jueves, 18 de septiembre de 2014

El Salvador: Expresidente Francisco Flores estará entre rejas

Foto Jessica Orellana
Penal  revocó cárcel domiciliar dictada por el juez ante apelación presentada por Fiscalía y querellantes

Por Contrapunto

El ex presidente Francisco Flores, acusado por peculado, enriquecimiento ilícito y desobediencia de particulares, será trasladado a bartolinas policiales, tan pronto como la Cámara Primera de lo penal notifique a las partes del caso de su decisión de revocar este jueves el arresto domiciliar ordenado el pasado cinco de septiembre por el juez 1o. de Instrucción, Levis Italmir Orellana.

Según fuentes oficiales la Cámara que preside Guillermo Arévalo Domínguez notificará a la Fiscalía General de la República (FGR) y los querellantes del caso, así como a la defensa del ex presidente su decisión de revertir el arraigo domiciliar, para que de efecto inmediato la Policía Nacional Civil (PNC) efectúe el traslado a la sede de la División Antinarcóticos (DAN).

De acuerdo a fuentes judiciales, sólo se sabe que Flores podría estar resguardado en un lugar que reúna las condiciones para garantizar su integridad personal.

La decisión de la Cámara responde a los dos recursos de apelación presentados por la FGR y los abogados querellantes la semana pasada, quienes consideraron que la medida distada por Orellana no tenía fundamentación legal.

Los fiscales de la Unidad de Investigación Financiera (UIF) argumentaron que Flores no debía gozar del beneficio de permanecer en casa, porque desde el principio no había mostrado voluntad de someterse al proceso judicial, y huyó de la convocatoria que se le hizo a la Comisión Especial que investiga su caso.

Los acusadores particulares, por su parte, dijeron que el arresto domiciliar no es ninguna garantía de que el ex mandatario  no intente huir de nuevo para someterse al proceso penal, a la vez que consideraron que en su situación de arraigo domiciliar, Flores podría “entorpecer el proceso” al tener acceso a internet y contar con la posibilidad de amedrentar a testigos.

De hecho, el  ex magistrado del Órgano Judicial, Ulices del Dios Guzmán, consideró que aunque el caso sienta un precedente legal para el país, “legalmente hablando Flores debería ser remitido directamente  a un centro penal y no a bartolinas policiales”

Según Guzmán, el carácter de “detención provisional” no contempla que el ex mandatario deba trasladarse a bartolinas policiales que son transitorias, sino a un centro para detenidos, ubicados en los mismos centros penales, donde espere el momento de su condena.

“La detención debe de guardarse en un lugar donde se garantice la seguridad, porque es un sujeto que dentro de las bartolinas y por su ex ejercicio del poder pueda ganarle antipatía a su enemigo como cualquier otro ex funcionario”, dijo el abogado.

Guillermo Gallegos, diputado de GANA y miembro de la Comisión especial  que investiga el destino de al menos 15 millones de dólares enviados por China Taiwán y desviados por Flores durante su gestión presidencial, celebró la decisión de la Cámara y dijo que esto representa un avance para la justicia en el país.

“Él abuso de todo esto, su forma prepotente y arrogante es lo que a él le hace ganarse muchas antipatías, ante ese antecedente de haberse fugado y evadiendo a la Policía e Interpol es necesario que esté resguardado en una bartolina”, dijo el parlamentario.

Por su parte, el Movimiento de ONGD para el Desarrollo Solidario de El Salvador (MODES), celebraron la decisión de la Cámara y aseveraron que el comportamiento mostrado por el ex gobernante obstruye la investigación de los hechos y mantiene latente un peligro de fuga en el proceso.

Además respaldaron a las asociaciones querellantes del proceso (Iniciativa Social para la Democracia –ISD- y Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho –FESPAD-) y negaron que estas sean manejadas políticamente, como lo habría indicado hace una semana el juez Levis Italmir Orellana.

El primer informe brindado por la Comisión Especial del Parlamento indicaba que Flores no ha aclarado el desaparecimiento de al menos 100 millones de dólares en donaciones taiwanesas durante su mandato (1999-2004) y en su segundo informe que será presentado en los próximos días, solicitarán a la FGR agregue a la causa el delito del lavado de dinero.

Flores se defendió en una entrevista concedida a CNN, diciendo que él no ha tocado "ni un centavo" del dinero público y que por ello se entregó a las autoridades judiciales para que lo procesen. Sin embargo, tiene el agravante de haber estado prófugo durante casi cuatro meses.