martes, 5 de mayo de 2015

Ecologistas exigen responsables por daño ambiental en el Pacífico de Costa Rica

Bloque Verde
Por FECON

Ante el polémico hundimiento de una barcaza de FERTICA con toneladas de nitrato de amonio en el Golfo de Nicoya, ecologistas denuncian esta tragedia como consecuencia del abuso de agroquímicos en Costa Rica, siendo uno de los países que presenta los mayores índices en la región, incluso la FAO en 2010 lo colocó en primer lugar en el mundo.

¿Qué se derramó en el Golgo de Nicoya? El nitrato de amonio es parte los paquetes tecnológicos que utiliza la agroindustria para la producción a gran escala. Los estudios sistemáticos del Instituto Regional de Estudios en Sustancias Tóxicas (IRET) y estadísticas globales demuestran que el uso y abuso de venenos agrícolas ha aumentado significativamente en Costa Rica, sin haber aumentado las áreas agrícolas en el país.

Sobre el evento opina el catedrático de la Escuela de Biología de la UCR, Jorge Lobo: "el gran problema aquí será el efecto a largo plazo. Tal liberación de nitrato de amonio va a aumentar el problema de eutroficación, o exceso de nitratos, lo que favorece el crecimiento de algas y por tanto la disminución de oxígeno disuelto provocando la muerte de peces y otros animales acuáticos”. 

Por otro lado el abogado ambientalista Álvaro Sagot opinó que: "bajo el principio de que quien contamina paga y el criterio de responsabilidad objetiva, no importa si fue por culpa o dolo, junto con las medidas de mitigación urgentes, se deben iniciar los procedimientos sancionatorios contra la empresa que genera la peligrosa contaminación marina en el Pacífico". 

Consumo de fertilizantes y pérdida de divisas. Según datos del Banco Mundial estamos en los primeros lugares del mundo de mayor de consumo de fertilizantes superando 5 veces el promedio mundial, nuestro tiene un rango de consumo de 705 kg mientras el rango mundial ronda los 141 kg por hectárea de tierra cultivable, lo cual nos coloca por encima de cientos de países y regiones, según esta estadística del Banco Mundial que mide la cantidad de elementos nutritivos de las plantas por unidad de tierra cultivable. 

Datos de la FAO indican que en Costa Rica el consumo de fertilizantes químicos nitrogenados para el año 2012 fue: 82.570 toneladas (T) de nitrato de amonio, que es alrededor de 166 kilos de por hectárea agrícola 3,5 qq/ha/año, 89.369 T de urea, 11.748 T de sulfato de amonio y 1.666 T de nitrato de potasio. En general se usan en todos los cultivos agroindustriales como fuente de nitrógeno y en cantidades altas.

Además, la importación de insecticidas, fungicidas y demás venenos está dentro de los principales 15 productos importados y generó en 2011 unos egresos al país por 136.6 millones de US$.  

Número uno en el mundo. La cantidad de agrotóxicos importados por Costa Rica ha aumentado 3,14 veces desde 1977. Sólo en plaguicidas importó 184.817 toneladas de ingrediente activo (el compuesto químico que ejerce la acción plaguicida) entre 1977 al 2006. Según estadísticas de la FAO Costa Rica consumió, en 2010, 24,56 Kilogramos de ingrediente activo por hectárea al año ( i.a/ha/año), le sigue Colombia con 14,50 y China con 17,81. Según IRET, el consumo actual de plaguicidas es cercano a 18 Kg i.a/ha/año y dependiendo del cultivo, el consumo de fertilizantes puede ser de 1 a 4 toneladas /ha/año.

Comiendo veneno con restos de comida. Un estudio realizado en zonas hortícolas de Costa Rica demuestra que la horticultura es una de las actividades donde mayor abuso de plaguicidas se reportan. Por ejemplo, en banano donde la fumigación es excesiva se utilizan en promedio 40 Kg de ingrediente activo por hectárea al año, mientras que en cultivos como la papa o tomate se han registrado cantidades de hasta 160 kg de ingrediente activo por hectárea al año. 

Agroquímicos = agrotóxicos = veneno. Veneno es la mejor palabra que puede describir a los plaguicidas y otras sustancias de origen sintético utilizados en la agroindustria. Ampliamente asociados a múltiples problemas a la salud, como: cáncer, deformaciones en fetos, problemas de aprendizaje, alergias, intoxicaciones agudas y por tanto la muerte. Responsables también de contaminación de cuencas, hoy  hasta son responsables de muerte en el mar.

El presidente de FECON Mauricio Álvarez concluyo: “Este lamentable accidente debe servir para tomar conciencia de la urgencia de superar la era de los agrotóxicos y la mega agroindustria, y apuntar seriamente a recuperar nuestra soberanía alimentaria y gestión justa y sostenible de las tierras cultivables. Las estadísticas y los hechos son contundentes, estamos forzando al país a llegar a un umbral de producción y contaminación, con un creciente daño ambiental que se vive a corto, mediano y largo plazo”.