miércoles, 20 de mayo de 2015

Guatemala 20M: Organizaciones indígenas pedirán renuncia de binomio presidencial en marcha pacífica

Foto Marcha CNOC 2013
Por Simón Antonio | FGER | Prensa Comunitaria

Este miércoles 20 de mayo, las organizaciones Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas, CNOC, el Comité de Desarrollo Campesino, CODECA, el Sindicato de Empleados del Hospital San Juan de Dios y la Unión Verapecense de Organizaciones Campesinas, UVOC, convocaron a una marcha pacífica que tendrá cinco puntos de salida.

"En total estamos calculando unas 60 mil personas repartido en las cinco columnas que entraran en la ciudad de Guatemala, inclusive ya hay personas que ya están aquí", indicó Aníbal Flores del Sindicato de Trabajadores del Hospital San Juan de Dios.

Esta marcha también participaran estudiantes de la Universidad de San Carlos de Guatemala, la Resistencia La Puya y la Resistencia de San Pedro Ayampuc. "Exigimos la renuncia del presidente Otto Pérez Molina y el vicepresidente Alejandro Maldonado, y que se detenga el proceso electoral para instalar una Asamblea Nacional Constituyente que sea plurinacional e incluyente, y que haya una refundación política del Estado que beneficie a los pueblos en especial a los campesinos que es un sector más vulnerado" apuntó Flores.

Se aprovechará esta marcha para exigir el respeto y la libertad de los defensores de derechos humanos detenidos como Mauro Bay, Blanca Ajtun, Mariano Carrillo y Rigoberto Juárez, aseguró Miguel Ixcan, representante de la CNOC .

Durante una conferencia de prensa brindada este martes, las organizaciones convocantes dijeron que "en los últimos gobiernos, y con mayor auge durante este gobierno militar, las industrias extractivas de monocultivos, mineras, petroleras e hidroeléctricas, han invadido y saqueado impunemente los territorios de los pueblos. Y lo han hecho con el consentimiento de los gobiernos de turno, quienes han encubierto el despojo, la negociación y expropiación manipulada, devastadora y aterradora. 

Tanto el desfalco como la criminalización a los dirigentes es responsabilidad del Estado y ha sido la respuesta a las denuncias que han venido haciendo las organizaciones sociales, y la respuesta ha sido asesinarlos, perseguirlos, encarcelarlos, como el caso de Rigoberto Juárez Mateo y Mauro Vay".

Estas organizaciones campesinas manifestaron su indignación ante el saqueo de los recursos naturales, su solidaridad con la población estudiantil y urbana que ha salido a las calles a manifestar, exigiendo al Estado la renuncia de sus mandatarios, así como la devolución del dinero robado y la libertad de los presos políticos.