domingo, 28 de junio de 2015

El Salvador: Las mentiras de la ANEP

elsalvador.com
Por Rigoberto Palma | Diario CoLatino

El señor Jorge Daboub, presidente de la ANEP, con frecuencia ofrece declaraciones exageradas y critica al gobierno sin ningún fundamento. Su actitud antigubernamental viene del año 2009, cuando su partido, ARENA, perdió el control del Órgano Ejecutivo. Antes no se conocían opiniones suyas sobre la situación de la economía ni sobre otros temas de la vida nacional.

Recientemente, el señor Daboub dijo que “cada 1% que crece El Salvador le genera a la sociedad 14,000 fuentes de empleo, y al gobierno 120 millones en impuestos”. Esas afirmaciones aparecieron en el matutino La Prensa Gráfica del 20 de junio de 2015. Donde dice “crece El Salvador” hay que leer crece el PIB.

Esas afirmaciones, que Daboub hace para rechazar que el gobierno les ponga impuestos a los ricos, son incorrectas. En 2014 el PIB creció 2% y los ingresos tributarios del gobierno aumentaron en 25.2 millones de dólares, pues llegaron a 3,771.5 millones de dólares en 2013 habían sido de 3,746.3 millones. Si la economía funcionaria como dice el presidente de la ANEP, el gobierno debió aumentar su recaudación en 240 millones el año pasado. Y como este año se prevé un crecimiento de 2.5%, la recaudación debería aumentar en 300 millones. Los datos no muestran esa tendencia, pues hasta abril los ingresos tributarios habían aumentado en 30 millones.

¿De dónde sacó el señor Daboub ese análisis? ¿Qué tanque de pensamiento le sugirió que dijera eso? Suponemos que Daboub y sus asesores saben que el 80% de los ingresos tributarios del gobierno provienen de los impuestos al consumo de la población y a la renta salarial y solo el 20% lo aportan los empresarios, principalmente del impuesto a sus ganancias. Hace seis años era peor, pues las empresas solo aportaban el 16%. Con una estructura tributaria como esa, heredada de los gobiernos de ARENA, es imposible que el crecimiento económico se traduzca en mucho dinero para el gobierno, pues quienes más dinero tienen son quienes menos impuestos pagan.

Cambiar esa estructura tributaria sigue siendo un reto. Hay que hacer que paguen más impuestos los que más dinero tienen. Y no solo eso, hay que disminuir sustancialmente la evasión de impuestos por 1,500 millones que hacen muchas grandes empresas afiliadas a la ANEP. También hay que cobrar la deuda que muchas de esas empresas tienen con el Estado. A todo eso se oponen los directivos de la ANEP y la dirigencia de ARENA. Por eso tratan de confundir a la gente con el supuesto milagro que el crecimiento económico genera en las finanzas públicas.

Por supuesto que es importante que el PIB crezca, sobre todo la parte del PIB que se compone de bienes y servicios básicos y la que se vende en el exterior. Pero también es necesario que el PIB se distribuya mejor. Y para eso hay que disminuir la enorme brecha entre los salarios de la mayoría de la población y las ganancias de la oligarquía. También hay que  avanzar en materia de justicia tributaria.

Sobre el crecimiento económico y el empleo, si los datos que da el señor Daboub son correctos, entonces él debería decir que en el último año se generaron 28,000 empleos, que equivalen al 28% de los que generaron los últimos dos gobiernos de ARENA, que duraron 10 años. En vez de decir casi todos los días que el gobierno obstruye la inversión, Daboub y sus amigos de la empresa privada deberían felicitar al gobierno por el éxito de su política económica y social.