martes, 31 de marzo de 2015

Más escrituras de propiedad para mujeres en El Salvador

Por Rigoberto Palma | Verdad Digital

Para el año 2009, de un total de 152,947 escrituras de propiedad de tierras con vocación agrícola, los hombres poseían el 82% y las mujeres el 18%. Del todas las escrituras, solo 40,000 habían sido entregadas durante los  cuatro gobiernos de ARENA. Las demás se adjudicaron en los gobiernos anteriores.

En el primer gobierno del FMLN se amplió la entrega de escrituras y la participación de las mujeres en el acceso a las tierras. Entre junio de 2009 y junio de 2014 se entregaron alrededor de 43,000, es decir, 3,000 más que las entregadas en los 20 años de gobiernos de ARENA, y las mujeres recibieron el 30% del total. La tendencia comenzó a variar, pues antes las mujeres solo tenían el 18%.

Durante el gobierno dirigido por Salvador Sánchez Cerén se han entregado 4,540 escrituras, el 53% a mujeres y el 47% a hombres. Estamos ante un cambio de tendencia muy drástico y muy justo, pues las mujeres son el 53% de la población del país. Se puede decir que el actual gobierno del FMLN está logrando total equidad en la entrega de escrituras de propiedad.

En la medida en que las mujeres tengan más acceso a las tierras irán recibiendo más crédito y apoyo técnico para la producción.  Actualmente las dos principales instituciones financieras que le prestan al agro, el BFA y BANDESAL, solo canalizan el 18% de sus créditos hacia las mujeres, pues la mayoría de ellas carecen de tierras y se dedican a labores comunitarias y del hogar que no les generan ingresos monetarios.

El acceso a la tierra y al crédito les permitirá a las mujeres del campo elevar sus ingresos, mejorar sus condiciones de vida y eliminar, o al menos reducir, su dependencia de los hombres. Para la población del área rural en general, el aumento del empleo femenino fuera del hogar significará más producción e ingresos, más acceso a los bienes y servicios esenciales y menos pobreza.

Hay que felicitar al gobierno, principalmente al ISTA, por profundizar el giro iniciado por el gobierno anterior en la adjudicación de escrituras de propiedad en favor de las mujeres.