martes, 3 de febrero de 2015

Honduras: Nuevas agresiones contra pueblo Lenca

Por Copinh

A las organizaciones hermanas
A la sociedad hondureña
A la solidaridad internacional

Comunicamos que, en el  marco del Encuentro en Defensa de los Ríos y Territorios Lencas, que se desarrolló durante los días 27 y 28 de enero del presente, en Río Blanco, Intibucá, con el propósito de fortalecer la decisión asamblearia de las comunidades del Copinh de continuar con la lucha por la defensa de los derechos de los Pueblos Indígenas y contra el gobierno de Juan Orlando Hernández, dictador y entreguista de la soberanía y las riquezas de Honduras:

1.- Denunciamos a la empresa Blue Energy, al Gobierno y al Congreso, por sostener el ataque a las comunidades Lencas que cuidan la vida y los territorios, y que fue evidenciado en las fechas antes mencionadas entre la zona de Agua Caliente y Río Blanco. Esa vida es amenazada por los megaproyectos energéticos que pretenden construirse privatizando y depredando la vida, como se pretende hacer sobre los ríos Cangel y Gualcarque, los cuales  nacen en la cordillera de Puca Opalaca cruzando los municipios de San Francisco de Opalaca e Intibucá siendo afluentes del Río Ulúa. Ambos ríos,  cuidados ancestralmente por el Pueblo Lenca, fueron entregados ilegalmente a empresas nacionales y trasnacionales, entre ellas Blue Energy, Hydrosys, Ríos Energy Capital 3, DESA, Simens, Voith Hydro, con el fin de sostener una econdomía extractivista, que favorece directamente a los grandes capitales.

La lucha de las comunidades Lencas organizadas en Copinh, no se ha detenido a pesar de la criminalización constante –incluido el asesinato de compañeros- y no se va a detener, porque nuestras vidas están ligadas a la Madretierra, a los ríos, a las montañas, a la biodiversidad que hemos cuidado durante siglos.

2. Responsabilizamos ahora a quienes están urdiendo planes dirigidos a intentar amedrentar a las y los líderes de Copinh, pretendiendo crear inseguridad, miedo, odio y recurriendo a métodos conocidos lamentablemente en estos tiempos, como es el empleo de orejas y sicarios para eliminar a opositores. Estamos en conocimiento de los planes existentes como atentados a la vida de dirigentes del Copinh, en particular contra la coordinadora general, nuestra compañera Bertha Cáceres.

No estamos asustados, pero nos encontramos en la responsabilidad de decirlo públicamente, y recurrir a la solidaridad nacional e internacional para detener esas acciones a partir de la respuesta unida de los movimientos populares y de derechos humanos. Hay que evitar que Honduras siga siendo sembrada de muertes impunes. Desenmascarar la responsabilidad de las empresas transnacionales, y de las empresas nacionales que actúan en consonancia con las primeras, así como a los funcionarios del gobierno y del congreso que las apañan, es un primer paso en la lucha por la vida y contra la impunidad.

3.- Copinh está abierto a dialogar con quienes quieran poner fin a las políticas de muerte, y crear las condiciones para que los movimientos sociales y populares podamos dar impulso a un nuevo momento de lucha por la Refundación de Honduras, con justicia, libertad, democracia directa, participativa y decisiva, y una política al servicio de la vida y no de la muerte de nuestros pueblos y territorios.