sábado, 13 de diciembre de 2014

Informe preliminar de la CIDH sobre Honduras fue "fuerte y contundente"

CIDH
Por ERIC | Radio Progreso

El experto en Derecho Internacional y en Derechos Humanos, Joaquín Mejía Rivera, asegura que en 10 años de experiencia en el Sistema Interamericano nunca había visto un informe tan duro y tan contundente acerca de un país como el que presentó recientemente sobre Honduras la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) después de una visita “in loco” la semana pasada. 


La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó un informe preliminar y dio varias recomendaciones luego de su una visita “in loco” a Honduras, que tuvo lugar del 1 al 5 de diciembre del año en curso.

“Creo que es fundamental el trabajo que hacen medios de comunicación como Radio Progreso o como el A Mecate Corto y otros medios alternativos, para poder difundir en primera instancia estas observaciones preliminares,” aseguró Rivera, quien también integra el Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación, ERIC, de la Compañía de Jesús.

La visita se hizo con el objetivo de observar la situación general de derechos humanos en el país. La delegación estuvo encabezada por la Presidenta de la CIDH, Tracy Robinson; la primera vicepresidenta, Rose-Marie Belle Antoine; el Relator Especial para la Libertad de Expresión, Edison Lanza, especialistas de la Secretaría Ejecutiva, entre otros.

La función de la CIDH, explica Rivera, es monitorear la situación de los derechos humanos en el país, y también procesar denuncias individuales, sobre violaciones concretas, en ese sentido, se pueden realizar visitas “in loco” a un país, previas a la invitación por parte de un Estado.

Lo que más le preocupa de Honduras a la CIDH es la violencia e inseguridad

En términos generales la CIDH constató, en primer lugar, los alarmantes niveles de violencia que hacen de Honduras uno de los países más violentos del mundo, en segundo lugar, las desapariciones forzadas, lo cual es grave, porque es una práctica que creímos superada y que sucedió en los años 80, y de la que no ha habido una investigación seria que señale y sancione a los responsables, asegura el especialista Rivera.

El informe de la CIDH establece que: de acuerdo a un estudio de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes estuvo en aumento en Honduras de 50.9 en 2000 hasta alcanzar 81.8 en 2010, 91.4 en 2011 y 90.4 en 2012. De hecho, el índice de homicidio en Honduras en 2013, fue el más alto a nivel mundial.

De acuerdo con la información aportada por el Estado, basándose en cifras del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional de Honduras, que utiliza una metodología diferente a la de UNODC, la tasa de homicidios bajó de 85.5 en 2012 a 79 por cada 100.000 habitantes en 2013. Aún contemplando estas cifras, la tasa de homicidios continúa siendo una de las más altas de la región y del mundo.

“El cerco mediático sigue en el país, porque como lo señala la CIDH, no se ha recuperado la institucionalidad democrática luego del golpe de Estado de 2009, y que además, se siguen viviendo los efectos y las consecuencias del rompimiento constitucional”, explicó Mejía Rivera.

Honduras saldrá de la Lista Negra de los países más violadores a los DDHH

De acuerdo con las reformas que hubo en el reglamento de la CIDH, sobre todo el artículo 59 del reglamento, Honduras desde el golpe de Estado ha sido incluida en el Capítulo Cuarto del Informe Anual de la CIDH, en el cual se incluye la lista siniestra de países violadores a los DDHH.

El artículo 59 establece que cuando se hace una visita “in loco”, el país, sale de esa lista siniestra, por lo tanto en el informe anual de la CIDH de 2014, Honduras no va a aparecer, explica el doctor Rivera.

Algunos consideran que el gobierno de Honduras utilizará la visita de “in loco”, como una jugada política y bien pensada para  contrarrestar la dureza con que la CIDH ha presentado sus informes sobre violaciones a DDHH en años anteriores.

“Pero eso no significa que Honduras ya no sea un país violador a los DDHH, eso es porque el reglamento lo establece así, sin embargo, el próximo año la CIDH, va a publicar un informe especial de país, es decir, lo que acabamos de recibir con las recomendaciones e informe preliminar es apenas un adelanto de lo que viene, será un informe detallado.

Y viendo que las observaciones preliminares han sido contundentes y bastante duras, esperamos que el informe sea muy contundente, profundo y detallado,” aseguró Mejía Rivera.

“Por mucho que el Estado intente por medio de su maquinaria mediática, decir que Honduras ha salido del capítulo IV del informe anual de la CIDH, los hallazgos y observaciones son tan evidentes que no se puede tapar el sol con un dedo, y luego cuando se saque el informe de país, también será un impacto político muy fuerte”, sentenció Joaquín.

Militarización en Honduras

El doctor Joaquín Mejía Rivera, asegura que la CIDH rescata las críticas severas que se le dan a las actuaciones de las instituciones a cargo de la seguridad pública y también a la falta de resultados en relación al combate a la violencia.

En cuanto a política de seguridad del Estado, se menciona en el informe preliminar el tema de LA MILITARIZACIÓN COMO RESPUESTA ANTE LA VIOLENCIA; la Policía Militar de Orden Público; el rol militar en los centros penales; el programa “Guardianes de la Patria”.

“En este sentido, se han venido confiando al ejército funciones que no necesariamente se corresponderían con su naturaleza como cuerpo, relativas por ejemplo, a tareas regulares de seguridad ciudadana; al mantenimiento de centros de detención de alta seguridad; y a la educación de niños y jóvenes,” se aprecia en el informe de la CIDH.

Otros hallazgos mencionados en el informe

En el informe se hizo varios apartados más con los temas de Violencia e impunidad, Acceso a la justicia, Fragilidad institucional, Desigualdad, exclusión social y discriminación estructural, Condiciones laborales y acceso a la atención médica, con casos concretos investigados y muchos de ellos presentados ante el Sistema Interamericano anteriormente.

El informe puntualiza que la CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.