jueves, 26 de marzo de 2015

Honduras: En medio de fuerte represión, estudiantes exigen sus derechos

defensoresenlinea.com
Por Sandra Rodríguez | Defensores en Línea

Las protestas estudiantiles continuarán, mientras no se escuche la voz de los y las afectadas, que en medio de una ola de terror y miedo, nuevamente han salido a las calles y se han enfrentado a los gases, golpes, insultos, detenciones y asesinatos.

Este día al menos una decena de estudiantes de educación media y universitaria fueron detenidos por agentes policías y militares, acusados por escándalo en la vía pública, mientras demandaban sus derechos y exigir que se les escuche antes de aplicar la extensión de horarios de clases, lo que representa un peligro para su integridad al movilizarse en las calles camino al colegio o la casa.

Hace una semana el movimiento estudiantil de educación media tomó la decisión de irse a las calles para protestar ante la medida arbitraria del ministro de Educación Pública, Marlon Escoto, de que la duración de la hora clase sea de 45 minutos, y no 40 como se imparte, lo que representa un aumento en total de 35 minutos a su jornada.

La reforma en  el horario ha causado molestia y preocupación en padres, madres y estudiantado, porque deberán salir más temprano de su casa, los de la jornada matutina, y volver ya de noche, los de la vespertina. Además afectaría a los de la jornada nocturna y el sistema a distancia o de fin de semana, explican los estudiantes.

Ante la renuencia del titular de Educación, de no dialogar con las partes afectadas, sino que envía emisarios, la juventud se ha manifestado estas dos semanas, con paro de clases, toma de instalaciones educativas y movilizaciones en las que se aglutinas centenares de alumnos y alumnas que aseguran no detendrán su lucha que es por los miles de estudiantes y las futuras generaciones. 

El alargamiento de la jornada no es en el problema, explican, sino que la situación de inseguridad que se vive en el país centroamericano, no son las mejores como para andar en la calle en horarios muy tempranos o muy noche.

Según los estudiantes, Marlon Escoto, Ministro de Educación, les quiere imponer clases desde las 7:00 am hasta las 3:00 pm y de 1:00 pm a 7:00 pm, situación ilógica que afectara a las demás jornadas académicas.

Los jóvenes aseguran que no se les quiere escuchar, el ministro no se ha presentado a las reuniones, y es con él que quieren hablar, es por eso que no se sientan con comisiones que no toman decisiones. Ya dos encuentros han tenido, pero a  ninguno ha llegado Escoto.

También denuncian la militarización en los centros educativos, consideran que sería más productivo si llegara al colegio un camión lleno de pupitres y material didáctico, que un comando militar con hombres armados.

A las movilizaciones de los estudiantes de media,  se ha unido el movimiento universitario, quienes se solidarizan con sus compañeros, para que sean escuchados y se tome en cuenta que la mayoría son jóvenes de escasos recursos, por  lo que no pueden pagar transporte privado que los traslade de forma segura, pues viven en zonas vulnerables.

Hoy se dio una fuerte represión de parte de agentes de la Policía Nacional contra alumnos y alumnas que caminaron desde sus centros estudiantiles a la entrada de Universidad Nacional Autónoma de Honduras, resultando varios estudiantes detenidos, toleteados, pateados, gaseados y un policía golpeado.

“Estábamos caminando para agarrar el transporte de regreso, saliendo de la UNAH, cuando unos policías nos llamaron, nos rodearon y nos subieron a una patrulla, no nos golpearon, pero nos tratan de vándalos, vagos y muchas cosas mas…” relata una joven estudiante de magisterio, quien a sus 16 años afirma su convicción por la defensa de sus derechos, además cuenta con el apoyo de su madre, quien la fue a sacar de la posta policial. 

“Mis papás están de acuerdo que yo me manifieste, pues a ellos les preocupa que yo salga muy noche de clases, ya que no hay seguridad en este país”, manifestó otro estudiante detenido.

“Yo iba a ayudar a otros compañeros que estaban afectados por el gas lacrimógeno, es eso me agarraron lo policías, me patearon, me golpearon y me echaron a la patrulla”, comentó un joven de 17 años de edad.

Mientras los policías los reciben en las postas, sin justificar porque motivos son detenidos, tampoco cuanto tiempo los van a tener allí, alzan la voz contra los jóvenes, les dicen que se deberían de dedicar a estudiar o que ellos con esa actitud no van a cambiar el mundo “en Honduras todo se vale” aseguró uno de los agentes en la posta de la colonia Kennedy, de Tegucigalpa, a donde llegaban los estudiantes custodiados por policías y militares a bordo de patrullas. 

Los jóvenes fueron entregados a sus tutores, después de varias horas de retención, y bajo el cuidado de organismos de derechos humanos que se hicieron presentes tras las denuncias hechas por padres de familia.

Se considera que las protestas por la extensión de la jornada es solo uno de los problemas a manifestar, pues en los centros de educación pública de Honduras, carecen de mobiliario, material didáctico, merienda escolar que se da a los estudiantes de primaria, el transporte público transita hasta determinada hora, por lo que deben caminar a veces largas distancias, y no hay ninguna seguridad que les garantice el derecho a la vida.

En las últimas horas transcendió la muerte de varios jóvenes estudiantes, entre ellos Elvin Antonio García López (20), estudiante del último año de Comercio en el Instituto Aguilar Paz, y el cuerpo encostalado de la niña Soad Nicole Ham Bustillo, de 13 años de edad, estudiante el Instituto Central Vicente Cáceres.

Y es que este es uno de los sectores más atacados por la violencia en Honduras. En menos de cuatro años (2010-2014), unos 765 alumnos de Educación primaria, secundaria y nivel universitario fueron asesinados, en la mayoría de los casos no hay investigación mucho menos castigo.

Esta situación es alarmante, el COFADEH condena la criminalización contra la protesta social, la persecución contra defensores y defensoras de Derechos Humanos, así como la forma de imponer terror para acallar la voz de quienes denuncian la impunidad que multiplica la vocación del crimen.

Por su parte, algunos consejos de Padres de Familia, han determinado no enviar a sus hijos a clases el jueves 26 y viernes 27 de marzo, porque temen por la vida de sus hijos, que además son reprimidos por policías y militares en las afueras de los centros educativos, para el caso, hoy fueron detenidos unos estudiantes porque andaban con uniforme.

Nelson Enamorado, de la sociedad de padres de familia del instituto Técnico Honduras, declaró que no aceptaran negociaciones, sino es con el ministro Marlon Escoto, además que exigen que si quieren mejorar la calidad educativa, que escuchen la voz de los que realmente son víctimas de un sistema que favorece a unos pocos.

La calidad de la educación debe reflejarse desde el mobiliario, instalaciones, trato humano, pero aquí no se ve interés de parte de mejorarla. Sino que el gobierno de repente está tomado medidas contra los docentes, pero que está afectando al alumnado, aseguró el padre de familia.

Los estudiantes remitidos a la posta policial de la colonia Kennedy, presentaban fuertes golpes por toletes, al llegar sus padres, madres y tutores, les fueron entregados, ellos son:

1.    Nelson Smith (19), Historia e Ingeniería Eléctrica UNAH
2.    Oscar David (15), IHPU
3.    Denis Salgado (17), IHPU
4.    Eduard Posadas (19), Informática UNAH
5.    Manuel del Cid (17), ITH
6.    Kevin Cáliz (17), IEU
7.    Victor Fuentes (17), INTAE
8.    Eliyasin Martínez (16), ENMPN
9.    Sofia Sanabria (16), ENMPN
10.   Elber Nutillo (18), INTAE
11.   José García (17), INTAE
12.   Daniel Torres (17), INTAE
13.   Edgardo Pérez (17), Medicina UNAH