lunes, 23 de marzo de 2015

Golpe mundial contra los transgénicos en Costa Rica

Por Mauricio Álvarez | FECON

El autor Steven Druker ha viajado a Costa Rica para la presentación del libro “Altered Genes, Twisted Truth” (Genes Alterados, La Verdad Torcida) en compañía de Jane Goodall, reconocida primatóloga y activista inglesa, que escribió el prólogo.

El texto revela cómo el gobierno de Estados Unidos y las principales instituciones científicas, han tergiversado de manera sistemática los datos sobre los alimentos alterados genéticamente y muestra una exhaustiva investigación de 15 años que arroja dudas sobre su seguridad.

Los investigadores escogieron nuestro país para lanzar el libro en el continente americano después de su lanzamiento en Inglaterra.

No es casualidad que se escoja Costa Rica para lanzar este libro, pues en ningún lugar del mundo 74 municipios han rechazado, mediante acuerdos municipales, los transgénicos. Mientras la Sala Constitucional ha determinado que la manera en la que se otorgan los permisos para liberar transgénicos en Costa Rica es inconstitucional, como venían sosteniendo los ecologistas.

El autor es el abogado estadounidense Steven Druker, defensor del interés público y director ejecutivo de la Alianza para la Bio-Integridad; quien en compañía de la reconocida primatóloga, Dra. Jane Goodall, presentará su libro durante una conferencia de prensa en el Hotel Real Intercontinental (Escazú), el próximo viernes 20 de marzo, a las 2:00 p.m. Durante la sesión se discutirán las revelaciones del libro y se advertirá sobre los riesgos de los alimentos manipulados genéticamente.

La Dra. Goodall ha escrito el prólogo de este nuevo trabajo, refiriendo que "sin duda es uno de los libros más importantes de los últimos 50 años". Llega en un momento crucial cuando los defensores de la biotecnología están renovando sus esfuerzos para introducir cultivos transgénicos en regiones como Costa Rica.

Con base en las pruebas presentadas en el libro, Druker y Goodall afirman que sería imprudente seguir adelante con una tecnología que representa un riesgo inaceptable y que nunca debió haber sido admitida en el mercado.

El libro es el resultado de más de 15 años de intensa investigación por parte de Druker, quien ganó reconocimiento al entablar una demanda en contra de la Food and Drug Administration (FDA), que la obligó a divulgar sus archivos sobre los alimentos transgénicos. Esos archivos revelaron que los alimentos alterados lograron su comercialización en 1992 porque la FDA: encubrió las advertencias de sus propios científicos sobre sus peligros, mintió acerca de los datos y luego violó la ley federal de seguridad alimentaria, al permitir su comercialización sin haber pasado por los estándares de las pruebas de seguridad.

Campaña en Costa Rica

La Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad (CTNBio) del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) aprobó en enero de 2013 la realización de ensayos transgénicos en maíz por parte de D&PL Semillas Ltda., subsidiaria de MONSANTO.

Esta solicitud despertó una discusión nacional y al movimiento ciudadano, que ha logrado detener los permisos sumando además 74 municipalidades declaradas libre de transgénicos. Cada una de estas declaratorias implicó movilización, conversatorios, talleres o reuniones con las organizaciones locales. Además, se realizaron actividades masivas de movilización entre marchas y concentraciones, dentro de las que se incluye una caminata durante más de siete días desde la región de Nicoya hasta San José.

Estas acciones han tenido como resultado la promulgación de un decreto que protege el maíz como patrimonio cultural, como un paso más para cerrar definitivamente la puerta al maíz transgénico. Sin embargo, el Gobierno costarricense aún no cumple su promesa de campaña de aprobar un decreto de moratoria a los transgénicos y en la Asamblea Legislativa aún se sigue discutiendo un proyecto de ley al respecto.