martes, 28 de abril de 2015

Reelección en Honduras y el Golpe de Estado 4.0

latribuna.hn
Por Ofraneh

Un nuevo Golpe de Estado ha sido perpetrado en Honduras, la república bananera por excelencia desde que el escritor estadounidense O’Henry acuñó el término en 1904, cuando habitaba en la ciudad de Trujillo, al inicio del auge bananero en Centroamérica.

A partir del año 2009, Honduras se ha convertido en un laboratorio político social, donde pretenden abolir el sistema republicano y fragmentar el estado-nación, dando inicio a nuevas formas de gobernanza a manos de empresas multinacionales e inversionistas extranjeros, los que a través de las ciudades modelo (ZEDE), impulsarán las neodictaduras del presente siglo.

En junio 28 de 2009, el Congreso Nacional y la Corte Suprema impulsaron un golpe de estado, a raíz de una consulta no vinculante promovida por el poder ejecutivo sobre la reelección en Honduras

Posterior al golpe del 2009, se suscitó el golpe a la Corte Constitucional (12-12-12), el asalto al Ministerio Público (1-9-13), y la modificación de la constitución para permitir la reelección (24-4-15), despejando de esta forma el camino para que el actual mandarín permanezca en el poder eternamente.

Al estilo de los golpes del siglo XXI, este fue perpetrado por un grupo de leguleyos que apoyando al Partido Nacional, declararon inconstitucional el Artículo 239 de la Constitución Nacional, derrumbando de esta forma los denominados artículos pétreos, los cuales fueron creados con la visión de salvaguardar la democracia y el sistema republicano. 

El ultraderechista venezolano Moises Naim en un artículo intitulado “La Receta” (julio de 2009), señala que la nueva estrategia para cocinar golpes se cimienta en los abogados, descartando a los millares que simplemente se limitan a cumplir las órdenes. Honduras ha demostrado ceñirse al manual de forma acuciosa, sentando un precedente que luego puede ser replicado en países con índices de pobreza y analfabetismo similares.

La profunda apatía del pueblo hondureño y la ausencia de reacciones, refleja la ignorancia en la que adrede ha sido sumida la población. A ese ingrediente se le añade la violencia estructural y el resultado es la tragedia en que se encuentra sumida Honduras.

Mientras en Guatemala -país con el que Honduras comparte muchas de sus tragedias- todo parece indicar que el pueblo aparentemente ha despertado, y con el apoyo de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) están logrando remover las mafias incrustadas en las estructuras de poder; Honduras se encamina hacia una dictadura permanente, condición promovida por un ex-mandatario señalado de corrupción incluso por las mismas agencias imperiales.

Ese cuento de hadas llamado JOHonduras con que la actual administración y las agencias de publicidad de Madison Avenue que asesoran al gobierno, venden a nuestro país a nivel internacional, no se lo creen ni los beneficiados por el partido Nacional, el que según ellos abandonarán el poder en cincuenta años, cuando terminen de subastar el territorio nacional y de saquear las arcas del estado.

El quinto golpe serán las elecciones que se efectuarán en el año 2017, en las que siguiendo las recomendaciones de J.J Rendon, especialista en derruir la democracia, los resultados no serán alterados pues los votos se compran de antemano. Ya existe la experiencia de las elecciones del 2013, cuando el crimen organizado participó a favor del actual partido en el gobierno arraigando la narcodemocracia en Honduras.

Por supuesto que el golpe a la Corte Constitucional en el 2012, selló el camino a la dictadura eterna del Partido Nacional. Esperemos que algún día el Sistema Interamericano de Justicia tome cartas en el asunto, y se deduzcan las responsabilidades sobre los hechos. Mientras tanto, miremos hasta donde les aguanta el maquillaje a los impostores y cuanto arriesga las fuerzas imperiales que ahora apuestan por la dictadura civil en Honduras. 

Un NO rotundo a la reelección

 Fuente: Ofraneh