lunes, 27 de abril de 2015

Honduras: Esta Constitución tiene Sida

elnacional.com.do
Por Carlos H. Reyes | STIBYS

Para la mayoría del pueblo hondureño, que somos las personas desposeídas de los grandes medios de producción, la resolución de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia que, sin estar legitimada, declaró inaplicables varios artículos pétreos de la Constitución para hacer viable, como estrategia de fondo, la continuidad y profundización del modelo neoliberal, no debe ser nada extraño. Recordamos que “el Derecho es la voluntad de la clase dominante hecha ley”.

Lo anterior significa que la clase dominante, para imponer su voluntad, puede utilizar todos los resortes del Poder para crear, decretar, interpretar, reformar y derogar leyes a cualquier nivel, y esto siempre lo hace. Lo hizo cuando creó las Constituciones que históricamente hemos tenido, cuando las interpretó para dar golpes de Estado, incluyendo el de 2009, y lo hace hoy, cuando deroga varios artículos pétreos para darle otro golpe a su creatura.

¡Y qué adefesio! No es el Pueblo, el Soberano, el obligado a defender la Constitución, sino las Fuerzas Armadas y la  Sala Constitucional, pero ambas instituciones dijeron en 2009 que defendían la Constitución llamando al golpe de Estado sucesión constitucional. Hoy afirman igualmente que defienden la Carta Magna y vía interpretación declaran inaplicables varias normas que -dicen- colisionan con otras de igual rango.

Lo cierto es que la tarea de esas dos instituciones jerarquizadas es defender el estatus quo, y en este momento es urgente defender la continuidad y profundización del modelo neoliberal, no la Constitución. Por tanto, afirmamos, que esa Constitución de 1982 está indefensa, tiene Sida.

Si queremos una Honduras con institucionalidad, se necesita un verdadero pacto social, político, económico y cultural plasmado en una nueva Constitución para refundar el Estado, como medio para instalarnos en el siglo XXI. No podemos seguir así. Esa anarquía es la misma que denunció Morazán antes de ser fusilado, es la misma que históricamente ha impedido salir del atraso y la dependencia a Honduras. Mientras no cambiemos eso y sigamos como el avestruz, seguiremos en el mismo agujero.

No olvidemos que el golpe de Estado de 2009, la militarización de la sociedad con bases militares y marines yanquis para “defender los derechos humanos y combatir el narcotráfico”, así como la profundización del modelo neoliberal, la necesidad del continuismo del régimen sucesor del golpe de Estado y la resolución de la Corte, son un solo “combo” con todos los elementos ligados.

Por ello, el imperativo no sólo es derrotar el instrumento que a partir del golpe de Estado se presta para darle vigencia a ese “combo”, sino derrotar a la clase dominante aliada al imperio, heredera de quienes fusilaron a Morazán, para quienes la Constitución es pura babosada.

EL CAMINO DE MAYO ES LA VICTORIA. ¡VIVA EL 1 DE MAYO!