miércoles, 14 de enero de 2015

Ex presidente Zelaya envia carta a Ban Ki-moon denunciando graves violaciones de ddhh en Honduras

Por Agencias

En ocasión de la visita a Honduras, este miércoles, del secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, el ex presidente y actual jefe de bancada del partido Libertad y Refundación (Libre), Manuel Zelaya, envió una carta al diplomático en la que considera su visita una oportunidad importante para que "se percate del brutal sometimiento en que se encuentra el pueblo hondureño".

Asimismo, Zelaya denunció el intento del actual gobernante de querer imponer "un sistema de terror militar con sus políticas de seguridad, donde ya prácticamente desaparecieron fundamentales derechos civiles".

De igual forma, el ex mandatario señaló que la mayoría del pueblo hondureño se debate "entre la miseria y la extrema pobreza", y pidió a Ban Ki-moon abogar por "la reconciliación, el diálogo, la justicia y la paz" en el país.

A continuación el texto integro de la carta

Tegucigalpa, MDC 13 de Enero de 2014.

Señor BAN KI-MOON
Secretario General
Organización de las Naciones Unidas

Distinguido Señor Secretario:

Es propicia su visita para expresarle nuestras mejores muestras de agradecimiento e informar a Usted, que desde el 28 de junio de 2009 en nuestro país se vive la más absoluta impunidad frente a quienes asestaron el GOLPE DE ESTADO MILITAR, condenado en forma unánime por la Organización de Naciones Unidas.

Las víctimas de asesinatos, violaciones a los derechos humanos y torturas desde el golpe de Estado a la fecha, todavía seguimos demandando la aplicación de justicia que no llega.

Desde el golpe de Estado, la mayoría de nuestra población se debate entre la miseria y la extrema pobreza; el aumento de la violencia de Estado, de la criminalidad organizada, de las ejecuciones extrajudiciales; de los constantes crímenes de escuadrones de la muerte y grupos paramilitares, de las masacres en contra de niños y jóvenes, todos a la orden del día en la más brutal violación de los derechos humanos.

Honduras es hoy un Estado militarizado, situación que ha sido constatada y expuesta en el Informe Preliminar de la Misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en su visita “in loco” a Honduras al final del año 2014. El informe anual de “Human Rights Watch” (World Report, 2014) evidencia también la crisis y de

igual manera más de cien congresistas norteamericanos se pronunciaron en 2014 a través de una carta pública en protesta por las violaciones a los derechos humanos, la represión militar contra los diputados que conformamos la oposición en el Congreso Nacional y el estado de coacción que vive el pueblo hondureño.

Por quinto año consecutivo a partir del año 2010 se le ha negado al pueblo el acceso a los fondos de la Cuenta del Milenio de los Estados Unidos de Norteamérica, debido a la pérdida de confianza de la comunidad internacional por los altos niveles de violencia, las sistemáticas violaciones a los derechos humanos y la corrupción en que se encuentra la administración de HONDURAS.

El pueblo hondureño soporta indignado la devaluación de su moneda, más de nueve ajustes fiscales, aumentos desconsiderados de impuestos para los más POBRES y más deuda pública. Se ha perdido totalmente la honestidad en el manejo de los fondos públicos y se ha legalizado la secretividad del quehacer público modificando de manera arbitraria la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública aprobada durante mi administración.

Miles de trabajadores de las empresas e instituciones del Estado que se están privatizando han sido suspendidos y despedidos de forma arbitraria; mientras otros son perseguidos de manera inmisericorde como los maestros, los obreros, los campesinos son asesinados, especialmente en el sector norte del país.

La clase trabajadora subsiste con bajos salarios, y se han congelado todos los aumentos y beneficios, a pesar de la inflación, el alto costo de la vida y la progresiva devaluación de la moneda.

Juan Orlando Hernández, diputado a favor del golpe en 2009, y actual Presidente de la República, se ha negado constantemente al diálogo nacional con la oposición, limita con su control mediático y propaganda exagerada el debate abierto y tolerante sobre las ideas, y en forma autoritaria, como fraudulenta, reprime las demandas sociales, imponiendo un sistema de terror militar con sus políticas de seguridad donde ya prácticamente desaparecieron fundamentales derechos civiles y nos amenaza con desaparecer la Policía Nacional Preventiva, creando una Policía Militar paralela.

El chantaje, la persecución, las declaraciones públicas y las cadenas de prensa amenazan-do a la oposición de estar asociada con el crimen organizado constituyen formas cotidianas de trato a sus oponentes, de parte del Presidente Hernández en su retorcida personalidad.

Leyes limitativas de la libertad individual y colectiva, como la de Escuchas e Intervención de las Comunicaciones privadas de los ciudadanos; Ley Antiterrorista; Ley contra las “conspiraciones” y leyes de militarización acelerada del Estado; destitución de forma ilegal y sin ningún procedimiento preestablecido a jueces y magistrados que se pronunciaron en contra del golpe de Estado; destitución arbitraria de cuatro magistrados de la Sala Constitucional por oponerse al fraude que montó en las pasadas elecciones; y nombramiento de forma ilegal y arbitraria de los magistrados del Tribunal Supremo Electoral, el Fiscal General y el Fiscal General Adjunto; son algunas de sus acciones, propias de un tirano.

Sin respetar el procedimiento ya establecido en la Constitución: la Consulta Popular (Plebiscito o Referéndum), y negando al pueblo sus derechos políticos, un grupo fuerte de diputados del Gobierno han propuesto oficialmente reformas a la Constitución por la vía de la Corte de Justicia, con el único fin de permitir el continuismo presidencial.

Señor Secretario, su visita a nuestro país es una gran oportunidad, para que sin intermediarios, se percate del brutal sometimiento en que se encuentra el pueblo hondureño, así como de la constante negación de los derechos que nos asisten como oposición democrática y pacífica. NO aceptamos el espacio de violencia y confrontación promovida por el Presidente de manera autoritaria y sin legitimidad, ya que apenas ha obtenido el 34% del electorado nacional.

Señor Secretario, NO hemos perdido la esperanza de encontrar soluciones para HONDURAS. En esta oportuna ocasión apelamos a su elevada y alta investidura para que atendiendo la razón de ser de las Naciones Unidas, abogue por la RECONCILIACIÓN, el DIALOGO, la JUSTICIA y la PAZ, propósitos HOY desconocidos por el Estado hondureño y ausentes en la agenda de quien NOS Gobierna.

Con las mayores muestras de consideración y respeto,

JOSÉ MANUEL ZELAYA ROSALES
Presidente Constitucional 2006-2010