sábado, 23 de mayo de 2015

Nicaragua: Presidente Ortega reitera su rechazo a la colonización

CCC
Por Radio La Primerísima

El Presidente Daniel Ortega expresó la necesidad de seguir luchando para cumplir con el mandato de Naciones Unidas para ponerle fin a lo que es la situación de Colonización de Territorios que está todavía están sometidos.

Ortega se reunió la noche del jueves con los miembros del Comité Especial de Descolonización de la ONU que participaron en el Seminario del Caribe del III Decenio Internacional para la Erradicación del Colonialismo, que concluyó sus sesiones en Managua.

Palabras del Comandante Ortega

En estos días hemos conmemorado aquí en Nuestramérica el 120 Aniversario del nacimiento de Sandino, el 18 de Mayo y, la caída en combate de Martí, el 19 de Mayo. O sea, Sandino nace el 18, como para tomar la bandera de Martí que cae al día siguiente.

Estaba ojeando ahí las relatorías de los días en que han estado trabajando aquí por Nicaragua, y claro que la tarea que ustedes tienen es una tarea muy difícil; pero como dice el Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon en su mensaje, esa es la misión y los retos que tiene el Comité..

Aquí mismo nos encontramos pobladores de este planeta que venimos de los más distintos puntos, pero la realidad es que estamos divididos... ¡nos dividieron! Eso no fue una decisión soberana de la población del planeta, sino que fueron otros factores que todos conocemos los que fueron trazando las fronteras, y los que fueron instalando Imperios; y luego los Imperios lógicamente expandiéndose.

Y ahora, en esta nueva etapa que vive la humanidad en la lucha por la descolonización del planeta, yo no soy amigo de las fronteras, quisiéramos un planeta sin fronteras. Ese es el planeta ideal, y no podemos renunciar a ese planeta ideal.

El día que desaparezcan las fronteras, entonces sí vamos a tener paz, seguridad, estabilidad, justicia y democracia en el mundo. Pero el compromiso es seguir luchando para cumplir con el mandato de Naciones Unidas desde este Comité, para ponerle fin a lo que es la situación de colonización de territorios que están todavía sometidos.

¿Y cómo lograr que la potencia que domina el territorio pueda aceptar, admitir, que tiene que promover la descolonización de este erritorio? Bueno, los hechos han demostrado que sí es posible. Las circunstancias, la lucha de los pueblos ha llevado finalmente a que las potencias se comprometan también en estos procesos de descolonización... ¿Cuánto costó la lucha de la India? Y al final se logró.

Yo tuve la oportunidad, en el año 1980, de estar presente en el momento de la independencia de Zimbabwe. Me costaba entenderlo, tuve que preguntar mucho, porque venía de una Revolución que había cambiado radicalmente las bases del poder en Nicaragua... el poder militar, el poder económico, el poder político, la dominación de los Estados Unidos.

Nosotros nos sentíamos librando la lucha como una colonia, una neocolonia de los Estados Unidos, y cuando llego a Zimbabwe y estamos en el estadio donde se celebró la ceremonia y, en el centro observo que están formadas las tropas del ejército y me costaba entender que el Jefe del Ejército seguía siendo un rodesiano, y que detrás de él estaba un pelotón de rodesianos, y luego venía un pelotón de zimbabuenses... Un pelotón de ZANU, y otro pelotón de ZAPU, que eran las dos principales fuerzas revolucionarias guerrilleras de Zimbabwe, que se habían estado enfrentando al Ejército rodesiano.

Para mí aquello era algo realmente surrealista...  una tropa de blancos rodesianos al frente, y dos pelotones más de negros de Zimbabwe, de los Shona y de los Ndebeles, dos pueblos Shona y Ndebele allí formados militarmente, bajo el mando de un general rodesiano.

Y luego el Estadio reventando con aquella multitud de Shonas y Ndebeles, y arrearon la bandera británica e izaron la bandera de Zimbabwe, y allí estaba el Príncipe Carlos que antes había desfilado muy elegantemente alrededor del Estadio acompañado de una caballería; y estaba el Presidente Mugabe. Me costaba entender en ese momento... ¿adónde irá a parar esto? Y se logró. Claro, después de mucha lucha, después de muchas muertes, ¡finalmente se logró!

Y hemos sido testigos todos nosotros de lo que ha sido esa lucha gloriosa de África del Sur, el pueblo de Mandela; otra lucha que parecía difícil que se alcanzara allí una victoria de ese pueblo.

Por eso pienso que, a pesar de los diferentes puntos de vista que puedan existir aquí en este Comité, entre quienes representan a los territorios ocupados, y quienes re-presentan a las Potencias ocupantes, la Historia nos dice que tiene que haber una solución, y que el resultado tiene que ser como manda Naciones Unidas, ¡la descolonización!

Yo entiendo que este Comité de Descolonización está especializado en el tema de la Descolonización de los Territorios ocupados, y son 17 Territorios. Esto para ilustración de nuestro pueblo... Anguila, Bermudas, Gibraltar, Islas Caimán, Islas Vírgenes Británicas, Islas Malvinas, Montserrat, Santa Elena, Pitcairn que están bajo el Reino Unido; Guam, Islas Vírgenes, Samoa Americana bajo Estados Unidos; Nueva Caledonia y Polinesia Francesa bajo Francia; Sahara Occidental, bajo Marruecos y España; Tokelau bajo Nueva Zelandia.

Allí están las partes y contrapartes. Yo tengo la confianza y la seguridad de que  se va a poder avanzar, que se va a poder cumplir con estos objetivos, y donde el Principio es buscar la forma, e implementar los pasos luego, que vayan dando los resultados que este Comité tiene con la comunidad mundial a través de Naciones Unidas.

O sea, yo entiendo que este ya no es un problema de que quién se queda con el territorio, sino que, cómo se hace para cumplir lo que manda Naciones Unidas sobre el tema de descolonización donde están señalados estos 17 Territorios.

Recordaba en su carta el Secretario Ban Ki-moon que, para los años después de la guerra, después del 45, había 750 millones de habitantes que estaban bajo un régimen colonial. 70 años después, ahora en el año 2015, son 17 Territorios, con una población que anda arriba del millón y medio de habitantes, redondeada por 2 millones. Lo que significa que se han logrado grandes avances. ¿Que ha costado mucho? ¡Claro que ha costado mucho! Pero al final se ha logrado avanzar, que es lo importante.

Luego tenemos una situación muy particular que es la de Puerto Rico, que está también ante este Comité. Y Puerto Rico se dice que es un Estado, ya no es un territorio sino un Estado, pero es un Estado que está sometido a los Estados Unidos de Norteamérica.  Le llaman Estado Libre Asociado, pero los ciudadanos de Puerto Rico no gozan de los mismos derechos que los norteamericanos.

Yo le decía al Presidente Obama en la reunión que tuvimos en Panamá... en la Cumbre de las Américas tuvimos un encuentro de los Presidentes del SICA con  el Presidente Obama, y empecé diciéndole que recordara que cuando nos habíamos reunido con él en Trinidad y Tobago, yo le había dicho: aquí faltan Cuba, y Puerto Rico. Bueno, ahora ya está Cuba aquí, le dije al Presidente Obama, ¡falta Puerto Rico!

Y le hacía la siguiente reflexión: Si usted, hubiese nacido como nació, en Hawai... Hawai no pasó de la noche a la mañana a ser Estado de los Estados Unidos; y si Hawai no hubiese pasado a ser Estado de los Estados Unidos, usted no sería Presidente de los Estados Unidos.

Que es lo que pasa con Puerto Rico, o sea, un ciudadano de Puerto Rico no tiene derecho a aspirar a la Presidencia de los Estados Unidos, aparte de todos los derechos que tienen limitados. Pero al final de cuentas, el tema de Puerto Rico es un tema que lo asume América Latina y el Caribe, porque los Estados Unidos no lo quiere. Eso está más que demostrado.

Y Puerto Rico tiene su identidad, anda por los 4 millones, esa es la población de Puerto Rico, y allá en los Estados Unidos la población de Puerto Rico anda arriba de los 6 millones. Hay tantos puertorriqueños... Yo he conocido puertorriqueñ@s allá en los Estados Unidos en ciudades norteamericanas, ¡son 100% caribeñ@s y latinoamerican@s! Aunque tengan años de vivir en los Estados Unidos, no pierden su Identidad, no pierden su cultura, no pierden sus Valores.

Y en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños hemos asumido el compromiso de acompañar la batalla que se da en Naciones Unidas a través de este Comité, para que Puerto Rico sea una nación libre, independiente, y soberana.

Estos son tiempos difíciles, como decía el Padre D´Escoto cuando habló con ustedes, cómo los ciclos de expansión, de ocupación se siguen repitiendo, y al final de cuentas son nuevas formas de colonialismo.

¿Quién le da el derecho a la Unión Europea y a los Estados Unidos de ir a destruir Siria, de ir a destruir Libia, de ir a provocar la inestabilidad en toda esa región del Magreb, de ir a provocar el caos allí? ¿Y quién les da el derecho de ir a ocupar Irak, como lo hicieron en su momento? ¿Qué resolvieron? Allí sigue la guerra.

Y aquellos que ellos entrenaron y armaron, son los mismos que les volaron las torres de Nueva York, pero antes los armaron, los entrenaron, los convirtieron en expertos terroristas, para desestabilizar y botar gobiernos en toda la región.

¿Y qué hicieron? Lo que hicieron con todo esto fue destruir a estos países, romper la estabilidad que había en toda la región, y que por lo tanto también, una estabilidad que se sumaba a la estabilidad global, afectándose ellos mismos.

Claro, Estados Unidos está bastante lejos de las costas de África, por eso quizás se le hace tan fácil mandar sus expediciones hacia esas tierras; y ahí están los europeos recibiendo las oleadas de inmigrantes desesperados, de las zonas donde fueron destruidos, desestabilizados esos pueblos, esas naciones.

Ahora, el problema ya no es cómo buscar la estabilidad de las zonas que ellos mismos destruyeron y desestabilizaron. Les importa poco la suerte de esos pueblos. Ahora la preocupación es cómo hacemos, dicen, para detener a los migrantes que están moviéndose hacia tierras continentales en Europa, bueno, y están sacando ahí unas resoluciones peligrosas.

Están promoviendo soluciones peligrosas, que podrían llevar eventualmente a que ya se conviertan en enemigos, acabar, a liquidar a esos migrantes que quieren moverse hacia suelo europeo. Cuando lo que debían de hacer es buscar cómo cambiar radicalmente su política, y promover la estabilidad en la zona que ellos desestabilizaron. Dejar de seguir armando, como continúan armando y entrenando a los terroristas. Que es el único camino para que se pueda ir deteniendo ese oleaje permanente de migrantes de África hacia el continente Europeo.

En medio de tantos desafíos para la paz, para la estabilidad en el mundo, ustedes tienen el desafío de contribuir a que estos territorios alcancen lo que son sus derechos, tal y como lo mandata Naciones Unidas.

Y como decía el compañero Javier, que preside este Comité, hermano ecuatoriano, ahí está la revolución ciudadana allá en Ecuador, el compañero Rafael Correa dando la batalla; y claro, estamos comprometidos en esta lucha. Y nuestro hermano Javier ya nos hablaba de lo que significa el reto que tienen.

Ustedes han tenido la oportunidad de debatir aquí en Nicaragua, y nos sentimos honrados que este Comité de Descolonización haya sesionado por primera vez aquí en Nicaragua, y esto lo sentimos como un reconocimiento a la lucha que ha librado el pueblo nicaragüense.

Porque ustedes saben, nosotros tuvimos dos potencias coloniales ocupando el país: Inglaterra y España, y ambas enfrentándose para buscar el control total del país; luego, llegaron los Estados Unidos, que realmente fue una política muy clara de neocolonialismo, que derivaba de la política Monroe.

Hasta que finalmente logramos nosotros aquí avanzar en esta lucha, y es lo que nos da la oportunidad de poder recibirlos a ustedes aquí en Nicaragua. Porque la lucha que ha librado y libra el pueblo nicaragüense, bajo el pensamiento de Sandino, es una lucha que está totalmente comprometida con estos desafíos que ustedes tienen.
Y yo les deseo a todos ustedes, ¡mucha paciencia! Porque este es un Comité Negociador, hay un objetivo claro, y el objetivo no se puede negociar. Lo que se negocia es cómo alcanzarlo, cómo llegar al objetivo.

Yo recuerdo cuando estábamos nosotr@s en la segunda guerra... tuvimos una primera guerra contra Somoza, después la segunda guerra contra los Estados Unidos cuando nos lanzó la guerra el Presidente Reagan, y después de años y años de guerra, aquí no quedaba más que dialogar para alcanzar la paz.

Para nosotros era difícil sentarnos a dialogar, igualmente para nuestros adversarios era difícil sentarse a dialogar; el Presidente Reagan no quería que dialogáramos porque quería una victoria militar en Nicaragua, y presionaba a los Presidentes Centroamericanos para que no dialogaran con Nicaragua. 

Al final de cuenta, los Presidentes Centroamericanos tomaron conciencia que este conflicto en Nicaragua, y el conflicto en El Salvador y en Guatemala finalmente nos iba a hundir a todos, y no había más que dialogar, desafiando la prohibición del Presidente Reagan... Bueno, aprendimos a dialogar, y finalmente alcanzamos la Paz. Le pusimos fin a la guerra.

Y ustedes están siendo testigos de este hecho histórico que se está realizando en Colombia en estos momentos, y finalmente se está avanzando allí hacia la Paz. Y toda América Latina y el Caribe les hemos dado el respaldo al Presidente Santos y a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, en este proceso de paz.

Como les decía, y si grandes retos, retos inmensos como era el de la India, como era el de África del Sur, como era el de Zimbabwe, y otros países donde corría la sangre, donde había guerras todos los días, finalmente se logró dialogar, negociar, ¡para cumplir con el objetivo, sí!

Y aquí ustedes tienen un compromiso, tienen un objetivo; o sea, el compromiso está, para alcanzar ese objetivo que es  un mandato de Naciones Unidas. Y ahora les corresponde a ustedes en estas Mesas, donde hay criterios encontrados lógicamente, trabajar, y continuar trabajando como lo han hecho aquí en Nicaragua, para avanzar hasta cumplir su misión.

Y yo les digo, bienvenid@s a Nicaragua, queridos hermanos, es una meta que ustedes tienen en todos lados del Planeta y, les deseamos la mejor de la suerte en la misión que tienen de aportarle más seguridad al planeta que tanto lo necesita.

El compañero Oscar León nos recordaba que, en la CELAC hemos declarado a América Latina y el Caribe como una zona de Paz, en momentos en que tenemos otras regiones donde había estabilidad, como hablábamos antes, que se han desestabilizado, bueno, por otro lado, aquí en América Latina estamos logrando avanzar.

Y en esta lucha que hemos librado en los últimos tiempos en América Latina, pueblos como el pueblo de Cuba con Fidel, y con Raúl ahora a la cabeza, como el pueblo de Venezuela con el Comandante Hugo Chávez, y ahora con Nicolás a la cabeza, nuestro hermano Rafael allá en Ecuador, Evo en Bolivia, y el impulso que le dio desde Brasil nuestro hermano Lula, Kirchner y Cristina desde Argentina, Tabaré y Mujica allá en Uruguay, Bachelet allá en Chile

En general, todos los líderes latinoamericanos, independientemente de posiciones diferentes, en el campo ideológico, político, han sido determinantes para lograr esta Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Y esto es una buena plataforma, indiscutiblemente, para poder apoyar compromisos de Naciones Unidas, como este que tiene con el Comité Especial de Descolonización.

Como les decía, en las resoluciones de la CELAC ahí aparece el Comité Especial de Descolonización de Naciones Unidas, referido al tema de Puerto Rico, y esta es una Fuerza Latinoamericana-Caribeña con la cual ustedes cuentan para lograr cumplir con el mandato de Naciones Unidas.

Quería referirme, finalmente, al prisionero político más antiguo de América Latina y el Caribe, el compañero Oscar López, que sigue detenido allá en los Estados Unidos. Un patriota puertorriqueño cuya libertad reclamamos y demandamos también en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Esperamos que esta lucha en favor de la libertad de Oscar López, sea una Lucha que se vuelva una realidad para su pueblo, y su familia, como tenemos la convicción, la certeza, que Puerto Rico será libre; porque el pueblo de Puerto Rico es un pueblo que así lo decidió ya.