lunes, 4 de mayo de 2015

Bajo hostigamiento del Estado hondureño radios comunitarias garífunas

Por C-Libre

La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) está hostigando al personal de las radios comunitarias garífunas desde hace unos dos meses, denunció la Coordinadora general de la Organización Fraternal Negra Hondureña (Ofraneh), Miriam Miranda.

Miranda habló con C-Libre el 29 de abril. "Estamos enfrentando una persecución por parte de Conatel. Están llegando a unas radios comunitarias, supuestamente a investigar si tienen licencias, frecuencias y otras cosas que les preguntan a los compañeros. Nosotros creemos que pretenden cerrarlas".

Según Miranda, las emisoras que sufren hostigamiento son: Radio Lamalali Bajama de Bajamar, en el departamento de Cortés; Radio Sugua de Sambo Creeck, en La Ceiba; Faluma Bimetú en Triunfo de la Cruz; ambas en el departamento de Atlántida; Radio Waruguma de Trujillo; Radio Lumalali Giriga de Santa Fé; Radio Brisas del Mar en la comunidad de Punta Piedra, de Iriona; Radio Durugubuti  y Radio Wagia de Limón, todas en el departamento de Colón.

La coordinadora de Ofraneh anunció que están en un proceso de denuncia ante las autoridades internacionales competentes porque esta es una violación a la libre expresión de las comunidades garífunas.

Todo esto, es parte de una política de criminalización de los medios de expresión propios que puedan disentir de lo que está planteándose a nivel oficial, denunció la coordinadora de Ofraneh.

"Nosotros como comunidad garífuna tenemos todo el derecho, tal como lo establece el Convenio 169 de la OIT, a establecer nuestros propios sistemas de comunicación e información propios, entonces no tenemos porqué sujetarnos y esperar que nos den frecuencias", planteó.

Además, la operación de las radios está amparada en la Declaración de las Naciones Unidas sobre el Derecho de los Pueblos Indígenas. Ambos instrumentos internacionales han sido ratificados por Honduras, señaló Miranda.

De igual forma, de las 8 sentencias contra el país, el único fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que menciona el tema de la libertad de expresión en Honduras  es el que condenó al Estado por violentar los derechos de Alfredo López, coordinador del proceso de Comunicación de Ofraneh, al haberle impedido comunicarse en garífuna mientras estuvo privado de libertad.

La Declaración Conjunta Sobre Diversidad en la Radiodifusión, de 2007-2008, de la Organización de Estados Americanos (OEA), cita que "la radiodifusión comunitaria debe estar expresamente reconocida en la ley como una forma diferenciada de medios de comunicación, debe beneficiarse de procedimientos equitativos y sencillos para la obtención de licencias", no debe tener que cumplir con requisitos tecnológicos severos  o de otra índole para la obtención de licencias y debe tener acceso a publicidad.

No obstante, el Estado de Honduras, a través de Conatel aprobó un Reglamento de Radios Comunitarias que limita su autonomía y restringe el derecho a comunicar y a expresarse libremente porque prohíbe que sus miembros manifiesten opiniones críticas a las políticas del actual gobierno.  Esta modificación fue hecha por la vía administrativa en el Poder Ejecutivo y provocó que se reformara la Ley Marco del Sector de las Telecomunicaciones aunque en este país de América Central, el encargado de reformar las leyes es el Poder Legislativo.