miércoles, 12 de noviembre de 2014

Bolivia: “La globalización de la solidaridad y la unidad sindical son imprescindibles”

Foto G. Trucchi | Rel-UITA
Confederación de Fabriles de Bolivia lista para afiliarse a la UITA

Por Giorgio Trucchi | Rel-UITA


La Confederación General de Trabajadores Fabriles de Bolivia agrupa a más de 350 sindicatos de diferentes sectores de la industria boliviana. Durante su estadía en Nicaragua, Víctor Quispe, secretario ejecutivo de dicha instancia de coordinación con presencia en todo el territorio nacional, intercambió informaciones, análisis de problemáticas y experiencias con organizaciones sindicales nacionales y regionales.

La reunión sectorial Bebidas-Banano-Azúcar, organizada por la Rel-UITA y 3F en Managua, fue una ocasión propicia para que Quispe y Roberto Baigorria, secretario general del Sindicato Embol Santa Cruz (Coca Cola), se reunieran con la junta directiva del Sindicato Único de Trabajadores de Industria Nacional de Refrescos S.A. (SUT-INARSA) de Nicaragua.

Durante el intercambio, que contó con la presencia de Marcial Cabrera representando al Comité Ejecutivo Latinoamericano de la UITA, el secretario ejecutivo de la Confederación de Fabriles de Bolivia expresó la intención firme de la organización de afiliarse a la UITA.

“Venimos de una historia trágica para el movimiento sindical boliviano, donde los patrones podían despedir libremente al margen de la ley y la Constitución y desaparecieron miles de fábricas y puestos de trabajos.

A partir de 2003, cuando el pueblo logró expulsar al último presidente neoliberal, Gonzalo Sánchez de Lozada, y en 2006, cuando eligió al presidente Evo Morales, las cosas han venido cambiando rápidamente a favor de los intereses de la clase trabajadora”, dijo a La Rel, Víctor Quispe.

Según él, el incentivo a un proceso de sindicalización masiva y la emisión de más de 300 normas legales favorables a las y los trabajadores han caracterizado los últimos 8 años de la política laboral del gobierno.

“Son resultados importantes, sin embargo la lucha sigue, porque la empresa privada continúa rehusando respetar estas normas. Quiere seguir despidiendo, incumpliendo, haciendo lo que le da la gana.

En este sentido, el próximo paso de nuestra Confederación no solo debe apuntar a fortalecernos internamente, sino a abrirnos hacia exterior, globalizando la solidaridad e impulsando la unidad sindical nacional e internacional”, subrayó Quispe.

El directivo sindical dijo que, para la organización, se ha vuelto imprescindible  afianzar lazos más profundos con organizaciones internacionales, entrelazando la lucha y la solidaridad.

“No nos quepa la menor duda que la vasta experiencia de la Rel-UITA y la Federación Latinoamericana de Trabajadores de Coca Cola (Felatrac) nos ayudará a mirar más allá de nuestro horizonte, acercándonos a nuevas formas y estrategias de lucha, tanto locales, como nacionales e internacionales”, concluyó el secretario ejecutivo de la Confederación de Fabriles de Bolivia.

Fuente: Rel-UITA