viernes, 6 de marzo de 2015

Honduras: La Red de Radios comunitarias Garífunas reafirma su rol en la defensa de la cultura y territorio

Por Ofraneh

En la comunidad Garífuna de Giriga (Santa Fe, Colón), el pasado 20 y 21 de febrero se reunieron representantes de nueve radio comunitarias integradas en la Red de Radios Comunitarias Garifunas "Hamalali Garinagu", con el propósito de analizar el trabajo que vienen realizando, además de la grave crisis por la cual atraviesa Honduras y las consecuencias que representa la actual crisis para nuestro pueblo.

Las comunidades Garífunas más allá del conocido problema del éxodo masivo de menores de edad y jóvenes que se suscitó el año pasado, vienen enfrentando una acelerada desterritorialización promovida por empresarios turísticos, empresas extractivas y en la última década la apropiación por parte del crimen organizado de la costa norte de Honduras.

Una de las funciones primordiales de las radios es el aglutinamiento y fortalecimiento cultural, ante la estrategia de homogeneización cultural promovida por el Estado de Honduras a través de los medios de comunicación masivos. Al mismo tiempo que han servido de baluarte en la defensa del territorio Garífuna.

La Red de Radios Comunitarias Garífunas "Hamalali Garinagu" ha venido surgiendo en las últimas dos décadas con el apoyo de la OFRANEH, no obstante las radios son netamente comunitarias y responden el mandato del pueblo sin injerencias exógena alguna. 

A raíz del golpe de estado del año 2009, se inició una ofensiva para destruir nuestra red de radios comunitarias. La quema de la emisora Faluma Bimetu en enero del año 2010 y la ausencia de una investigación fehaciente sobre los hechos, marcó lo que podemos denominar una guerra contra la defensa territorial. Faluma Bimetu desde 1995 ha venido desempañando un papel clave para frenar las usurpaciones en Triunfo de la Cruz y ha servido de paradigma para las restantes comunidades Garífunas que han visto su territorio desaparecer a manos de políticos-empresarios de corte neoliberal, implicados en el lucrativo negocio de la piratería territorial.

Es en el año 2013 cuando la administración Lobo emprendió una supuesta reforma para socavar las raídos comunitarias existentes, repartiendo licencias a iglesias, oneges e individuos allegados al régimen. Con la publicación del 3 de agosto de 2013, del inconsulto Reglamento de Servicios de Difusión con Fines Comunitarios, las autoridades del Consejo Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) van dando lugar a un cerco jurídico, en un país donde después del golpe a la Corte Constitucional perpetrado por el Congreso Nacional (12-12-12), dejo de existir la independencia de poderes.

Las demandas interpuestas ante el Sistema Interamericana de Justicia por las comunidades Garífunas con el acompañamiento de la OFRANEH, en relación entre otras a los despojos territoriales y el desconocimiento al Derecho a la Consulta, Previa, Libre e Informada (CPLI), y el derecho al territorio marítimo, han suscitado un enorme malestar entre la elite de poder del país, los que están acostumbrados a la manipulación política y económica y en último caso a la violencia, para imponer el desastre en que han sumido a Honduras.

La reunión en Giriga sirvió para fortalecer la Red y crear una estrategia de defensa ante el inminente cierre de nuestras radios con que viene CONATEL amenazando para amordazar la voz de nuestro pueblo.

Para el pueblo Garífuna, la transmisión de conocimiento tradicional es esencialmente oral, de ahí que la radios se han convertido paulatinamente en un instrumento de fortalecimiento cultural y político. Para el actual gobierno, el que viene promoviendo la subasta de nuestro territorio y el país en retazos, las Red de Radios Comunitarias Garífunas se ha convertido en un obstáculo sin precedentes para las ciudades modelo (ZEDE), entrega de la plataforma marítima, y de los bienes comunes en general.