jueves, 28 de mayo de 2015

Panamá: campaña por la libertad de patriota puertorriqueño Oscar Lópz Rivera

Por Olmedo Beluche | KaosenlaRed

El 29 de mayo de 2015 cumple 34 años de estar en una prisión norteamericana, Oscar López Rivera, quien nació el 6 de enero de 1943, en San Sebastián, Puerto Rico. Ha cumplido 72 años de edad en la cárcel, en la que desde 1981 cumpliendo una condena, primero de 55 años, que luego fue aumentada a 70, supuestamente por intento de fuga estando en prisión.

Lo acusaron de  “conspiración” y razones ideológicas, debido a que pertenecía a las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN). Cuando lo detuvieron se declaró para sí la condición de “prisionero de guerra”, tal como lo indica el Protocolo I de la Convención de Ginebra de 1949. Sobre este caso se han pronunciado muchas personalidades, como el jurista Baltazar Garzón, quien  ha criticado la condena dictada a Oscar López Rivera, por ser “absolutamente desproporcionada”.

El caso del puertorriqueño Oscar López Rivera, tiene similitudes históricas entre Panamá y Puerto Rico: ambos pueblos nacieron con una espada de Damocles en sus entrañas, un enclave colonial que les ha costado muchos muertos e intensas luchas generacionales por el derecho a ser países independientes y soberanos.

Oscar López Rivera está en una cárcel por luchar contra la colonización de Puerto Rico y su independencia total. Tal como lucharon las generaciones de jóvenes que dieron su vida y su sangre por ver la bandera panameña flamear en la antigua Zona del Canal.

Los tribunales de justicia en Estados Unidos actúan con una doble moral. Por un lado, detienen a patriotas que lucha por la soberanía y autodeterminación de sus pueblos  y por otro, ignoran, y miran para otro lado en los casos donde sus connacionales o socios son acusados de cometer delitos en otros países. 

Recordamos el magnicidio frustrado que intentó Luis Clemente Faustino Posada Carriles, acusado y detenido por intentar explotar el Paraninfo Universitario en el año 2000, lugar donde se presentaría el presidente de Cuba, Fidel Castro. Gracias a las acciones, la presión popular y legal, este Terrorista Internacional confeso fue encarcelado en nuestro país, sin embargo, fue amnistiado por la expresidenta panameña Mireya Moscoso, quien al sigilo de una madrugada y contra todo acto legal, lo entregó a Estados Unidos.

No hubo consideración con  el pueblo panameño que estuvo presente en el magno auditorio de la Universidad de Panamá y la tragedia que pudo ocurrir.  Le  regalaron la libertad a Posada Carriles y hoy anda libre por las calles de Miami, burlándose de la justicia, a pesar de las graves acusaciones que pesan sobre él.

En este  siglo XXI no debe haber un solo territorio colonial en América Latina, por ello, las organizaciones sindicales, populares, juveniles, gremios y expresiones diversas de solidaridad como firmantes, nos hacemos eco de la Resolución final de la Cumbre de los Pueblos y  nos solidarizamos con la lucha por la independencia total de Puerto Rico, y por ende la liberación de Oscar López Rivera  y su  retorno inmediato a su patria.

¡Por la Independencia Total de Puerto Rico, libertad para Oscar López Rivera!