domingo, 17 de mayo de 2015

Nicaragua: Hidroeléctrica Tumarín estará lista en 2018

Por Radio La Primerísima | ACAN-EFE

La primera planta de una nueva central hidroeléctrica de Nicaragua, que generará 253 megavatios, la mitad de la electricidad que actualmente consume el país, comenzará a funcionar en 2018, informó este su constructora.

"Estamos seguros que Tumarín es una realidad y esperamos en el 2018 tener la primera máquina generando" (energía), dijo a periodistas el representante de Eletrobas, Valter Cardeal, tras reunirse con autoridades nicaragüenses, en Managua.

La planta será construida por la empresa Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua (CHN), creada por la estatal brasileña Eletrobras y el conglomerado privado brasileño Queiroz Galvo.

El ejecutivo indicó que la hidroeléctrica Tumarín comenzará a funcionar en su totalidad en el 2019, de acuerdo con los planes.

Explicó que en la actualidad trabajan en búsqueda de financiación para el proyecto, está valorado en 1,100 millones de dólares.

La construcción de Tumarín, que será la obra de ingeniería más grande que se ha hecho en Nicaragua, arrancará a finales de 2015 o inicios de 2016 con 5 años de retraso, de acuerdo con los planes iniciales.

El Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), principal entidad de fomento del Gobierno de Brasil, concedió a Nicaragua un préstamo por 342 millones de dólares para la construcción de Tumarín.

También financia la obra el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) con 252 millones de dólares, y por ahora se gestiona la participación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial.

No obstante, Eletrobras y su socio en el proyecto, Queiroz Galvo, están dispuestos a invertir el resto del coste de la obra, con lo que quedaría financiada totalmente, de acuerdo con los planes originales

Tumarín, cuya represa estará ubicada en el municipio de La Cruz de Río Grande, a 470 kilómetros al noreste de Managua, en la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS), generará 5,000 empleos directos durante su construcción.

El presidente ejecutivo de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel) de Nicaragua, Salvador Mansell, dijo que las firmas brasileñas han invertido unos 70 millones de dólares en obras menores.

Actualmente, la mitad de la energía que consume Nicaragua es de fuentes térmicas, generada con derivados del petróleo, y con ese proyecto hidroeléctrico la energía renovable, más limpia y más barata, supondrá más de la mitad de lo que demanda el país.