viernes, 30 de enero de 2015

Honduras: Condena a Gladys Lanza es un bozal a la libertad de expresión

defensoresenlinea.com
Por Sandra Rodríguez | Defensores en Línea

La reconocida defensora de derechos humanos Gladys Lanza, fue declarada culpable del delito de "difamación" tras acompañar a una víctima que denunció acoso laboral y sexual de parte de su jefe, en el año 2011. Esto en medio de un juicio que envía un mensaje a las mujeres que procuran acompañamiento, para que se callen y no denuncien.

Gladys Lanza, coordinadora del movimiento de mujeres por la Paz "Visitación Padilla", con presencia a nivel nacional, conocerá la individualización de la pena el próximo 25 de febrero.

Ella es una defensora condenada en los Tribunales hondureños por acompañar a Lesbia Pacheco, quien denunció al entonces director de la Fundación para el Desarrollo de la Vivienda Social, Urbana y Rural (FUNDEVIH), Juan Carlos Reyes, y este querelló a Lanza por los delitos de difamación, injuria y calumnia, pretendiendo "salvar su honor".

"Este es un caso para llevarlo a la reflexión", declaró la coordinadora general del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecido en Honduras, COFADEH, Bertha Oliva. "Hay que meditar en qué país estamos y en qué sistema de justicia estamos, porque de repente podemos llegar a la conclusión de no usar el sistema de justicia en búsqueda de justicia, sino que nos volvamos en Tribunales Sociales, que podamos colocar una denuncia ante los tribunales sociales y no los que legalmente están encaminados para eso", agregó.

La reconocida defensora de derechos humanos dijo que ya temían que las víctimas se conviertan en victimarios. "Ahora los representantes de las víctimas son los malos, los que injurian, los que botan el honor", apuntó.

"Siento que no es un buen precedente para decir que se respetan los derechos humanos, ni para el fortalecimiento de un Estado, ni para que se maneje a nivel internacional que hay un interés por respetar los derechos humanos o a los defensores. Es todo lo contrario porque ahora se dice que los culpables de la crisis y el desasosiego en Honduras somos los y las defensoras de derechos humanos", declaró Oliva.

Para ella, "el mensaje que nos envían es que ahora vamos a meditar lo que vamos a decir, pero nosotras no somos el Estado, nosotras documentamos y ante eso creemos que tenemos los suficientes elementos para colocar una denuncia ante el Ministerio Público. Pero ahora lo vamos a pensar, porque es grave creer que la sentencia de Gladys Lanza es para encaminar y orientar el país a un Estado de Derecho", denunció la coordinadora del COFADEH.

También agregó que "nos están arrinconando a que los y las defensoras, por temor a enfrentar un juicio ante los tribunales, nos callemos y no digamos nada.
Ahora no hay que reclamar, porque el que reclama es malo, hay que ir a pedir permiso  y pedir perdón para reclamar, eso creo una cultura en la ciudadanía, que se puede implementar.   

Oliva considera que con esta sentencia, se coloca un bozal a la libertad de expresión. "Es un juicio político y un ejercicio de poder del hombre contra la mujer. El punto no es si condenan a Lanza por uno o tres delitos de los que la acusan, sino la acción de indefensión ante el sistema de aplicación de justicia al que se enfrentan los y las defensoras de derechos humanos en Honduras".

Finalmente, recalcó que este es un juicio de poder del hombre contra la mujer. "No respetaron sus condiciones de salud, ni su edad, mucho menos lo que Gladys Lanza representa como histórica defensora de derechos humanos en Honduras", concluyó Oliva.

La coordinadora de Las Chonas es una defensora que goza de medidas cautelares otorgadas por la CIDH y ratificadas por la Corte-IDH.

En el 2009, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ordenó al Estado hondureño proteger a la defensora; no obstante, los incidentes contra su vida, no cesaron pese a la adopción de las medias cautelares. Por esta razón, el COFADEH y CEJIL pidieron a la CIDH que solicitara la intervención de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Corte-IDH, quien ya ordenó medidas de protección.

En septiembre del 2010, Corte- IHD, otorgó medidas cautelares a la defensora de derechos humanos, Gladys Lanza Ochoa, debido a que ella se encontraba en situación de riesgo, ya que vía electrónica había recibido amenazas de muerte y persecución.

De acuerdo con estas organizaciones, desde el golpe de Estado en Honduras, el 28 de junio de 2009, la CIDH adoptó alrededor de 200 medidas cautelares (algunas individuales y otras colectivas), pero la mayoría de ellas no han sido cumplidas de manera eficaz por el Estado hondureño.

Acompañamiento a víctima

En 2011, Lesbia Pacheco, jefa de Recursos Humanos de Fundevih, se acercó a la organización Las Chonas en busca de respaldo, pues luego de años de acoso sexual y laboral por parte del gerente de la empresa, Juan Carlos Reyes, había sido despedida.

Las Chonas retomaron el caso y se enfocaron en la defensa de la joven. Acudieron a las instancias correspondientes para interponer las demandas laborales, realizaron marchas y comunicados, y lograron que el Juzgado de Trabajo ordenara el reintegro laboral.

"La defensa que hicimos del caso no es un asunto solamente mío, es la razón de ser de la organización, a eso nos dedicamos, somos una organización de defensa de los derechos humanos de las mujeres y al final él está utilizando sus influencias políticas para perjudicar nuestra labor”, declaró en su momento Gladys Lanza.

Ante la resolución emitida ayer en la Sala uno del Tribunal de Sentencia de Tegucigalpa, Gladys Lanza dijo creer que los jueces se inclinarían más por una posición de género, por sobre las leyes. Interpretó el fallo como un mensaje a la mujer para que no denuncie atropellos.