viernes, 9 de enero de 2015

Vaticano reconoce martirio de Monseñor Romero

Por La Página | Diario CoLatino | ContraPunto

Teólogos de la Congregación de la Causa de los Santos del Vaticano declararon esta semana auténtico el martirio del arzobispo salvadoreño asesinado durante el conflicto armado, Oscar Arnulfo Romero. El título de mártir abre por completo las puertas para que pronto se declare a Romero como el santo de El Salvador.

La noticia fue reportada esta semana por el períodico del Vaticano Avvenire. El analista de la revista católica Global Plus se adelantó a decir que el reconocimiento del martirio de Romero indica que el papa Francisco podría saltarse el proceso de beatificación y nombrar a Romero como santo este año, un acontecimiento que podría suscitarse en San Salvador.

Los miembros de la Congregación señalaron que el obispo mártir fue asesinado "in odium fidei" (en odio por su fe) mientras oficiaba una misa en la iglesia de la Divina Providencia en San Salvador. Con este paso solo hace falta que se realice el juicio del Congreso de los Obispos y Cardenales y la aprobación del papa Francisco para que se haga el anuncio oficial de la canonización.

Hace dos semanas, monseñor Gregorio Rosa Chávez, afirmó que se han cumplido con todos los requisitos para que Romero sea canonizado lo más pronto posible y agregó también que a la Iglesia Católica salvadoreña le encantaría que fuera el papa Francisco quien oficie la misa de la canonización del obispo mártir.

El proceso de canonización de Monseñor Romero se aceleró con la llegada de Jorge Bergoglio al Vaticano en 2013. El proceso que inició 14 años después del asesinato del obispo, estuvo archivado cuando Joseph Ratzinger , era cardenal y estaba al frente de la Congregación de la Causa de los Santos y continúo entre los archivos durante el papado de Benedicto XVI.

Monseñor Romero, una figura de culto para muchos católicos latinoamericanos, murió a manos de un francotirador que formaba parte de los escuadrones de la muerte de ultraderecha el 24 de marzo de 1980, mientras celebraba misa. Antes, había sido un duro crítico de las violaciones de los derechos humanos, la violencia política en el país y un defensor de los desfavorecidos.

"Los miembros del congreso de teólogos de la Congregación para las Causas de los Santos dieron su voto positivo unánime (en el reconocimiento) al martirio sufrido por el arzobispo de El Salvador", escribe Avvenire.

Según el diario de los obispos italianos, se ha levantado así la principal barrera en el camino a la beatificación de Romero, por lo que se considera que la aprobación ahora por los obispos y cardenales, y después por parte del papa Francisco, es ya una mera formalidad.

El portavoz vaticano, Federico Lombardi, dijo que no podía confirmar ni desmentir la información.

Habitualmente los expertos de la iglesia deben certificar un milagro para que una persona sea candidata a la beatificación. Sin embargo, el requisito suele obviarse si se trata de alguien que murió en la defensa de su fe.

En agosto, el papa Francisco dijo que el proceso de beatificación había sido "desbloqueado" debido a que consideraba muy importante avanzar ya que el arzobispo era "un hombre de Dios". Este mismo miércoles, el pontífice citó las palabras Romero en su audiencia pública en Roma.

Presidente Sánchez Cerén se pronuncia

Al respecto el Presidente Salvador Sánchez Cerén, externó su satisfacción por el reconocimiento del martirio del Arzobispo Monseñor Oscar Arnulfo Romero. “Este es el primer paso para la beatificación”, dijo optimista.

De igual forma, el mandatario comentó que este reconocimiento genera mayor certidumbre para la beatificación de Monseñor Romero, por lo que anunció que desde el Ejecutivo se realizarán algunos preparativos para desarrollar una ceremonia a la que se invitarán a mandatarios de la región. “Nos preparamos para celebrar la posible beatificación de Monseñor Romero, invitaríamos a todos los presidentes de América Latina”, expresó Sánchez Cerén.

Por su parte, el canciller de la República, Hugo Martínez, dijo que este reconocimiento emanado del Congreso de Teólogos de la Congregación para las Causas de los Santos constituye "un paso decisivo para el proceso de beatificación de nuestro arzobispo mártir, por lo que expresamos nuestro júbilo como gobierno, el cual compartimos con todo el pueblo salvadoreño y latinoamericano”, expresó.

La noticia del reconocimiento al martirio de Romero se da tan solo dos días después de que el Papa Francisco lo citara en su primer audiencia del 2015 en la que expuso sobre “La Virgen, la Iglesia y la madre de cada cual”. El jerarca católico citó la frase del arzobispo salvadoreño en cual exponía que las madres “viven un martirio materno”.

Esto es lo que dijo el Papa:  “El Arzobispo Oscar Arnulfo Romero decía que las madres viven un “martirio materno”. En su homilía para el funeral de un sacerdote asesinado por los escuadrones de la muerte, dijo, haciéndose eco del Concilio Vaticano II: «Todos debemos estar dispuestos a morir por nuestra fe, aunque no nos conceda el Señor este honor (…) Dar la vida no es sólo que lo maten a uno; dar la vida, tener espíritu de martirio, es dar en el deber, en el silencio, en la oración, en el cumplimiento honesto del deber, en aquel silencio de la vida cotidiana, ir dando la vida, como la da la madre que sin aspavientos, con la sencillez del martirio maternal concibe en su seno a su hijo, da a luz, da de mamar, hace crecer, cuida con cariño a su hijo. Es dar la vida y éstas son las madres. Es martirio». Sí, ser madre no significa sólo traer al mundo un hijo, sino es también una elección de vida: ¿qué elije una madre? ¿Cuál es la elección de vida de una madre? La elección de vida de una madre es la elección de dar vida. Y esto es grande, esto es bello”.