lunes, 24 de noviembre de 2014

La campaña por la dignificación de las condiciones laborales de las camareras de piso llega a Nicaragua

Foto G. Trucchi | Rel-UITA
El diálogo social como instrumento de cambio 

Por Ernest Cañada | ALBA SUD / Rel-UITA

Martha Mercado, dirigente sindical en el Hotel Crowne Plaza de Managua y componente del Comité Latinoamericano de Mujeres de la UITA (CLAMU), cuenta cómo se han utilizado los recursos de la campaña impulsada por la Internacional en Nicaragua.

Una delegación de la Rel-UITA -encabezada por Gerardo Iglesias, secretario regional, y Marcial Cabrera, integrante del Comité Ejecutivo Latinoamericano- se reunió el 5 de noviembre en Managua con trabajadoras de los hoteles Crowne Plaza y Las Mercedes para conocer mejor las condiciones laborales de las camareras de piso de los hoteles del país.

Esos son los únicos establecimientos hoteleros donde hay sindicatos, una muestra más del arraigado antisindicalismo que brilla en este sector en Nicaragua y en toda la región.

En el hotel Crowne Plaza el Sindicato Gutiérrez y Martínez ha cumplido 35 años y es miembro de la Federación Unitaria de Trabajadores de la Alimentación de Nicaragua (FUTATSCON), afiliada a la UITA.

Ventajas de estar sindicalizados
Una empresa abierta al diálogo social


Martha Mercado, que cumple labores en la recepción del hotel y es secretaria de organización del Sindicato, asegura que para los trabajadores ha sido muy importante contar con una organización fuerte.

Por medio del convenio colectivo, explica, “los trabajadores tenemos una canasta básica importante, transporte mensual, comidas, beneficios como anteojos, ayudas para estudiantes”.

Pero lo más importante, afirma, es que “aquí nuestros derechos se respetan. Y siempre andamos vigilando”.

La campaña “Arreglen mi puesto de trabajo”, por la dignificación de las condiciones laborales de las camareras de piso, está siendo impulsada a nivel internacional por la UITA y en Latinoamérica por su Regional, con quien estamos llevando adelante una serie de entrevistas a dirigentes sindicales y trabajadoras en España.

La intención de la iniciativa es hacer visibles las situaciones de explotación y malas prácticas laborales que padece uno de los colectivos centrales para el buen funcionamiento de cualquier hotel como son las camareras de piso.

Marcial Cabrera, presidente de FUTATSCON, transmitió algunos de los materiales utilizados en la campaña al Sindicato, que de inmediato los asumió como propios.

“Yo pertenezco a la Comisión de Higiene y Seguridad del Hotel y cuando Marcial nos dio boletas de la campaña mi preocupación fue ver, entre otras cosas, los productos químicos de limpieza que se estaban utilizando en el establecimiento y pedir los equipos de protección personal adecuados”, cuenta Martha Mercado.

La realización de revisiones llevó a que quedara en evidencia que varias camareras de piso padecían lumbalgia.

Como resultado de la campaña, la empresa decidió adquirir otros productos de limpieza que las compañeras evalúan como más eficientes y sanitariamente no nocivos.

La Comisión de Higiene y Seguridad –continúa Mercado– pidió igualmente la organización de seminarios de ergonomía al Instituto Nacional de Seguridad Social, tomando en cuenta que a menudo las camareras de piso se dañan por falta de conocimiento sobre, por ejemplo, la postura más adecuada para levantar un colchón o lavar un baño o una tina.

También se les brindó seminarios sobre manipulación de químicos. “En resumen, se atacó el problema, y hay que destacar que la empresa tuvo una muy buena actitud”, apuntó la sindicalista.

Gracias al Sindicato y al diálogo permanente con la dirección de la empresa, la carga de trabajo que tienen las camareras de piso en este hotel es actualmente razonable en comparación con otros establecimientos del país.

Nada ha sido regalado
Un Sindicato junto a su gente


Pero estas condiciones, recuerda Mercado, no han sido regaladas. “Aquí ha habido mucha lucha”, resaltó.

“Mi preocupación fue que las compañeras estuvieran atentas a lo que le sucedía. Yo caminaba detrás de ellas, preguntándoles cómo estaban, si sentían dolor, cómo seguían.

Hablamos con la jefa de ama de llaves, le contamos que estábamos desarrollando esta campaña y así fuimos introduciendo varios cambios beneficiosos”, subrayó.

El trabajo de las compañeras del Sindicato Gutiérrez y Martínez en el Hotel Crowne Plaza es un ejemplo de cómo la campaña ha permitido mejorar las condiciones de trabajo y una demostración de la importancia de estar organizados sindicalmente para poder defender mejor los derechos de los trabajadores.

También ha dejado en claro que cuando la empresa no observa al Sindicato como un enemigo, como sucede en la mayoría de los hoteles, todo funciona mejor.

Fuente: Rel-UITA