sábado, 1 de noviembre de 2014

Desigualdad extrema y multimillonarios

Getty Images
Por Lo Que Somos  | END

La cantidad de ‘milmillonarios’ se duplica durante la crisis y la desigualdad alcanza niveles máximos. Las fortunas de las 85 personas más ricas del mundo aumentaron cada día unos 668 millones de dólares -entre 2013 y 2014- lo que supone casi medio millón por minuto. El dinero que poseen equivale al de la mitad más pobre del mundo, según los datos de Oxfam

En África, 16 ‘milmillonarios’ conviven con 358 millones de personas en extrema pobreza y en el mundo hay 1,645 multimillonarios.

En Nicaragua, el 35.5% de los ingresos que genera el país están concentrados en manos del 10% de las personas más ricas; mientras tanto, el 10% de las personas más pobres solo reciben el 1.8% de los ingresos, subrayó Ana María Martínez, directora de país de Oxfam.


Según el informe, Latinoamérica y el Caribe siguen siendo la región donde prevalecen los índices más altos de desigualdad. Mientras los más ricos captan casi el 50% de los ingresos totales de la región, los más pobres apenas reciben el 5%, afirmó Martínez.

Destaca, además, que la desigualdad no es cosa de países ricos o pobres, porque solo hay que recordar que el hombre más rico del mundo, Carlos Slim, vive en México y no en una nación desarrollada. Slim tiene una fortuna cercana a los US$80,000 millones.

En el caso del estado español, el segundo país más desigual de la UE, el 1% de los más ricos acumulan tanto como el 70% de los ciudadanos. En otras cifras: los 20 españoles más ricos tienen lo mismo que los 14 millones más pobres.

El rápido incremento de la desigualdad económica extrema dificulta considerablemente la lucha contra la pobreza. Nuevas investigaciones de Oxfam han revelado que, si se redujese la desigualdad de ingresos en Kenia, Indonesia y la India, sería posible sacar de la pobreza a millones de personas más en estos países. Si la India frenase el aumento de la desigualdad podría poner fin a la situación de pobreza extrema en que viven 90 millones de personas en 2019. Si fuese más allá y redujese la desigualdad en un 36%, podría prácticamente erradicar la pobreza extrema.

The Brookings Institution también ha desarrollado una serie de supuestos que demuestran que la desigualdad impide que se erradique la pobreza a nivel mundial. En esos supuestos, si se redujese la desigualdad, podrían salir de la pobreza 463 millones de personas más que si la desigualdad aumentase.


RETROCESO

La organización advirtió que la desigualdad en el mundo causará un retroceso de décadas en la lucha contra la pobreza. “Por supuesto que esta desigualdad de la que estamos hablando no es meramente económica, sino que se ve cruzada por otras desigualdades que existen, que de alguna manera son estructurales y que se ven exacerbadas aún más por la desigualdad económica, como la desigualdad entre hombres y mujeres, brechas salariales entre hombres y mujeres", analizó la directora de país de Oxfam.

JUSTICIA FISCAL

Para la organización, el problema de la desigualdad está vinculado con los problemas de evasión y justicia fiscal, que quiere decir que mientras algunas personas no pagan impuestos, ya sea porque están en el sector informal o porque evaden sus obligaciones con el fisco, por otra parte los más ricos pagan menos de lo que deberían pagar.

En Nicaragua, por ejemplo, señaló Oxfam, las cifras oficiales revelan que por evasión y exoneración de impuestos se pierde casi un 15% del Producto Interno Bruto, PIB.

"En el caso de Nicaragua y otras regiones del mundo, tenemos un sistema fiscal que es sumamente regresivo, que realmente no permite que se cierre la brecha económica entre los que más tienen y los que menos tienen. Entonces, la preocupación es que esa brecha de desigualdad siga creciendo y limite los esfuerzos de reducción de la pobreza en el país", concluyó Martínez.

Cambiar las reglas

Intermón Oxfam ha lanzado este jueves una campaña internacional que se propone alertar sobre el “crecimiento” que ha registrado durante la crisis económica la desigualdad, que ve como “el gran problema de la sociedad actual”, ya que “es causa y consecuencia de la injusticia, frena el crecimiento, y lastra el desarrollo de los países”.

La distribución de los ingresos dentro de un país repercute considerablementeen las oportunidades de futuro de su población. Bangladesh y Nigeria, por ejemplo, tienen rentas medias similares. Nigeria es un país algo más rico, pero bastante menos igualitario. En consecuencia, un niño nacido en Nigeria tiene tres veces más posibilidades de morir antes de cumplir 5 años que un niño nacido en Bangladesh.