lunes, 2 de febrero de 2015

Brasil: Combatiendo el trabajo esclavo

Por Veronica Tozzi | CONTAG

Estimaciones recientes de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) indican que alrededor de 20,9 millones de personas son sometidas a prácticas de trabajo forzoso en todo el mundo y que esta actividad criminal está presente en todas las regiones y tipos de economías, siendo los agentes privados y no el Estado quienes la imponen.

Luchar contra ese crimen es también luchar por la justicia social, mediante la promoción de una globalización justa.

En Brasil, en 1995, el gobierno federal reconoció oficialmente la existencia de trabajo forzoso y, desde entonces, se ha verificado un progreso constante en la erradicación de este delito, como lo han señalado los Informes globales de la OIT de 2005 y 2009 (“Alianza global contra el trabajo forzoso” y “El costo de la coacción”, respectivamente).

En 2003, el gobierno brasileño puso en marcha el Plan Nacional para la Erradicación del Trabajo Esclavo.

Entre 1995 y 2012, más de 44.000 trabajadores han sido encontrados en condiciones de trabajo forzoso análogas a la esclavitud y rescatados por la Unidad de Inspección Móvil del Ministerio de Trabajo y Empleo (MTE).

Para consolidar los esfuerzos y combatir eficazmente este crimen se necesitan varias herramientas, entre ellas un proceso de formación específica capaz de llegar a los trabajadores y trabajadoras rurales en situación de vulnerabilidad y/o víctimas de este crimen.

OIT y CONTAG firmaron en noviembre de 2014 un acuerdo de cooperación en el marco del proyecto “Consolidando y diseminando esfuerzos para combatir el trabajo forzoso en Brasil y Perú”.

Una de las actividades que el convenio prevé es el desarrollo de talleres de capacitación dirigidos a aumentar el acceso a la información sobre el tema y a fomentar que las denuncias de trabajo esclavo sean realizadas a través de organizaciones formales.

El taller nacional tuvo lugar en septiembre de 2014 y ahora se iniciarán los talleres estaduales.

El primer taller estadual de Formación de Multiplicadores para Combatir el Trabajo Esclavo se está desarrollando en la ciudad de Imperatriz, en el estado de Maranhão, entre el 27 y el 30 de enero, contando con unos 30 participantes, representantes sindicales de los trabajadores y trabajadoras rurales y técnicos del movimiento sindical.

Otros dos están previstos en los estados de Piauí y Pará. La elección de los lugares se llevó a cabo teniendo en cuenta las regiones más vulnerables a este fenómeno.

El proyecto también incluye la preparación y publicación de un manual para actividades de formación y un portal en Internet con un canal de denuncias y de pedidos de fiscalización por parte del Ministerio de Trabajo y Empleo.

En la actividad de Maranhão intervienen, entre otros, el secretario de asalariados y asalariadas rurales de CONTAG, Elias D'Angelo Borges, el coordinador del Programa de Combate al Trabajo Forzado de la OIT Luiz Antonio Machado, representantes del Ministerio de Trabajo y Empleo y de la Asociación Nacional de Defensores Públicos (Anadep).