domingo, 24 de mayo de 2015

Honduras: Nuevo atentado contra luchadora indígena Tolupana

Por Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en Honduras

La Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en Honduras condena enérgicamente un nuevo atentado contra la vida de la compañera defensora Vilma Consuelo Soto, a quien le fue tiroteada su casa de habitación el día viernes 22 de mayo recién pasado.

Consuelo Soto es una luchadora indígena de la tribu Tolupana de San Francisco Campo, en el sector Locomapa, Yoro, y desde el 2013 ha venido sufriendo una serie de actos de persecución e intimidaciones.

Sobrevivió al episodio violento en el que sicarios asesinaron a dos compañeros y una compañera en su misma tribu, situación por la que junto a dos familias más tuvieron que salir de su territorio y al que desafiando el asedio que no termina, decidieron regresar, en febrero de 2014.

Consuelo a su retorno se reincorporó a la lucha para que de su territorio salgan las empresas que talan bosques y explotan minerales, así como al trabajo organizativo que desde el Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia, MADJ, del que ella es parte, se emprende, para que a través de acciones de reconocimiento territorial y demandas judiciales y otras acciones comunitarias se respete el título ancestral que les reconoce como los guardianes de su territorio indígena que siempre han sido.

El 4 de abril de 2015 asesinaron al esposo de Consuelo Soto, el compañero Luis Macías, un hombre luchador como Consuelo con quien criaba a cuatro de sus nietos y nietas, con quien caminaba los caminos del trabajo organizativo y liberador en Locomapa. A pesar del dolor, Consuelo Soto, valiente como es, decidió permanecer en su comunidad, seguir la vida que el viernes, una vez más intentaron truncarle.

Los sicarios, se asegura, son los mismos en cada incidente, la Policía lo sabe, las instancias que deberían impartir justicia han sido notificadas en diferentes denuncias y demandas.

De nada sirven las medidas cautelares de que goza Consuelo otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), porque el argumento de no tener recursos asignados para investigar y reubicarla fueron los mismos, no solo de la Policía en Yoro, sino de la misma Coordinación de Derechos Humanos de la Secretaría de Justicia, supuestos garantes de esas medidas cautelares.

Exigimos al gobierno de Honduras que se investigue y sancione con debida diligencia a los responsables de estos actos y hacemos del conocimiento de la comunidad nacional e internacional que:

La Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en Honduras reconoce orgullosamente a Consuelo Soto como una miembra más de nuestra organización, al mismo tiempo que estrecha lazos solidarios con el Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia del que Consuelo es parte.

Juntos construimos y articulamos agenda porque esta lucha contra el colonialismo patriarcal nos une en los espacios articulados, como la Plataforma de Movimientos Sociales y Populares en Honduras, PMSH, con la claridad de que solo la propuesta unificada en consensos podrá adversar la voracidad de este sistema de muerte y despojo.

Celebramos la fuerza de Consuelo Soto, desde la admiración que le guardamos reiteramos nuestro compromiso por redoblar la denuncia y contribuir desde allí para que se respete su derecho a defender Derechos, el más fundamental, el derecho a vivir en paz y dignidad.

Porque la sabiduría de nuestras ancestras la vemos en el rostro y las manos laboriosas de Consuelo Soto defendemos el derecho a defender.