sábado, 15 de noviembre de 2014

Paraguay: Democracia subdesarrollada y restringida

cordonessinzapatos.wordpress.com
El presidente Cartes, ganó las elecciones con el apoyo del 15,6% de la población total

Por Paí Oliva

Democracia subdesarrollada y restringida, es la frase con la que Luis Adolfo Soler titulaba su escrito del 27 de abril de 2013. Es un recuento de datos sobre las últimas elecciones presidenciales. Los recuerdo hoy porque dan que pensar, aún pidiendo las correcciones del TSJE. Nos ayudan a comprender la realidad que vivimos.

Para el 2013, datos recopilados por Luis Adolfo Soler, la población del Paraguay era de alrededor de 7 millones de ciudadanos.

No pudieron votar por no tener 18 años cumplidos 2.500.000 personas. Con los que los potenciales votantes llegaban a 4.500.000 ciudadanos. De ellos 654.333 nuevos con la inscripción automática y los pocos electores paraguayos censados en el extranjero.

La cifra final de habilitados para votar el 21 de abril era de 3.516.273 de los que solamente votamos 2.391.790.

Eso significa que sólo un 53,15% de la población activa participó en la votación. De hecho, quitando luego, los votos blancos o nulos, realmente votó el 50,2%.

A un nivel más amplio, contando la población total del Paraguay, votó solamente el 34% de la población.

Y, en concreto, el presidente Cartes, ganó las elecciones con el apoyo de 1.095.469 votantes, el 15,6% de la población total.

Queda un vacío importante por llenar. Se calcula unos 550.000 paraguayos y paraguayas en el gran Buenos Aires. En la zona de Misiones, Formosa, Chaco y Corrientes unos 200.000 más.

Y además hay miles esparcidos por el mundo. Ellos pudieron haber cambiado las elecciones. Pero la cifra, censada manualmente para votar de tantos miles, fue ridícula.

No se pudo, no se supo o no se quiso que votaran. Y conste que hubo un referéndum aprobándolo.

Me alegro encontrar en mi archivo esta hoja y agradezco a Luis Adolfo Soler el haber editado estos datos provisorios. Sería interesante que el TSJE los confirmara o pusiera al día.

Pues, aún con estas cifras provisorias delante y reflexionando en ellas, pienso que algo grave ocurre en nuestra democracia.