jueves, 9 de octubre de 2014

Colombia: Los paramilitares atacan otra vez

En lo que va del año, nueve sindicalistas murieron en la región del Magdalena

Por Daniel Gatti | Rel-UITA

Comandos paramilitares amenazaron con ejecutar a dirigentes sindicales a los que acusan de ser “aliados” de grupos guerrilleros, denunció en un comunicado la seccional Ciénaga-Magdalena del Sindicato de Trabajadores de la Industria Agropecuaria (Sintrainagro).

Un grupo de ultraderecha llamado Comando Urbano Los Rastrojos lanzó amenazas, mediante panfletos que difundió públicamente, contra “los guerrilleros que se camuflan de sindicalistas” y acusó al gobierno de Juan Manuel Santos de no ser suficientemente duro con ellos.


“Hemos decidido que se hace necesario emprender de nuevo la lucha contra aquellos que se camuflan en las organizaciones del pueblo”, dice la organización terrorista, que ya tiene en su haber varios asesinatos de gremialistas.

Al menos 750 afiliados a Sintrainagro, Sindicato que agrupa a 27.000 trabajadores del banano, la palma de aceite, la caña de azúcar, el arroz y la floricultura, fueron asesinados en las últimas décadas en Colombia por organizaciones paramilitares.

El último fue Tomás Rodríguez, un dirigente acribillado a balazos en el Magdalena en mayo, un mes después que un negociador obrero, también del Sintrainagro, fuera herido en un atentado en la misma zona.

En lo que va del año, nueve sindicalistas murieron en la región del Magdalena, que se ha convertido en una de las más mortíferas del país para los trabajadores organizados.

“Naciones Unidas se decidió a enviar una delegación para ver qué pasa en esa zona”, recuerda el comunicado.

La violencia que no cesa
La impunidad carga las armas


Sólo entre enero de 2013 y mayo pasado 26 trabajadores sindicalizados fueron ejecutados por sicarios, según datos del Sistema de Información en Derechos Humanos de Sindicalistas, que también registró en ese período 13 intentos de homicidio, 149 amenazas, 28 casos de hostigamientos y 13 detenciones arbitrarias.

En el 90 por ciento de los 229 casos las víctimas fueron dirigentes: nueve fueron asesinados y 12 sufrieron atentados.

El Sintrainagro reiteró su “compromiso con la búsqueda de la paz” en Colombia y su apoyo a las negociaciones que se están llevando a cabo en La Habana entre la guerrilla de las FARC y el gobierno de Santos y que probablemente se amplíen próximamente a otros grupos guerrilleros como el ELN y el EPL.