lunes, 18 de mayo de 2015

Relaciones respetuosas entre Managua y Washington, asegura Ortega

Por Informe Pastrán

El Presidente de la República, Daniel Ortega, dijo este mediodía desde la ciudad de Niquinohomo, hasta donde concurrió para conmemorar el 120 aniversario del Natalicio del General Augusto C. Sandino, que con él nació el pensamiento de la nacionalidad nicaragüense, y aseguró que en las relaciones bilaterales entre Nicaragua y Estados Unidos se abren nuevas oportunidades con unas relaciones de respeto mutuo.

Ortega, acompañado de la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, sostuvo que en el cacique indígena de Diriangén está la raíz del nicaragüismo, la cual fue creciendo con el héroe nacional Andrés Castro y José Dolores Estrada en la Batalla de San Jacinto en 1856, en los campesinos, los indios flecheros de Matagalpa y el General Benjamín Zeledón en 1912, que prosiguió con Sandino.

“Sandino, un muchacho, lo vio, lo sintió y lo asumió. Y desde ese momento Sandino fue Zeledón, fue Andrés Castro, fue José Dolores Estrada, fue Diriangén, fue la patria que quería ser”, proclamó el líder sandinista.

Para Ortega, pese a lograrse la declaración de Independencia en 1821, Nicaragua no era libre, ni independiente. “No existía el principio de la soberanía. Eso no existía. Estaba allí en las palabras, en las letras de la Constitución, pero Nicaragua no tenía soberanía alguna; igual la justicia, igual la libertad, igual los derechos de las familias nicaragüenses”, destacó.

“Sandino no solamente fue el guerrero que levantó el fusil y derrotó a la invasión yanqui, si no que fue el pensador, el filósofo, el creador del pensamiento revolucionario, pensamiento revolucionario que sienta las bases a partir del principio de la soberanía, porque un país sin soberanía sencillamente no es país, no es patria”, resaltó.

El mandatario señaló que a poca distancia del Puerto de Bilwi, Región Autónoma del Caribe Sur, está asentado un enorme barco estadounidense llamado US Comfort, el cual no viene artillado ni con cañones amenazando a Nicaragua, sino más bien para prestar servicios de salud al pueblo nicaragüense.

“Eso es lo que quería Sandino con los Estados Unidos, que tuviéramos relaciones respetuosas y no tener que estarnos enfrentando en los campos de batalla”, aseguró.

Añadió que “es un imperio pero tiene que aprender a respetar a los países del planeta, sean estos pequeños, medianos o grandes. A todos tiene que aprender a respetarlos”.

Al respecto, el mandatario indicó que este barco-hospital ha venido a Nicaragua como parte de las relaciones de carácter estratégico que se tienen con Estados Unidos.

El Presidente Daniel Ortega admitió al mismo tiempo que hay diferencias con el Gobierno de Estados Unidos, que se expresan en las reuniones de jefes de estado, pero agregó que Nicaragua quiere relaciones de respeto mutuo entre Washington y Managua.

“Hay que entender este paso del envío de ese barco como un gesto del gobierno del Presidente Obama de dar una señal positiva y de respeto hacia Nicaragua. Así hay que valorarlo”, sostuvo. Anunció que delegó al Vice Presidente Omar Hallesleven para que encabece la delegación nicaragüense que estará en ese buque-hospital y darle la bienvenida.

“Este es el fruto de las batallas de Diriangén, de Andrés Castro, de Zeledón, de Sandino; y de Sandino librando la batalla desde el 19 de julio de 1979 hasta la fecha, estos son los resultados”, proclamó.