viernes, 10 de abril de 2015

Panamá: Familiares de las víctimas de la invasión norteamerica exigen reparación moral y material

Por Mirada Crítica

Aprovechando la VII Cumbre de las Américas, los familiares de los caídos en la última invasión norteamericana a Panamá, entregaron al presidente venezolano, Nicolás Maduro, una carta abierta dirigida al presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

El mandatario, quien visitó el monumento de los caídos en el barrio El Chorrillo de esta capital panameña, se comprometió con el Comité de Familiares de los Caídos del 20 de diciembre de 1989, a entregar el documento a su homólogo. La carta recoge las demandas históricas en torno el caso.

A continuación el texto de la carta

Comité de Familiares de los Caídos del 20 de Diciembre de 1989
Carta Abierta al Presidente Barack Obama


visitó el monumento de los caídos en el Barrio El Chorrillo

Este contenido ha sido publicado originalmente por teleSUR bajo la siguiente dirección:
http://www.telesurtv.net/news/Maduro-se-compromete-a-entregar-carta-de-panamenos-a-Obama-20150410-0022.html. Si piensa hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y coloque un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. www.teleSURtv.net
isitó el monumento de los caídos en el Barrio El Chorrillo tr

Este contenido ha sido publicado originalmente por teleSUR bajo la siguiente dirección:
http://www.telesurtv.net/news/Maduro-se-compromete-a-entregar-carta-de-panamenos-a-Obama-20150410-0022.html. Si piensa hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y coloque un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. www.teleSURtv.netComité de Familiares de los Caídos del 20 de Diciembre de 1989Carta Abierta
Sr. Barack Obama
Presidente Estados Unidos de América

El Comité de Familiares de los Caídos del 20 de Diciembre de 1989 aprovecha su presencia en la VII Cumbre de las Américas para hacerle llegar directamente nuestras demandas históricas, dada su calidad de jefe de gobierno de Estados Unidos de América:

    Es un hecho público que el 20 de Diciembre de 1989 el gobierno de su país lanzó contra Panamá una invasión militar de graves consecuencias políticas, económicas y humanas. Sea cual sea la excusa utilizada entonces para tratar de justificar dicha acción, es evidente que constituyó un claro acto violatorio de la soberanía nacional panameña.

    En su momento, la invasión norteamericana contra Panamá de 1989, fue condenada por todos los organismos internacionales, incluyendo las Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos, entre otros, pues constituyó un atentado al derecho internacional.

    Lo más importante, desde el punto de vista de nuestro Comité, es que esa invasión tuvo un alto costo de vidas humanas, con centenares de muertos y miles de heridos, no solo de militares panameños que dignamente lucharon por defender a nuestra nación agredida, sino de centenares de civiles inocentes que cayeron víctimas de bombardeos indiscriminados en El Chorrillo y Colón, o de retenes donde  militares de Estados Unidos disparaban sin razones justificadas.

    A todo lo cual hay que agregar la pérdida de sus hogares por cerca de 20 mil habitantes de El Chorrillo, y otras áreas de la ciudad de Panamá afectadas por los bombardeos; y los cientos de millones de dólares en pérdidas materiales del sector público y privado panameño.

Por las razones expuestas, Sr. Presidente Obama, el Comité de Familiares de los Caídos del 20 de Diciembre de 1989, demanda de usted:

-    Que su gobierno realice un examen de conciencia frente a lo sucedido durante dicha invasión y pida disculpas históricas al pueblo panameño por los abusos cometidos y las violaciones a los derechos humanos cometidas por sus tropas, en particular a los familiares de los muertos de la invasión, civiles y militares.

-    Que la reparación moral que esas disculpas implicaría, debe ir acompañada con la debida reparación económica por las afectaciones producidas por su ejército y de las que nunca se hicieron responsables, en particular para el caso de quines perdieron sus familiares y sus hogares.