lunes, 24 de noviembre de 2014

"Quieren que Honduras siga como gendarme de Estados Unidos" Carlos H Reyes

elheraldo.hn
Por El Heraldo

Tras salir de una larga reunión de un hotel capitalino, y mientras se preparaba para abordar un taxi (no tiene carro), el presidente del Sindicato de Trabajadores de la Industria Bebidas y Similares (Stibys), Carlos H. Reyes, aceptó hablar para El Heraldo sobre los temas del momento.

¿Qué opinión tiene de esa pretensión de elevar a rango constitucional la Policía Militar? 
El golpe de Estado se hizo para dos cosas: que Honduras siguiera como gendarme de Estados Unidos, para lo cual era necesaria la militarización del país y para profundizar el neoliberalismo. El propósito (de elevar a rango constitucional) es militarizar el país. Nosotros sostenemos que no procede la militarización de la sociedad ni la constitucionalización de la Policía Militar.

¿Habrá algún interés político en esto?  
Claro, todo es un interés político, pero lo malo es que también hay un interés político sectario.

¿Y usted respalda la segunda vuelta? 
Todo esto, y lo anterior, son cuestiones constitucionales. La mayor desgracia que le haya ocurrido a Centroamérica es que nos hayamos dividido en cinco repúblicas minusválidas. En Honduras no se ha respetado la institucionalidad, en todos los golpes de Estado han habido asambleas constituyentes y fue un error haberse ido a las elecciones de 2013 sin antes habernos ido a una Asamblea Nacional Constituyente y al mismo tiempo hacer una nueva Ley Electoral. 

Hoy tuviéramos condiciones distintas y hubiésemos rescatado la institucionalidad. Hoy tenemos ausencia de institucionalidad y de Estado en un montón de áreas. Ahorita no hablamos de desarrollo del país, solo de seguridad, de muertos, de tiros. Es una vergüenza para el país. Yo no había visto a Honduras en una situación tan grave como la que está pasando. 

Pero es que muchos quieren la Constituyente para efectos de legalizar la reelección. Debemos convencernos que tenemos que ir a una Asamblea Nacional Constituyente, pero no solo para ir a hacer una Constitución. No solo para ir a una reelección, sino para ir a un pacto entre todos los hondureños y que a partir de ahí volvamos a la institucionalidad. Por eso Costa Rica avanzó institucionalmente y nosotros nos quedamos atrasados porque aquí a cada rato la institucionalidad nos la pasamos por donde queremos.

¿Usted sigue siendo miembro de la Resistencia Popular? 
Claro. La Resistencia Popular está constituida por los distintos movimientos sociales y nosotros como sindicato pertenecemos a la Resistencia, pero como organización sindical no podemos pertenecer a ningún partido político.

¿O sea que usted no pertenece al partido Libre?  
El sindicato no puede pertenecer a ningún partido.

¿Y usted?  
¡Ah!, bueno, yo voté por Libre. ¿Pero no es dirigente? No, no, no. Yo no participo en la conducción de Libre ni en ninguno de sus cuadros.

¿Por qué?  
Bueno, yo soy dirigente de un sindicato y eso no deja de ser problema, estar dirigiendo un sindicato y dirigiendo un partido.

¿Cuál es el rumbo de Libre? 
Ja, ja, ja. Mirá, lo que te sé decir es que he escuchado los distintos criterios que tienen los dirigentes de Libre, sobre cómo interpretan y cómo analizan todos los acontecimientos. A mí me parece que todos los partidos tienen problemas, este no es un partido digamos así de izquierda, es un partido donde hay de distintos sectores, incluso a veces hasta incompatibles y me parece que es muy difícil dirigir un partido como ese y más en las condiciones en que estamos en Honduras. 

Estamos viendo que las cosas se agudizan en el país y necesitamos de partidos políticos responsables que sepan responder a una agudización de la crisis social en el país. Y me parece que partidos como Libre, y otros, pueden contribuir a que se vaya a una Constituyente.

¿Por qué cree usted que hay problemas internos en Libre?  
Yo no soy dirigente de Libre. Esos son problemas corrientes que se dan en los partidos y ahí el problema es cómo conciliar esos distintos grupos que hay en Libre. Porque Libre es de una sola línea. A me gustaría que Libre sea de una sola tendencia, pero eso son sueños, y menos en las condiciones sociales y de dependencia que tiene el país.


“Libre no es un partido de izquierda”. Este es el punto de vista de Carlos H. Reyes, veterano luchador de los movimientos sociales y hombre respetado en los círculos del movimiento sindical, social y popular. Tras salir de una larga reunión de un hotel capitalino, y mientras se preparaba para abordar un taxi (no tiene carro), el presidente del Sindicato de Trabajadores de la Industria Bebidas y Similares (Stibys), aceptó hablar para EL HERALDO sobre los temas del momento. ¿Qué opinión tiene de esa pretensión de elevar a rango constitucional la Policía Militar? El golpe de Estado se hizo para dos cosas: que Honduras siguiera como gendarme de Estados Unidos, para lo cual era necesaria la militarización del país y para profundizar el neoliberalismo. El propósito (de elevar a rango constitucional) es militarizar el país. Nosotros sostenemos que no procede la militarización de la sociedad ni la constitucionalización de la Policía Militar. ¿Habrá algún interés político en esto? Claro, todo es un interés político, pero lo malo es que también hay un interés político sectario. ¿Y usted respalda la segunda vuelta? Todo esto, y lo anterior, son cuestiones constitucionales. La mayor desgracia que le haya ocurrido a Centroamérica es que nos hayamos dividido en cinco repúblicas minusválidas. En Honduras no se ha respetado la institucionalidad, en todos los golpes de Estado han habido asambleas constituyentes y fue un error haberse ido a las elecciones de 2013 sin antes habernos ido a una Asamblea Nacional Constituyente y al mismo tiempo hacer una nueva Ley Electoral. Hoy tuviéramos condiciones distintas y hubiésemos rescatado la institucionalidad. Hoy tenemos ausencia de institucionalidad y de Estado en un montón de áreas. Ahorita no hablamos de desarrollo del país, solo de seguridad, de muertos, de tiros. Es una vergüenza para el país. Yo no había visto a Honduras en una situación tan grave como la que está pasando. Pero es que muchos quieren la Constituyente para efectos de legalizar la reelección. Debemos convencernos que tenemos que ir a una Asamblea Nacional Constituyente, pero no solo para ir a hacer una Constitución. No solo para ir a una reelección, sino para ir a un pacto entre todos los hondureños y que a partir de ahí volvamos a la institucionalidad. Por eso Costa Rica avanzó institucionalmente y nosotros nos quedamos atrasados porque aquí a cada rato la institucionalidad nos la pasamos por donde queremos. ¿Usted sigue siendo miembro de la Resistencia Popular? Claro. La Resistencia Popular está constituida por los distintos movimientos sociales y nosotros como sindicato pertenecemos a la Resistencia, pero como organización sindical no podemos pertenecer a ningún partido político. ¿O sea que usted no pertenece al partido Libre? El sindicato no puede pertenecer a ningún partido. ¿Y usted? ¡Ah!, bueno, yo voté por Libre. ¿Pero no es dirigente? No, no, no. Yo no participo en la conducción de Libre ni en ninguno de sus cuadros. ¿Por qué? Bueno, yo soy dirigente de un sindicato y eso no deja de ser problema, estar dirigiendo un sindicato y dirigiendo un partido. ¿Cuál es el rumbo de Libre? Ja, ja, ja. Mirá, lo que te sé decir es que he escuchado los distintos criterios que tienen los dirigentes de Libre, sobre cómo interpretan y cómo analizan todos los acontecimientos. A mí me parece que todos los partidos tienen problemas, este no es un partido digamos así de izquierda, es un partido donde hay de distintos sectores, incluso a veces hasta incompatibles y me parece que es muy difícil dirigir un partido como ese y más en las condiciones en que estamos en Honduras. Estamos viendo que las cosas se agudizan en el país y necesitamos de partidos políticos responsables que sepan responder a una agudización de la crisis social en el país. Y me parece que partidos como Libre, y otros, pueden contribuir a que se vaya a una Constituyente. ¿Por qué cree usted que hay problemas internos en Libre? Yo no soy dirigente de Libre. Esos son problemas corrientes que se dan en los partidos y ahí el problema es cómo conciliar esos distintos grupos que hay en Libre. Porque Libre es de una sola línea. A me gustaría que Libre sea de una sola tendencia, pero eso son sueños, y menos en las condiciones sociales y de dependencia que tiene el país.

Leer más en: http://www.elheraldo.hn/pais/770466-331/libre-no-es-un-partido-pol%C3%ADtico-de-izquierda
Síganos en: www.facebook.com/diarioelheraldo y @diarioelheraldo en Twitter