viernes, 10 de octubre de 2014

Honduras: Alcaldes e hidroeléctricas aliados contra pueblo Lenca

Por Copinh

En Santa Elena y en Cabañas, municipios Lencas en el departamento de La Paz, ha quedado demostrado como el poder de los políticos corruptos y violadores de los derechos del pueblo Lenca se impone en estos espacios oficiales para justificar proyectos energéticos, de cobro de impuestos y de privatización de bienes comunes y de la naturaleza.


Además, queda claro como las empresas Hidroeléctrica la Sierra SA, Energías Renovables de Honduras (ERHSA) e Inversiones Aurora, propiedad de Gladys Aurora López, vicepresidenta del Congreso Nacional, manipulan e incentivan al odio contra el pueblo Lenca y su resistencia histórica.

Recordamos que los proyectos hídricos y eólicos de dichas empresas, ya han sido denunciados de manera formal y pública por nuestra organización ante instancias nacionales e internacionales.

Tales agresiones al derecho de Consulta y consentimiento libre, previo e informado, al Convenio 169  y a la Declaración de la ONU sobre derechos de los pueblos indígenas, se han derivado de manera más acelerada y violenta, a partir de las políticas del gobierno de Honduras.

De hecho incrementa su entrega a las transnacionales y políticos cínicos de la soberanía, la autodeterminación, los ríos, territorios y demás riquezas de nuestros pueblos. Hablan de “desarrollo”, de “derechos”, de “recursos renovables” a través del modelo energético privatizador, violento y de despojo.

Denunciamos y condenamos la agresión de la que fueron objetos diferentes líderes comunitarios de Santa Elena y Cabañas y miembros de la Coordinación General del COPINH, así como nuestros reporteros de las radios indígenas “La Voz Lenca” y “Radio Guarajambala”, quienes cubrían estas actividades desde la movilización firme de las comunidades que expresaron su rechazo.

Estas agresiones consistieron en ataques  físicos, emocionales, discriminación, impedimento del derecho a expresarse, a disentir y expresar oposición a estos proyectos. Se les negó la palabra, y, como que si fuera poco, se militarizó el área. Los policías arrebataron los micrófonos a las y los compañeros, la Iglesia de Santa Elena, con la complicidad del sacerdote parroquial,  fue prestada para realizar la patarata de “socialización” y “aprobación” del proyecto hidroeléctrico con grupos sectarios, intolerantes al debate. En la misma, participaron grupos de persona miembras del partido Arena de la República de El Salvador. Éstas, fueron transportadas en seis camiones por representantes del Partido Nacional y Liberal.

Cabe destacar que, en el ejercicio de defensa del Río Chinacla, desarrollado el día 01 de mayo del 2010, el actual alcalde firmó un acta donde se comprometía a respetar el acuerdo indígena que declara a Santa Elena territorio libre de proyectos extractivos. Es más. Se comprometió a no firmar y a no aprobar proyectos hidroeléctricos conforme a lo demandado por el pueblo Lenca de la zona.

Informamos que la movilización del pueblo Lenca culminó este día tomando acuerdos para la defensa territorial, ejercicio de autonomía y de derechos, participando además del COPINH, MILPA, Juntas de Agua, Consejo Indígenas, miembros y miembras de bases de la iglesia progresista, ciudadanos y ciudadanas conscientes, indistintamente de partidos políticos y opciones de fe.