN trasladan a las personas aeropuerto y las acompañan hasta a Venezuela, cuyo gobierno corre con los gastos de avión, operación y estadía de las personas.

La Misión Milagro es un ejemplo de cooperación entre los países latinoamericanos. Gracias a la solidaridad de los gobiernos de Venezuela y Cuba, miles de personas de bajos recursos se han operado de enfermedades que no podrían costearse porque son muy caras.

Una operación de catarata en El Salvador cuesta entre 1,200 y 1,500 dólares. La de Pterigión cuesta entre 750 y 800 dólares. Para la mayoría de las personas, esos montos son muy elevados. Y para las personas pobre, los montos son escandalosos.

Hace tres semanas, el Ministerio de Salud de El Salvador anunció que la Misión Milagro comenzará a funcionar, y de manera gratuita, en el hospital Santa Gertrúdiz, de San Vicente, donde el Ministerio creó un Centro Oftalmológico Nacional. Ya las personas no tendrán que viajar a Venezuela para operarse.

En el Centro Oftalmológico se espera atender a 4,300 pacientes por año. También se contempla crear un espacio donde las personas operadas podrían permanecer dos o tres días.

Si la mitad de las personas se operara de catarata, la inversión del Estado sería de alrededor de 3 millones de  dólares. Si la otra mitad se operara de pterifion, para el Estado significaría una inversión aproximada de 1.7 millones. En total, el Estado invertirá cerca de cinco millones anuales para atender a las personas afectadas por esas enfermedades de la vista.

La Misión Milagro tiene un contenido humano que todo el mundo debería reconocer. Y al introducirla en el país, el gobierno que preside Salvador Sánchez Cerén muestra su decidida inclinación a apoyar a la población más necesitada.

La Misión también estimulará la economía de San Vicente, pues como las personas que lleguen a operarse estarán varios días en el municipio, tendrán que consumir algunos bienes y servicios esenciales. Muchas micro y pequeñas empresas se beneficiarán del aumento de la demanda local.