jueves, 26 de febrero de 2015

Honduras: "El Estado está obligado a proteger la vida de las personas defensoras de derechos humanos"

defensoresenlinea.com
Lanzamiento de la campaña "¡Alto al Riesgo!"

Por Defensores en Línea

Hoy (ayer) ha sido presentada al público, la prensa y autoridades del Estado, la campaña "Alto al Riesgo" para promover un ambiente favorable a las actuaciones de las personas defensoras de derechos humanos en las zonas críticas del país donde hay conflictos por el acceso a la tierra, los territorios y demás bienes de la naturaleza.

En estas zonas de conflictos las personas defensoras sufren distintas formas de criminalización por su trabajo en defensa del agua, los minerales, la tierra, su biodiversidad y la vida.

En general, en Honduras las personas defensoras de derechos humanos sufren en el peor de los extremos ejecuciones sumarias o arbitrarias, torturas, agresiones físicas y psicológicas, detención y prisión arbitrarias, amenazas de muerte, hostigamiento y calumnias, falsas acusaciones, procesos y condenas injustas.

La mayoría de estos hechos permanecen casi en la total impunidad, como lo admitió en abril de 2013 el entonces fiscal del Ministerio Público, Luis Rubí, en su informe ante el Congreso Nacional: “Los órganos de investigación no tienen capacidad para dar respuesta, estamos ante un 80 por ciento de impunidad”.

De acuerdo a los monitoreo independientes realizados entre 2010 y 2014, han sido criminalizadas más de 4,000 personas por reclamar o proteger el derecho a la tierra; asesinados 120 campesinos/as sólo en la región del Bajo Aguán; al menos 37 periodistas asesinados en los últimos 10 años, 186 personas de la comunidad de Diversidad Sexual víctimas de crímenes de odio y cifras generales de 2,851 femicidios al año 2014.

Una de las defensoras criminalizadas, Gladys Lanza, enfrenta precisamente hoy, en esta misma fecha, una sentencia de individualización de la pena en los tribunales de Tegucigalpa.

En los municipios de El Porvenir y San Ignacio, en Francisco Morazán, 18 personas sufren criminalización por la defensa de los bosques que alimentan sus fuentes de agua.

“Esta es una campaña para visibilizar la contribución de hombres y mujeres comprometidas con el ideal de una sociedad democrática, para minimizar sus riesgos y restituir los derechos violados en su contra”, es el consenso de COFADEH, CEHPRODEC y FIAN Honduras, las organizaciones que encabezan una alianza amplia para promover la campaña.

El Centro Hondureño de Promoción para el Desarrollo Comunitario, CEHPRODEC, trabaja en la defensa de la población afectada por la minería en el valle de Siria y porque se respete la consulta previa, libre e informada en todo el país. FIAN Honduras promueve el derecho a la alimentación, la soberanía alimentaria e impulsa procesos de organización y formación en el Valle de Aguán, y el COFADEH incide en la formación y promoción de derechos civiles y políticos con litigio jurídico nacional e internacional a favor de las víctimas.

Junto a sus esfuerzos de Alto al Riesgo se ha constituido en apoyo una alianza de 22 organizaciones de cobertura regional y nacional. Oxfam y la Unión Europea acompañan su ejecución.

En el lanzamiento de la campaña "Alto Al Riesgo" participan el embajador de la UE en Honduras, Kettil Karlsen, el ministro de gobernación y derechos humanos, Rigoberto Chiang Castillo, representantes del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas y el diputado Yuri Sabas, presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso Nacional.

La campaña Alto al Riesgo es apoyada, igualmente, por el grupo de Agencias de Cooperación Internacional (ACI), que preside Hans Petter Buvollen.

No es posible mejorar la situación de vigencia y respeto de los derechos sin una relación fluida, respetuosa y sincera entre los liderazgos sociales y los agentes investidos con autoridad del Estado. Tampoco es posible si no se abordan las verdaderas causas que provocan la violación de los derechos humanos.

La campaña Alto al Riesgo está dirigida a las autoridades públicas que tienen la responsabilidad de garantizar seguridad e impartir justicia a la población, incluyendo a las personas defensoras de derechos humanos, con acciones de movilización de opinión para que el Estado cumpla las obligaciones nacionales e internacionales en materia de derechos humanos.

También incluye a la ciudadanía para que reconozca y apoye el trabajo de defensa y promoción de los derechos humanos en el contexto actual y futuro del país.

El trabajo de defensoría es central para prevenir situaciones de injusticia social en Honduras, contribuir al combate a la impunidad y fortalecer los procesos democráticos. Las personas implicadas en esos propósitos no son enemigos de su Patria, al contrario, fortalecen la capacidad del Estado para cumplir sus obligaciones.

La Organización de las Naciones Unidas y la OEA reconocen la legitimidad y el papel decisivo que desempeñan las personas defensoras de derechos humanos para la ciudadanía universal, razón por la cual se aprobó la Declaración sobre los defensores de derechos humanos, y se definió el mandato de la Relatora Especial sobre este tema.

Palabras de apertura de la campaña ¡Alto al Riesgo!

Bertha Oliva, coordinadora Cofadeh

En representación de una de las organizaciones que impulsamos la campaña Alto Al Riesgo, damos la bienvenida a este acto de lanzamiento.

Saludo a las personas que representan aquí instituciones del Estado y de la comunidad internacional. ¡Qué bueno que aceptaran estar aquí y participar, como se los pedimos personalmente hace unos días!

Saludo a los hombres y mujeres que defienden derechos humanos en distintos puntos del país y que han llegado hasta este salón.

Abrazo con alegría a la alianza de más de 22 organizaciones sociales que trabajan las distintas generaciones de derechos humanos y que apoyan esta campaña.

Hoy estamos reunidas aquí en el mismo instante que pobladores de Azacualpa, en Copán, piden respeto a los límites de su cementerio, asediados por una empresa minera.

En este mismo instante, la coordinadora del Comité de Mujeres Visitación Padilla, Gladys Lanza, escucha la pena que le impone la sala primera de juicios orales, en esta capital.

Este mismo día, en la comunidad El Tránsito, en Nacaome, su población enfrenta la amenaza de una empresa industrial para explotar el viejo mineral comunitario.
Y podría seguir enumerando hechos que ocurren simultáneamente a este foro, que merecen igualmente toda nuestra atención, porque implican a una o varias personas defensoras de derechos humanos en situación de riesgo.

Precisamente estamos aquí para unir las obligaciones del Estado, las voluntades de la comunidad internacional y la energía ciudadana de ustedes. Sin estos elementos ninguna construcción democrática es posible. Sin estos actores no es posible prestigiar el trabajo a favor de la vida. Contra la impunidad.

La impunidad es el principal desafío de la sociedad hondureña en materia de vigencia y tutela de los derechos humanos, por eso necesitamos la participación plena del Estado de Honduras.

Con impunidad no podemos luchar por la libertad y la vida sin correr riesgos mayores. Con impunidad la democracia se esfuma como un sueño. Con impunidad, nadie de nosotros disfruta de paz y tranquilidad.

Por eso hoy aquí la protección de las personas defensoras de derechos humanos es una demanda central. Y prestigiar su trabajo también, para el bien de sus familias y sus comunidades.

Esta demanda pasa por el Congreso Nacional, donde está pendiente la aprobación en tercer debate de la Ley de protección a defensores de derechos humanos.
Pasa también por el Poder Ejecutivo, que debe asignar recursos suficientes para su implementación en forma desconcentrada e independiente.

Igualmente precisa la adecuación de las normas internacionales a la legislación nacional, que es un compromiso del Estado y un derecho de la ciudadanía.
¡Éxitos a la campaña Alto al Riesgo! Estamos listas para informar y comunicar. Con diálogo sincero, tolerancia política y amor a la Patria.

¡Que así sea! Muchas gracias!