martes, 17 de febrero de 2015

El Salvador: Piden no votar por partidos que niegan derecho humano al agua y la alimentación

VD
Por Miguel Vaquerano y Alex Lobato | Verdad Digital

La Confederación de la Reforma Agraria Salvadoreña (Confras), pidió al pueblo salvadoreño no votar en las próximas elecciones por los candidatos de derecha, que no aprueban la ratificación a la enmienda constitucional del artículo 69, donde se reconoce el derecho humano al agua y a la alimentación.

“Es necesario que ellos puedan, en estos últimos días que le hacen falta, llenarse de conciencia, llenarse de voluntad política, para demostrarle a este pueblo que verdaderamente trabajan por el bien común. La población los trajo a la Asamblea, pero también la población puede dar voto de castigo, porque se está tomando en cuenta quiénes quieren y quiénes no quieren”, manifestó Miguel Alemán, dirigente de esa organización.

Confras considera que los diputados de la Asamblea Legislativa deben ratificar la reforma aprobada en la legislatura pasada, al artículo 69 de la Constitución, donde se reconoce el derecho humano al agua y a la alimentación. De no hacerlo, exhortan a la población castigar a los diputados que niegan esos votos.

“El pueblo salvadoreño va tener mucho más derecho y fuerza de que el Estado provea a la población el agua y alimentación, sin tener obstáculos”, manifestó.

Por ello, acudieron al parlamento a presentar dos piezas de correspondencia, que fue apoyada por diputados del FMLN, para pedir la ratificación de la enmienda constitucional y aprobar la Ley de Soberanía Alimentaria.

Sobre la última, dijo que ese anteproyecto de ley reconoce los derechos básicos y fundamentales para que todos los salvadoreños tengan acceso a una alimentación saludable.

“Van ocho años que Confras presentó esa ley de soberanía a esta Asamblea Legislativa, y se le han venido haciendo reformas, incluso hoy ha participado las Naciones Unidas en el debate de esta ley, y aun así los diputados de derecha no le toman importancia”, agregó Alemán.

De igual manera, la Alianza Ambiental de El Salvador, conformada por organizaciones sociales y ambientales, demandó a la Asamblea Legislativa cumplir con las deudas pendientes antes de terminar esta legislatura, entre ellas ratificar la reforma al artículo 69 de la Constitución.

Zenaida Serrano, miembra de la alianza, expresó que el país está en un momento importante debido al estrés hídrico, y por ello, la actual legislatura debe ratificar la reforma constitucional y luego abordar la Ley General de Agua, además de legislar para cuidar el medio ambiente, la salud de los salvadoreños y la economía. Denunció la falta de voluntad política del partido Arena que defiende intereses económicos privados sobre el agua.

Dijo que el derecho humano al agua y a la alimentación es una de las peticiones urgentes y que se ha debatido en los últimos años, pero debido a intereses oscuros mercantilistas, Arena no quiere dar sus votos para reconocerlo en la Constitución.

“Les recordamos que tienen un compromiso pendiente que cumplir con el pueblo salvadoreño antes de finalizar la actual legislatura, porque representa una gran oportunidad, para reiterar su adeudo con la agenda de sustentabilidad, que es urgente para sacar al país de la crisis ambiental en la que se encuentra sumido”, indicó.

Pidió aprobar políticas públicas que velen por la generación de energía sustentable y la no construcción de nuevas represas hidroeléctricas, debido al efecto negativo que se genera a partir del desplazamiento de las poblaciones y el daño colateral que ocasionan a los ecosistemas, las cuencas hidrográficas y el medio ambiente en general.

Aprobar la Ley de Prohibición de Minería Metálica en el país por sus efectos nocivos en los cuerpos de agua, el deterioro del suelo y el ambiente, y por consiguiente, los efectos nocivos en la salud de las personas.

De igual forma, piden aprobar el Anteproyecto de Ley de Soberanía Alimentaria y Nutricional, que asegure el derecho a una alimentación adecuada y avanzar hacia la soberanía alimentaria, reconociendo el rol de las mujeres en la producción de alimentos, la promoción de mercados locales campesinos y la asignación presupuestaria para el sector de la agricultura familiar y campesina, sean puntos clave.