jueves, 19 de marzo de 2015

Honduras: Con balas reprimen protesta estudiantil en Tegucigalpa

elheraldo.hn
Por C-Libre

El titular de la Secretaría de Educación, Marlon Escoto, y los jefes militares son los responsables de cualquier atentado contra la vida de los estudiantes que han salido a las calles de Tegucigalpa a protestar, denunciaron los dirigentes estudiantiles que se manifestaron junto a algunos padres de familia.

La jornada de protestas del lunes 16 de marzo pasado dejó nueve alumnos heridos como respuesta del sistema público de Honduras para frenar la ola de manifestaciones estudiantiles contra la extensión en el horario de clases y frente a la carencia de mobiliario y material didáctico en las escuelas. Dos de los nueve estudiantes resultaron con heridas de gravedad.

En la protesta del lunes había Policía Nacional y Policía Militar, con fusiles y armas automáticas de reglamento y gas lacrimógeno, y se enfrentaron con los alumnos que, en su mayoría, son menores de edad.

Entre tanto, 24 horas después del hecho sangriento, el departamento de Relaciones Públicas del Hospital Escuela Universitario (HEU) informó que siete de los nueve heridos recibieron su alta, mientras dos más quedaron internos por la gravedad de las lesiones. Los jóvenes con mayor gravedad son José Darío Cabrera, con herida en el abdomen y José Luis Ochoa, con herida de arma de fuego en brazo, pierna y glúteo.

La madre de Cabrera, María Lourdes Aceituno, describió que su hijo es buen estudiante, desgraciadamente, su papá andaba de viaje porque cuando ocurría esta situación, “mi hijo se iba para el taller de su papá, ayer decidió irse para la casa, estaba en la parada (Estación) de buses cuando el guardia (de la Cervecería Nacional) hace el disparo. Y sintió un golpe en el abdomen y supo que estaba herido, hasta que una compañera le dijo que estaba sangrando”, relató la madre. Los apoderados legales de la Cervecería quieren que “yo firme un documento librándolos de toda culpa”, denunció la madre de familia.

Al mismo tiempo, en otro sector de la ciudad, este 17 de marzo varios jóvenes llegaron a Casa Presidencial y los recibió un cordón militar con vallas militares. Una comisión estudiantil ingresó al palacio de gobierno para dialogar con funcionarios y plantear sus demandas.

“Los centros educativos están dañados, los jóvenes reciben clase en el suelo, los colegios se están cayendo a pedazos, queremos una educación justa y gratuita”, manifestó José Cortés, dirigente del Instituto Abelardo R. Fortín.

Por su parte, el líder estudiantil del Técnico Luis Bográn, Adán Meza, señaló que “tenemos una lucha más de 10 colegios, contra esta reforma de la Ley de Educación; tenemos un conflicto en la educación. Este es un movimiento para privatizar la educación. Estamos unidos todos los colegios y padres de familia. Si a un estudiante le pasa algo, el ministro y los jefes militares son los responsables de eso”, advirtió.

“Si salimos a protestar y nos quieren desalojar no nos vamos a dejar, si nos calientan nos calentamos”, expresó Meza.

A partir del 18 de marzo, los centros educativos serán militarizados y habrá presencia policial, por decisión del gobierno, para garantizar que haya clases en los colegios, anunció el jefe de la estación policial de la Kennedy, el comisionado Cesar Augusto Mendoza.

Sobre el tema, el ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y director del Centro de Prevención Tratamiento y Rehabilitación de Victimas de la Tortura y sus Familiares (CPTRT), Juan Almendares Bonilla, denunció el 17 de marzo que en Honduras se “está reprimiendo la protesta estudiantil”.

“Hemos invitado al diálogo, lo más civilizado tiene que partir del diálogo, hay que llevar a padres de familia, estudiantes al diálogo, la opinión del pueblo está con los estudiantes”. “Las leyes se meten a la fuerza no hay socialización”. Los jóvenes están sufriendo el abuso de la Policía Militar, manifestó.

El representante de Transparencia Internacional en Honduras, Carlos Hernández, calificó esta situación como triste y muy lamentable. Sin embargo, dijo que está de acuerdo con que se extienda el horario de clases para garantizar educación.

Por su parte, el titular de Educación, este martes estigmatizó y criminalizó a los alumnos en sus intervenciones públicas. “Los jóvenes no quieren recibir clases, esa actitud y esa falta de ímpetu que tiene el joven hondureño es aprovechada”, dijo sin precisar quiénes toman provecho de las circunstancias.

Anunció seguridad en los portones de los centros educativos para aprovechar “quien quiere estudiar y quien quiere seguir haciendo su trabajo de proselitista y de agitadores”.

“El que quiera ir que tenga la seguridad de ingresar al centro educativo”, agregó.

Consultado sobre la falta de material didáctico en las escuelas, Escoto respondió que “aquí ya nos conocemos todos”. “Hubo dos estudiantes heridos, ojalá se hubieran muerto para algunos, a mí no me alegra”, dijo.

El conflicto se originó porque los jóvenes que salen a las 12:30 ahora tendrían que salir a la 1:30 horas, mientras en la tarde terminarían su jornada hasta las 7:00 de la noche. Los estudiantes aducen que esto los coloca en riesgo por la inseguridad que impera en Honduras.