domingo, 30 de noviembre de 2014

Honduras: 32 años de COFADEH, sin verdad no hay justicia

defensoresenlinea.com
Por Sandra Rodríguez | Defensores en Línea

"Bienvenidos y los felicito por no olvidarse de este Comité" fueron las palabras que ofreció Liduvina Hernández, presidenta del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, COFADEH, a los y las asistentes al foro conmemorativo por los 32 años de vida de la institución "Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de no Repetición".

La cita fue en el Hogar contra el Olvido, en el municipio de Santa Ana, Francisco Morazán, donde más de un centenar de familiares de víctimas de desaparición forzada en la década de los ochenta, noventa, y post golpe, asesinados políticos, representantes de organizaciones amigas, sindicatos, cooperación internacional, compañeros y compañeras de lucha, miembros de las redes de defensores/as de DDHH formadas y fortalecidas por esta institución, periodistas, abogados, defensores y defensoras de DDHH, amigos y amigas, se reunieron para manifestar  que en estos 32 años han mantenido su cariño, aprecio y confianza en el trabajo que realiza esta organización, reconstruyendo la Memoria Histórica y rompiendo el silencio.

Y el foro se realizó con el objetivo de fortalecer y posicionar en el debate nacional los conceptos sobre Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de no Repetición y generar nuevas aptitudes de parte de la sociedad en general, los administradores de justicia y funcionarios del Ejecutivo en ámbitos de competencia.

Doña Vina, como se le conoce a la presidenta y una de las fundadoras del Comité, dijo que estos años los han vivido con dolor, pero Dios les ha dado la voluntad y fuerza de seguir aquí y hasta que termine la vida seguiremos luchando por el COFADEH.

También compartió la satisfacción de que los hijos de ella y sus compañeras, no eran asesinos, como los que los secuestraron, los que torturan y matan a tantos jóvenes, lo que causa un dolor que en la actualidad ha vuelto a afectar a nuevas familias.

Doña Vina madre de Enrique López Hernández, detenido-desaparecido en enero de 1982, y de Marco Tulio y joven defensor de DDHH asesinado en 1991, manifestó que la diferencia es que de uno si sabe dónde está enterrado, y del otro no supo nada, pero cuando visita la tumba de Marco Tulio, lleva dos ramos de flores, y le dice a su hijo que las otras flores son de Quique.

Bertha Oliva, coordinadora general del COFADEH, volvimos como en los viejos tiempos, hoy vi que siete personas han sido desparecidas en este año en diferentes partes del país, y no están en las listas del Comité.

Vemos similitudes entre el ayer y el hoy, porque señalaban a los jóvenes de que andaban en cosas malas, por lo que no hay que acomodarnos, hay que mantener las ideas frescas, por eso las redes de defensores y defensoras de DDHH formadas por le COFADEH, nos llenan de esperanzas, la presencia de las madres de detenidos-desaparecidos nos da alegría, son fragmentos de las palabras ofrecidas por Bertha Oliva.

También afirmó que sin verdad no puede haber justicia, que la estrategia desde 1982 es un acompañamiento mutuo con los movimientos sociales, porque no se quiere que haya clases privilegiadas de víctimas, porque COFADEH observa que la víctimas que un nivel económico, tienen cierto estatus, abordaje y tratamiento, pero la víctima de tierra adentro sufre de la misma forma la desaparición de un hijo, y eso es definir conciencia de clase.

“Es lógico que los que están apostándole al olvido, no me interesa las etiquetas, me interesa la verdad, la justicia y la reparación, hay que concientizar a la población hondureña a que tiene derecho a ser reparado por el daño causado y a exigir que no se repitan esos hechos”.

Contamos con la participación de la representante del CONADEH Elia Ruth Velásquez, quien habló sobre las perspectivas sobre la Verdad, como derecho fundamental de las víctimas y de la sociedad.

Y la defensora de DDHH de El Salvador, Ester Alvarenga, expuso desde la perspectiva  Histórica y Presente las Garantías de no repetición.

Ella resaltó las similitudes en las graves violaciones a los derechos humanos entre Honduras y El Salvador, así mismo el deber de parte del Estado a responder por el clamor de las víctimas, el derecho a saber la verdad, a que les repare integralmente, a pedir perdón y el derechos a la memoria histórica, si ésta no existe, se repiten los mismos hechos y las nuevas generaciones sufren en otras dimensiones violaciones a los derechos humanos y por eso el Estado debe comprometerse y no solo por cuestiones diplomáticas firmar convenios internacionales. 

No es suficiente que solo se integren otras instituciones del estado, por lo que el tema de memoria y reparación debe ser una política de Estado, pero si hay una verdad que se oculta, los otros derechos no vienen consiguiente, sino que se quedan en un nivel de ocultamiento, por eso es importante hablar con la verdad.

Ester  Alvarenga, es sobreviviente de las cárceles, de la anterior policía nacional salvadoreña, que se encargaba de asesinar y mirar como sinónimo de subversivo a cualquier personan que llevaba un libro y expresaba ideas diferentes, y sobreviviente de la primera gran masacre en el Salvador, en 1980, en el Río Sumpul (frontera occidental con Honduras, y salvó su vida, porque sabía nadar).

Todas son acciones represivas del Estado que marcan mi vida, pero me impulsa no a callarme, sino a actuar mientras exista injusticia, desde entonces me considero una militante de los DDHH.

Honduras vive una situación como la que vivía El Salvador en la década de los años de la década de los 60 y 70, porque allá tenemos acuerdos de paz, hubo negociación a la guerra, y con más libertad de hablar y actuar.  Para nosotros COFADEH es un ejemplo creada en un momento donde las garantías jurídicas estaban en completa indefensión para cualquier expresión social en 1982.

Este evento se realizó en el Hogar Contra el Olvido, en el municipio de Santa Ana, a 25 kilómetros al sur de Tegucigalpa, este es un lugar conmemorativo de los detenidos desaparecidos y asesinados por motivos políticos en la década de 1980.

Al Foro nos acompañaron familias miembros del COFADEH, familiares de nuevas víctimas de desaparición y asesinados políticos, representantes de organizaciones amigas, representantes de la cooperación internacional, compañeros y compañeras de lucha, miembros de las redes de defensores/as de DDHH formadas y fortalecidas por el COFADEH, compañeros de la prensa y muchos amigos y amigas que en estos 32 años han mantenido su cariño, aprecio y confianza en el trabajo que realiza el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras en defensa de los DDHH en Honduras.

Memorias de familiares y amistades

Entre los y las asistentes, estuvo Alba Rosa, hija de doña Albertina Rodríguez, quien hace seis meses dio su paso definitivo al encuentro con su hija Luisa Socorro, desaparecida en 1985. Doña Albertina, con su paso lento, apoyada en un bastón, no faltó a los plantones y actividades del COFADEH, por lo que entre sus últimos deseos fue decirle a su familia que siempre acompañaran al Comité, con la esperanza que su hija apareciera.

También Guadalupe Gracia, asistió en replantación de su madre, doña Elsita Gómez, madre de Miguel Ángel, desaparecido en 1993. Mi madre me dijo que  como ella está enferma, que yo o deje de venir, por la memoria de mi hermano. Tenemos fe que con COFADEH vamos a seguir adelante.

Y Juan José Vijil, padre de crianza de Juan Humberto Sánchez, detenido ilegalmente por militares y su cuerpo apareció 12 días después en 1992 en el rio Negro, Colomoncagua, Intibucá, agradeció el acompañamiento del COFADEH, institución a la que él acudió desde el momento de la desaparición del joven, por recomendación de un sacerdote de la zona. Y aunque la historia ha sido dolorosa, el encontrarse con familias con el mismo dolor, les ha dado fortaleza.

Para Reina Rivera, representante de la agencia Diakonia, felicitó al COFADEH por su lucha, ya que es una institución coherente con su historia, porque no ha dejado solas a las víctimas de violaciones a derechos humanos de la década de los ochentas y en la actualidad, porque los patrones se continúan repitiendo, y se observan al poder judicial y legislativo sometidos al ejecutivo, al igual que el Ministerio Público y la clase política.

Ana Pineda, ex ministra de Derechos Humanos, dijo que ha estado presente en el evento del 32 aniversario con una satisfacción de acompañar a una institución que lucha por la defensa de los derechos humanos y denunciando a los responsables de estos hechos. Este día debería ser de satisfacción para la población hondureña por tener una institución como el COFADEH.

Darwin Barahona, presidente del Sindicato de Trabajadores de la Dirección Ejecutiva de Ingresos, SITRADEI, se sintió alagado por compartir esta conmemoración de 32 años de memoria histórica, y manifestó su agradecimiento porque el COFADEH les ha dado el respaldo que les ha negado el mismo Comisionado de DDHH, es así que esta institución cumple un rol histórico y estaremos siempre respaldándola. 

Sonia Marlina Dubon, quien fue la primera Fiscal especial de DDHH y Comisionada Adjunta primera de DDHH dijo que el COFADEH ha sido y sigue siendo el gran orientador en materia de DDHH, la institución que se ha ganado a pulso la credibilidad en materia de DDHH en el país. Quienes han sufrido y sufrimos violaciones a los derechos humanos, lo primero que se nos ocurre es acudir al COFADEH.

El estado no da respuesta a la exigencia de justicia, por lo tanto continua la impunidad en los casos que atiende, registra, documenta y acompaña el COFADFEH.

Su coordinadora Bertha Oliva, dijo que “no me da pereza, frío, no me da miedo, cuando se trata de salvar una vida”.

“No me gusta que me obliguen, no me gusta que nos juzguen, porque no hacemos, porque no somos el Estado de Honduras, nosotros simplemente decidimos acompañar a la gente que sufre, pero hay gente que nos critica porque no puede entender la lógica del trabajo de COFADEH, a veces quieren que yo los atienda a la hora que llegan, y yo no puedo atender a la hora que llega una persona, a veces no puedo atender porque estoy muy ocupada, entonces vienen y escriben en contra de nuestra labor, a esa gente la perdono y creo que es gente que no ha crecido, que le falta mucho por crecer”.

Nosotras no somos el Estado, al estado es a quien hay que reclamarle, al CONADEH porque no hace lo que tiene que hacer y contempla los mandatos, al MP que no cumple con su deber, ellos son servidores públicos, y nosotras no somos servidoras públicas.

COFADEH lo que ha hecho es surtir la labor del Comisionado Nacional de DDHH, que le falló al pueblo en los momentos que más lo necesitaba.

Conocemos nuestra ruta y sabemos quiénes son nuestros enemigos, y les disculpamos y perdonamos a todos y todas aquellas que conspiran desde algunas esquinas disfrazadas de derechos humanos, nosotras no competimos con esa gente, trabajamos y luchamos para que podamos tener en el pensum académico el tema de Memoria Histórica, el derecho a pedir justicia y que el gobierno repare los daños causados por sus antecesores.