lunes, 16 de febrero de 2015

"Aprendí a aguantar todo lo que tengo que aguantar" Cristina Fernández

Foto DyN
Por Página 12

“Cuando se asombraban de todo lo que tenía que aguantar, de lo que tengo que aguantar, les digo que con el frío, con la nieve, con el olvido aquí en la Patagonia, uno aprende a soportar la adversidad", señaló Cristina Kirchner por cadena nacional.

La Presidenta inauguró un hospital en El Calafate y habló por la cadena de radiodifusión. Si bien evitó referirse en forma explícita a la acusación en su contra que impulsó el fiscal Gerardo Pollicita sobre la base de la denuncia del difunto Alberto Nisman por supuesto encubrimiento de los autores del atentado a la AMIA, la mandataria hizo alusión a las adversidades políticas: “Aprendí a aguantar todo acá en la Patagonia, con el frío, con la nieve, con el olvido”. Sobre el futuro político, indicó que “Siempre va a haber un patriota cuando quieran avanzar contra nuestras conquistas y derechos”.

Las expectativas fueron inevitables cuando se anunció que la primera mandataria hablaría por cadena nacional. El anuncio se efectuó en el marco de clima enrarecido que generó el polémico escrito que presentó Pollicita, donde pide medidas para investigar lo denunciado por Nisman al tiempo que se cuida de convalidar la denuncia. Sin embargo, la mandataria optó por no apuntalar la agenda opositora, que tiene como único y exclusivo tema la muerte de Nisman.

La cadena nacional fue en el marco del acto central por el 138 aniversario del lago Argentino. La Presidenta apareció por primera vez junto a su nieto Néstor Iván y a su nuera Rocío García. La mandataria mostró una vela que le obsequió el cura párroco Carlos “Lito” Alvarez, que guardó desde los homenajes a Néstor Kirchner tras el fallecimiento del ex presidente. “Quiero decirles a todos los argentinos, con esta vela que me dio el padre Lito, que nosotros somos más importantes que los reflectores, que las cámaras y que lo que pueda decir un diario, siempre va a haber un argentino, siempre va a haber un patriota, cuando quieran avanzar contra nuestras conquistas, sobre nuestros derechos, y allí se volverá a encender la vela para que nunca más se apague la llama de la Patria”, afirmó en referencia al futuro político posterior a su gobierno, que concluye en diciembre de este año.

La Presidenta inauguró el hospital de alta complejidad Gobernador Cepernic-Presidente Kirchner (ver aparte), entregó las llaves a los adjudicatarios de las primeras unidades de un plan de 100 viviendas populares y firmó el acta para el inicio de la obra Aprovechamientos Hidroeléctricos del Río Santa Cruz, que se consolida con la construcción de las dos represas.

Al abrir la ceremonia central, en la que evocó la figura del perito Moreno, la mandataria aseguró que “la mejor manera de homenajear a los hombres y mujeres que trabajaron por su Patria es a través de actos” y destacó “la amplia red de hospitales de alta complejidad” con la que cuenta la Argentina. La Presidenta aseguró que la finalización del hospital Cepernic-Kirchner “es un sueño cumplido” e hizo un recuento de otras obras realizadas en la misma provincia, entre las que mencionó la firma del acta formal de inicio de obra de las represas Néstor Kirchner y Gobernador Cepernic, el aeropuerto internacional de El Calafate, la renovación del puerto de Caleta Olivia y la puesta a punto de la ruta 40. La mandataria pidió que “ajusten sus relojes” en la fecha 15 de febrero, que marca el inicio de las obras en las represas sobre el río Santa Cruz de manera tal que “dentro de cinco años deben estar terminadas”.

La mandataria hizo antes una teleconferencia con el gobernador misionero Maurice Closs y con el ministro de Salud de la Nación, Juan José Manzur, en la cual dejó inaugurado otro centro de salud de alta complejidad en la ciudad de Iguazú. Allí Closs afirmó que las obras, por las que se desembolsaron más de 50 millones de pesos, son “un logro conjunto que se traduce en una mejor calidad de vida para los misioneros, pero que también estará a disposición de los miles de turistas que nos visitan”.

“La vivienda, la salud, la educación y la cultura son las cosas de las que nos tenemos que hacer responsables los políticos, más allá de las ideas. No se trata de inaugurar obras, se trata de cumplir sueños, porque no son sólo ladrillos: un hospital es vida”, remarcó la Presidenta, a quien secundaban el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini; el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro; el gobernador de Santa Cruz, Carlos Peralta; el intendente de El Calafate, Héctor Javier Belloni; y los ministros Julio De Vido (Planificación Federal), Alicia Kirchner (Desarrollo Social) y Enrique Meyer (Turismo).

Cuando recordó sus años con Néstor Kirchner en El Calafate es cuando lanzó la frase que podría interpretarse como una respuesta a la adversidad política. “Fue aquí donde aprendí a hacerme fuerte, con el viento, el frío, con la nieve, con el olvido.”

En tanto, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, afirmó; “Nunca estuvo tan fuerte la presidenta Cristina como ahora. Estamos todos trabajando en equipo y respaldándola como corresponde, pero siempre de la misma manera, demostrando su fortaleza”. De Vido interpretó la denuncia de Nisman y su posterior muerte como el intento de un “golpe institucional generado por un sector minoritario del Poder Judicial y sumado a representantes de sectores de la política. Pretenden que la Argentina mantenga sus aliados tradicionales, las viejas relaciones carnales de los ’90, y nosotros estamos dispuestos a hacer de la Argentina un país soberano”. Ante lo que consideró como estrategias de desestabilización, De Vido sostuvo que “la mejor estabilidad es la fortaleza de la Presidenta, y más que la fortaleza de la Presidenta, su capacidad y su control sobre la gestión para lograr las metas y las conquistas que el pueblo argentino ya ha recibido durante estos doce años, más cuatro años más que tenemos en carpeta”.