miércoles, 28 de enero de 2015

Inició la III Cumbre de la Celac con el objetivo de erradicar la pobreza y avanzar en la unidad e integración

CELAC
Por Jorge Barona | ANDES

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, arribó este miércoles a San José, Costa Rica, para asumir la presidencia Pro Témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), y con el ambicioso objetivo de erradicar la pobreza extrema en la región. Correa manifestó su anhelo de construir la “Patria Grande” y acelerar la integración “con metas cuantificables”.

Indicó que “quizá nuestros pueblos se cansen de que nosotros estemos en cumbres mientras ellos están en abismos”.

Dijo que hay que adoptar políticas contundentes sobre todo para ese imperativo que es erradicar la pobreza en la región, una aspiración posible –sostuvo- con la decisión política.

El presidente arribó a las 09:23 locales (15:23 GMT). Fue recibido por la vicepresidente Ana Helena Chacón. A su arribo, el mandatario del país andino saludó afectuosamente con un grupo de escolares que formaron una calle de honor.

III Cumbre

Los presidentes y delegados de los 33 países de América Latina debatirán este miércoles y jueves en la capital costarricense metas puntuales para fortalecer este bloque regional, adoptar desafíos para superar la pobreza y la desigualdad y fomentar el desarrollo de la ciencia, tecnología y la infraestructura.

Este espacio de diálogo político será también el marco para pasar revista a otros temas de coyuntura como el proceso de restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos y las fricciones diplomáticas surgidas en las últimas horas entre Venezuela y Colombia, a propósito de la visita a Caracas de tres expresidentes, entre ellos el colombiano Andrés Pastrana, para reunirse con dirigentes políticos vinculados con el golpismo por el presidente Nicolás Maduro.

El canciller Ricardo Patiño durante una intervención después de la reunión preparatoria de ministros de Relaciones Exteriores celebrada este martes en San José, se refirió a estos dos temas.

“El bloqueo es ilegal (...) y tan infame que es rechazado por 188 países del mundo”, refirió Patiño al señalar que se emitirá una declaración “muy dura” contra el bloqueo de Estados Unidos a Cuba, que lleva más de cinco décadas.

“El texto es tremendamente fuerte, muy duro, en el que los países de la Celac lo rechazan, lo condenan, y le insisten a Estados Unidos que termine con ese bloqueo”, anunció el Canciller ecuatoriano.

De su parte, el vicecanciller costarricense, Alejandro Solano, manifestó que la cumbre del bloque dará también un espaldarazo al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para que avance en el proceso de normalización de relaciones con Cuba.

“Hay un elemento nuevo, y es que los países de la Celac hacen un llamado, una especie de espaldarazo al presidente Obama para que continúe las medidas administrativas que está impulsando para una pronta normalización de relaciones con Cuba”, sostuvo el diplomático.

Respecto a las diferencias entre Bogotá y Caracas, Patiño dijo que espera que se puedan resolver el reciente impasse, pero subrayó que su país es respetuoso de no pronunciarse en momentos difíciles de las relaciones entre naciones hermanas.

“Espero que esas diferencias de criterios expresadas públicamente puedan ser conciliadas entre ellos”, afirmó al tiempo de indicar que la Celac es el espacio ideal para facilitar algún nivel de diálogo en caso de que los mandatarios Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro, así lo expresen.

El mandatario ecuatoriano Rafael Correa insistió en días pasados que planteará metas puntuales para el cumplimiento en el mediano plazo en cuatro ejes fundamentales que son: reducción de la pobreza, promoción de una nueva arquitectura financiera, desarrollo de la ciencia y la tecnología e impulso a la infraestructura vial, productiva y energética.

La Celac fue creada el 23 de febrero de 2010 y han ejercido la presencia, por votación de sus integrantes, los mandatarios de Chile, Cuba y Costa Rica. La población total de los países representados por este bloque es de 590 millones de habitantes con un territorio de unos 20 millones de kilómetros cuadrados.